Rescatemos a Caldas

Rescatar a Caldas del ostracismo en que se encuentra, debe ser la consigna de todos los Caldenses, no solamente radicados en la Región, sino dispersos por Colombia y el Mundo. En estos momentos de crisis, debemos unirnos para elegir un Gobernador que sea prenda de garantía de progreso y futuro para presentes y futuras generaciones.

Las fuerzas cívicas, deben pedir al señor Presidente de la República, se nombre un Gobernador de transición, que en coordinación con la Registraduría del Estado Civil, convoque a unas elecciones  serias y transparentes, haciendo caso omiso de las ternas que puedan presentar los directorios y movimientos que avalaron la candidatura del doctor Guido Echeverri, puesto que ellos bien sabían de tal inhabilidad, y por lo tanto carecen de autoridad moral para hacerlo.

Despertemos Caldenses, no seamos más tolerantes, con quienes en las últimas décadas vienen  regentando los destinos de Caldas al son de los chanchullos, saqueos y peculados. Demostrémosle al País y al Mundo, que en medio de tanta corrupción, existen ciudadanos, empresarios, profesionales, jóvenes universitarios y amas de casa honestos, que estamos dispuestos a no dejarnos más de quienes se han convertido en la peor vergüenza para Caldas y Colombia.

No hacerlo, sería pecar de complacientes, tolerantes, y cobardes. Parecería que tuviéramos miedo de enfrentarlos y confrontarlos en las plazas públicas. Podemos estar absolutamente seguros que somos más los honestos que los corruptos. No nos amilanemos mas por favor, no dejemos herencia tan triste a presentes y futuras generaciones que, más tarde nos señalarán por haber sido cómplices silenciosos, permitiendo que se formaran en la escuela de la delincuencia de la Administración Pública.  No demos más largas a esta tarea, iniciémosla desde ya. Con decisión, pero sin hechos violentos.

El fallo que acaba de proferir el Consejo de Estado, contra el hasta hace unos días Gobernador, Guido Echeverri, estaba cantado. Desde antes de inscribirse su candidatura, avalada por el partido conservador, en coalición con el Partido Liberal,  Cambio Radical y Asi, se sabía de esta inhabilidad. Prueba de ello, el documento de compromiso que firmaron para el caso que se presentara la vacancia gubernamental, demuestra muy a las claras que tenían serias sospechas de lo que en un futuro se veía venir.

La razón de este clamor ciudadano, radica en la grave crisis de todos los órdenes en que se debate nuestro Departamento: hace poco tuvo que someterse a la Ley 550, predecible desde todo punto de vista para sortear las grandes dificultades económicas en que se encuentra. La Industria Licorera de Caldas, viene dando tumbos de improvisación, ni siquiera se respetó el proceso de cazatalentos con el fin de encontrar un gerente serio que la sacara adelante. Aerocafé, es otro de los proyectos anclado en un mar incertidumbres, con pronósticos de inviabilidad y sin músculo financiero para salir adelante, donde ya se han enriquecido buen número de contratistas y funcionarios deshonestos con los llamados terraplen. Esto para mencionar apenas unos pocos, de los grandes desaciertos, en que se debate la administración del Departamento de Caldas.

Los Municipios en su mayoría se encuentran postrados por falta de gestión administrativa, traducida en ausencia de planes y programas de desarrollo. Lo peor, más de un 50% de sus Alcaldes se encuentran en problemas con la Fiscalía y Organismos de Control, por diferentes delitos. En varios de ellos, se han celebrado elecciones atípicas, en otros están por venir.

¿Será que los aludidos políticos con semejante debacle, tienen autoridad moral para presentar nuevamente ternas: primero para Gobernador de Transición y posteriormente de elección atípica para culminar el período que ha dejado vacante el doctor Guido Echeverri? Yo diría que no, por lo menos si tienen un poco de vergüenza, deberían pedir perdón a sus electores y declararse impedidos, para permitir que sea un grupo de ciudadanos cívicos u organización representativa de Caldenses, quienes asuman esta vocería, con el fin de buscar un Gobernador que nos saque de semejante atolladero en que nos metieron.

¿Se habrán dado cuenta estos Señores, y el mismo doctor  Guido Echeverri, de los daños morales, sociales, económicos y políticos que, con su actitud irresponsable, politiquera y clientelista, han causado a nuestro Departamento? Considero que los Caldenses, en forma individual o colectiva, que se sientan vulnerados y perjudicados en sus propios intereses, podrían iniciar una acción judicial de resarcimiento de daños y perjuicios causados, en contra de los Partidos y Movimientos Políticos que con su actitud sospechosa, indujeron al error a los electores para elegir un candidato que, a todas luces de las normas legales que rigen para la elección popular de gobernadores, se encontraba inhabilitado.

¿Quién va a responder económicamente por esta debacle en Caldas? Toda catástrofe tiene sus responsables y como tal, deben responder: El doctor Guido Echeverri con su peculio personal y los avaladores como cómplices. Corresponde a los organismos competentes y de Control, pronunciarse sobre este vergonzoso caso. Eso que se lleven el Departamento por delante y nada pase, como en ocasiones anteriores,  debe llegar al final.

Todos los ciudadanos a quienes nos duela el departamento, nos debemos pronunciar. Exigiendo al Señor Presidente de la República, lo que es elemental: que se nos respete el derecho a la protesta, y se nos nombre un Gobernador de transición que sea prenda de garantía para las elecciones atípicas. No queremos más, vernos gobernados por toda una jauría de politiqueros irresponsables y deshonestos que, en los últimos años se han convertido en toda una vergüenza para nuestro Departamento y el País.

Por: Uriel Ortiz Soto /[email protected]

 

 

 

 

  Share: