Con examen ficticio, condenado por ‘falso positivo’ intentó salir de Tolemaida

Un juzgado de ejecución de penas de Girardot descubrió que con un certificado adulterado de Medicina Legal, un suboficial del Ejército, condenado a 17 años de prisión por un caso de ‘falso positivo‘, buscaba la detención domiciliaria.

El caso se remonta a marzo del 2012, cuando el sargento del Ejército, Carlos Augusto Patiño González, quien cumple su condena en la cárcel militar de Tolemaida, solicitó detención domiciliaria, aduciendo problemas siquiátricos.



Medicina Legal le practicó en junio de ese año un examen médico que concluyó que no habían razones para esa solicitud “examinado Carlos Augusto Patiño González se encuentra que presenta trastorno por estrés postraumáticos, de curso crónico, el cual no configura un estado grave que sea incompatible con su permanencia en reclusión formal“, con esta decisión, el juzgado procedió a negarle la salida de Tolemaida.



Patiño González, había sido sentenciado a 17 años de cárcel por el homicidio de dos hermanos en diciembre del 2004 en Concepción, Antioquia. Los jóvenes fueron presentados por la Cuarta Brigada del Ejército, como guerrilleros del ELN muertos en combate, sin embargo, la Fiscalía estableció que los hermanos fueron sacados de su vivienda un día antes de su muerte y en ningún caso hubo enfrentamientos. 



Extrañamente, y sin haberlo solicitado el recluso ni el juez, en abril del 2013 llegó al despacho judicial un aparente informe pericial de Medicina Legal que concluía que debía ser remitido a su casa.

”Teniendo en cuenta que el evaluado se encuentra privado de la libertad, y que las condiciones contextuales que lo rodean son amplificadoras de los factores estresantes que mantienen la sintomatología del trastorno, se recomienda una reubicación del paciente donde pueda tener asistencia constante de sus familiares como apoyo a su rehabilitación“, el dictamen era firmado por el supuesto médico especialista en Psiquiatría, Juan Carlos Castillo Pulido.



El juez en forma perspicaz encontró varios elementos que llamaron su atención, el número de la orden del primero y segundo examen. El realizado en junio del 2012 tenía el consecutivo 0009187 y el segundo, realizado 8 meses después, el 0009188; pero además, el supuesto examen de Medicina Legal, tenía el mismo número DROR con el que se reconocen estos documentos.



Con estas sospechas, el Juzgado de Ejecución de Penas de Girardot pidió a Medicina Legal valorar la autenticidad del documento y si el supuesto psiquiatra Castillo Pulido trabajaba allí. El instituto respondió el 30 de mayo de este año que ese documento no fue expedido por Medicina Legal y que el supuesto médico Juan Carlos Castillo Pulido no trabaja en la entidad.



De esta manera el juez negó la libertad del suboficial Patiño González, quien además deberá responder por el delito de falsedad en documento público, y se investiga si otros detenidos en Tolemaida habrían acudido a la misma figura para intentar salir de ese centro penitenciario.

Medicina Legal alerta a jueces para que eviten ser engañados con exámenes falsos

El director del Instituto de Medicina Legal, Carlos Eduardo Valdés, hizo un llamado a los jueces para que estén alerta y eviten ser engañados con exámenes médicos falsificados, los cuales son clave a la hora de otorgar beneficios como la casa por cárcel.

La advertencia fue realizada por Valdés luego de haber sido detectado el caso de Carlos Augusto Patiño González, sargento primero retirado, condenado a 17 años y seis meses de prisión por estar implicado en el escándalo de los denominados falsos positivos, quien intentó que le otorgarán la detención domiciliaria con una valoración psiquiátrica falsificada.



El uniformado, detenido en la cárcel militar de Tolemaida, fue hallado culpable del homicidio de dos jóvenes hermanos, hecho ocurrido el 3 de diciembre de 2004 en jurisdicción del municipio de Concepción, Antioquia, quienes fueron reportados como supuestos guerrilleros del Eln muertos en enfrentamientos con el Ejército Nacional.



”Una vez conocido el caso se le reportó a la autoridad que se trataba de una falsedad ostensible, entre otras, porque viola todos los sistemas de seguridad con los que cuenta el Instituto de Medicina Legal. La autoridad tomó nota de eso y se le enviaron los criterios técnicos para poder identificar la falsedad“, dijo Valdés.

De igual forma, explicó que los informes por estado de salud que expide el Instituto se realizan en hojas de seguridad, los cuales se identifican por números de orden consecutivo y ascendente, es decir que cada documento cuenta una numeración diferente. 



”El papel que utiliza Medicina Legal, cuenta con múltiples características de seguridad. El Instituto tiene un correo interno especializado para proveer los dictámenes (…) (En este caso) se trata de una copia con alteración de algunas palabras de otro dictamen“, indicó Valdés.



Agregó que sólo en el último año Medicina Legal profirió 409 mil dictámenes médico legales, de los cuales cerca de cinco mil estaban relacionados con exámenes psiquiátricos solicitados por las autoridades judiciales correspondientes.

 

  Share: