Se cocina nuevo paro cafetero

Se vuelve a calentar el ánimo cafetero.  El incumplimiento por parte del Gobierno de Juan Manuel Santos de los compromisos suscritos con los cultivadores para que levantaran el paro anterior fue analizado este sábado durante varias reuniones celebradas en el Departamento de Caldas.

La próxima semana durante una reunión nacional se aprobará una nueva movilización en la que se invitará a participar a otros sectores de la agricultura.

De acuerdo con los cultivadores reunidos en Palestina los incumplimientos del Gobierno se pueden resumir así:

1.    Incumplimiento del pago del subsidio acordado

Una de las principales razones que permitió poner fin al paro anterior fue el acuerdo de un subsidio por parte del gobierno que garantizaría cubrir los costos de producción. Sin embargo, el gobierno no ha desembolsado los dineros acordados. El sistema de pago vía tarjeta debito inteligente ha sido perjudicial para los pequeños campesinos que deben pagar viaje hasta las cabeceras municipales sólo para comprobar que los dineros han sido depositados en sus cuentas.

Además de las demoras, el gobierno le ha impuesto un límite al subsidio, es decir a cada cafetero se le impuso un tope a la producción que se le entregará el subsidio, y para dicho tope se contabilizará la producción del año anterior, es decir que para esta cosecha lo más probable es que no haya tal subsidio, pues a dichos topes se contabilizará la producción de 2012 como retroactiva

2.    Importaciones de café:

El Gobierno no ha puesto sus esfuerzos en detener las importaciones ilegales de café, no por no afectar acuerdos de libre mercado, sino porque los cafés que están llegando son de baja calidad, se tratan con químicos prohibidos en Colombia, que pueden afectar la salud de los consumidores. Es decir, mientras que al productor en Colombia le impiden usar productos que pueden afectar a los colombianos, se está permitiendo que lleguen cafés de otros países que si están tratados con esos productos. A los productores colombianos de nos obliga a incurrir en altos gastos para proteger la salud de los consumidores de café, pero a quienes los toman en Colombia les están dando cafés de baja calidad y con productos que afectan su salud, esto no le ha interesado al gobierno que no ha ejercido control alguno.

Finalmente, el gobierno prometió a los negociadores del paro, muchos de ellos campesinos humildes de escasos recursos, como los indígenas productores de la sierra nevada de Santa Marta, apoyar los desplazamientos para las mesas de negociación, estos subsidios jamás han llevado, muchos de estos campesinos han llegado a Bogotá producto de colectas entre los productores.

En definitiva una sería de incumplimientos en los pactos con los productores de café llevarían a un paro inminente que además sería un paro agropecuario, los cafeteros han logrado agrupar la inconformidad de muchos sectores productivos del agro.

Por: Alexander García Peláez

Cafetero desde Palestina Caldas

 

  Share: