Debut de un hincha azul paisa en el clásico Millos – SantaFe, crónica

Desde que comenzó este primer torneo del año y después de haber celebrado la anhelada estrella 14 ese inolvidable 16 de diciembre de 2012, uno de mis deseos era asistir a El Campín a observar algún partido del actual campeón del fútbol colombiano, a mirar al MÁS VECES CAMPEÓN!. Lo único que impedía ese proyecto eran los horarios laborales que tengo, pero aún así, espere pacientemente que fueran pasando los primeros meses de este 2013 (mientras tanto en ese lapso, lo vi jugar acá contra el DIM y contra Nacional). Intenté asistir al partido que le ganamos a Patriotas o al que perdimos con Alianza pero no se presentó la oportunidad. Cuando supe que en la quinta fecha de los cuadrangulares finales, correspondía enfrentar a Santa Fe, empecé a hacer lo posible para desplazarme desde Medellín hasta Bogotá. No importaba que en la capital paisa ese mismo día jugarán Messi y sus amigos o que en muchas zonas del país, hubiera fiestas en honor a San Pedro y a San Pablo. No, eso no importaba… Prefería mil veces ver jugar al Azul que a figuras del fútbol mundial o irme a parrandear con amigos a algún municipio colombiano. No importaba tampoco, que el Equipo ya estuviera eliminado… Lo que importaba era ver el último partido como local de Millos en este torneo (curiosamente presencié en vivo el primer partido que jugamos como visitante este torneo, contra el DIM y el último como locales, el 2-1 de hoy contra el rival de patio), lo que importaba era despedir al Azul y agradecerle por el título de diciembre. Pero finalmente lo que importa es estar con el equipo en las buenas y en las malas (algo que nos diferencia de muchas hinchadas, el ejemplo más vivo fueron los 24 años sin campeonar pero aún así, nunca se dejó de acompañar y alentar) como hoy que ya no había oportunidad de disputar la final.

Esa expectativa de verlo jugar se sumaba a otra expectativa: Ver en vivo mi primer derby capitalino. Llegué por fin a Bogotá en la mañana de ese 29 de junio y aunque cansado, la alegría por verlo jugar era superior. A medida que se acercaba la hora, esa alegría crecía, más aún cuando me acercaba a El  y veía a miles de hinchas que compartían el mismo sentimiento mío. Otra expectativa que me invadía era conocer a un hincha de Millos al que apenas había abordado por correo electrónico y con el que había intercambiado ideas, conceptos y artículos relacionados con esta pasión azul llamada Millonarios. Este otro hincha me esperaba a las afueras del estadio. Después de las descripciones físicas para encontrarnos más fácilmente, llegó el momento del saludo: “Alberto Díaz?”, le pregunté, ante lo cual me contestó: “Sí, como no!”. Empezamos a hablar y nos dirigimos a la entrada de una de las tribunas. Qué bueno fue compartir no sólo con Alberto sino también con otros hinchas de Millos (llegaron más de 20 mil!!!, algo que sólo Millos puede hacer, un equipo eliminado y con esa cantidad de seguidores que no pararon de alentar. Otra hinchada en las circunstancias actuales del Azul, hubiera asistido en menor cantidad y no a alentar sino a insultar. Mención especial a “Los Comandos Azules” y a la “Blue Rain”, qué aguante *este es el verdadero aguante* y energía positiva la que les transmiten a los jugadores y a las otras tribunas).

Delgado - Tatiana copiaEmpezó el partido y antes que el reloj marcará el primer minuto, llegó el gol rojo que nos dejó fríos a todos, pero después comenzamos a atacar y a adueñarnos del partido. Millos convierte dos goles (ambos de Freddy Montero) para ganar este duelo y poner a celebrar a su hinchada. Qué alegría la mía!, que aunque eliminados, ganábamos el clásico y más el primero que veía en vivo (Como anécdota: la primera vez que vi jugar a Millos en vivo contra otro equipo, nunca perdió).

Ya al finalizar el cotejo y a la salida del estadio, las fotos de rigor, repartirle a algunos hinchas un artículo sobre “El Más Grande (obviamente Millonarios)” y el contacto con algunos jugadores, entre esos con el gran “Luchito” Delgado, el cual logró ver un cartel que llevé al estadio, donde lo animaba a él y a su esposa Tatiana por algunos momentos difíciles que atraviesan. La alegría de este momento fue mayor, ya que el gran arquero se me acercó y me dijo “gracias papá!”, dándome la mano, oportunidad que aproveché para agradecerle y decirle “ánimo!”. Los otros hinchas, no dejaban de tomarse fotos con él y demostrarle el cariño que sentimos todos por este excelente portero. “Ánimo Delgado, ánimo Tatiana”, Dios los va a seguir acompañando!

De las cosas más emocionantes de este día, fue escuchar al terminar el partido el “campeón, campeón, muchas gracias campeón!!!” en repetidas ocasiones, ante lo cual era imposible no unirse al coro. Los hinchas agradecían esta campaña y la inolvidable del segundo semestre de 2012., que nos regresó a los sitiales de honor y a ser EL MÁS VECES CAMPEÓN!

Finalmente al otro día retorné a Medellín con la alegría de haber disfrutado al máximo este clásico y de haber visto otra vez al Azul en vivo en este semestre. Además de este partido por Liga y de los dos ya citados contra el Medellín y Nacional, observé los otros 20 que le han trasmitido por televisión. De los 23 partidos jugados hasta ahora, a Millos le transmitieron 14 por señal abierta, lo que confirma que al Azul es al que más partidos le transmiten cada año, ya que es el equipo de más alto raiting, el que prende más televisores y el de mayor hinchada en el país.

Espero poder seguir acompañando a Millos cuando juegue en tierras antioqueñas y volver pronto a la capital del país a ver a mi equipo del alma. Gracias a mi familia en Bogotá que me acogió cálidamente, a las personas con las que tuve contacto en la capital, pero sobre todo a Dios por acompañarme en este viaje y en este triunfo.

“VAMOS MILLONARIOS… EL MÁS VECES CAMPEÓN!!!!”

 

Por: José Pérez, hincha azul residente en Medellín.

PD 1: Fue el clásico número 273, Millos ha ganado 107, Santa Fe 72 y han empatado 94 veces. El azul ha convertido 420 goles, el rojo  342.

PD 2: Oí que en el estadio estaban dos ex – Millonarios, el uruguayo Héctor Búrguez y el argentino Gabriel Fernández. Dos insignias del Club.

  Share: