El Ojo del Halkón: Se inicia tarea legislativa de grandes retos

Por: Rudames.–

BOGOTA, 20 de Julio ­_RAM_ No somos pocos los que hemos criticado la labor del Congreso de la República, por diferentes factores, porque se dice que muchos de los que llegan a ocupar las diferentes curules no están preparados y lo peor del caso es que en más de una oportunidad no conocen de los temas que van a tratar, asunto normal como lo que sucede por lo general en el sector público en donde se nombra personas no aptas para los cargos y que se apoyan por lo general en un grupo de asesores, los que en varias oportunidades son casi iguales a los mismos funcionarios y en este caso a los Padres de la Patria; pero no faltan las excepciones, porque hay congresistas que figuran de manera positiva, gracias al trabajo de esos asesores.

Escuchando los discursos de la instalación del último periodo legislativo, como antesala a una etapa política por excelencia y de elecciones, nos hemos podido dar cuenta que la mala fama del Congreso, se ha dado en muchas oportunidades de habladas y por desconocimiento de un gran trabajo que se ha hecho bajo la sombra y que ha dado excelentes resultados. Quien escribe decía en una de sus columnas hace algunos días que la labor del Congreso había sido un verdadero fracaso, pero no se puede ser injusto al no reconocer el trabajo que han hecho los que integran la Unidad Nacional y partidos minoritarios, como MIRA, que han logrado que varios de sus proyectos se hayan aprobado para el bien de la nación y en especial de las clases menos favorecidas.

Se ha trabajado el respaldo al Presidente de la República en cuanto a lo que tiene que ver con la paz y es así que cuando uno escucha al hoy ex presidente del congreso Roy Barrera al presentar su informe, no cabe más que reconocer que se ha hecho una excelente labor y que el Congreso está preparado para una dura tarea que se avecina y que deben de ser responsables, porque deben de tomar decisiones muy concretas, si saben planear su tiempo o se dedican solo a buscar los votos que necesitan para ser reelegidos y abandonan el trabajo legislativo.

Pero aquí es donde hay que dar el beneficio de la duda, en donde como dice el gran pensador “hay que creerle a las personas” y no sé qué me pasa hoy, pero creo en los vituperados Padres de la Patria en que irán a sacar adelante una serie de proyectos que se van a presentar y que continuarán los trabajos para que otros que están en trámite sean aprobados lo antes posible, por su importancia ya que son temas de gran necesidad como los que tiene que ver con la reforma agraria y los asuntos de salud.

Decía Barrera en uno de sus apartes de su intervención que este es un Congreso comprometido evidentemente con la paz y además es el Congreso de las reformas y que está presto a su propia batalla electoral que no solo tiene que ver con la supervivencia de cada movimiento político, partido o dirigente, sino con la propia institución parlamentaria. El congresista se compromete que asumirán el reto de renovar la democracia porque cuentan con las banderas y los proyectos para responderle al pueblo.

En este año se aprobaron 107 leyes, las que le dieron continuidad a un proceso legislativo que ha sido muy bueno durante el gobierno Santos  y que destacan por ejemplo, reformas estructurales y equitativas como el Sistema General de Regalías o la reforma tributaria para la equidad o la ley de Sostenibilidad Fiscal, la ley de Pensión Familiar o la protección al cesante. Se destaca también la aprobación de la reforma en salud y de la recuperación de la seguridad jurídica y de seguridad social para las Fuerzas Armadas y un gran paquete de acuerdos internacionales que le abrieron a Colombia unas expectativas de desarrollo, que nadie creía se lograra en estas épocas de aislamiento político.

Colombia no se ha dormido y el Congreso tampoco, y sigue apoyando las grandes iniciativas del Gobierno para generar mejores empleos y salir de la pobreza y no aislarse del resto del planeta, como lo quieren los enemigos del Gobierno.

Tanto el saliente como el entrante Presidente del Congreso estuvieron de acuerdo que en momentos de apertura democrática para aclimatar la paz no tiene sentido cerrar los espacios de participación a las actuales minorías políticas pacíficas y legítimas y dicen que es necesario hacer una apuesta por las minorías y la oposición legítima; claman por una reforma política para garantizar la voz de las minorías y de esta manera fortalecer estos sectores con plenas garantías. Cabe recordar que el próximo Congreso, el que se elija en el mes de marzo será el que tiene la responsabilidad de ratificar los acuerdos de la anhelada paz, que debe de firmarse según los entendidos y que desean los colombianos a fines del presente año, si no se presenta nada extraordinario.

Desde muy adentro del Congreso se han hecho llamados a la guerrilla de las FARC para que no dejen pasar esta gran oportunidad y que lleguen a debatir sus ideas y a dar a conocer sus inconformidades por medio del debate y no por las armas.

Vale la pena destacar que en gran número los actuales congresistas han estado de acuerdo que no es por medio de la violencia, de los paros y de la fuerza que se conseguirá que se nos solucionen los problemas sociales y económicos de los colombianos, especialmente de los mineros, de los cafeteros y de los camioneros, y se ofrecieron para que sea el Congreso un lugar en donde se puedan debatir todos estos temas y buscarles soluciones cuanto antes para el bien de los colombianos.

Finalmente los congresistas le piden al Gobierno que recuerde que la paz que se está buscando se va a consolidar en la próxima elección, que no debe de olvidar ni descuidar el momento electoral, mucho menos a los partidos y que debe de brindar las garantías para convocar al país alrededor de la paz y a la oposición y a los grupos minoritarios, para que sigan trabajando y de esta manera lograr un futuro mejor para el pueblo colombiano.

[email protected]

 

  Share: