El Ojo del Halkón: Y que dejaron los paros?

Por: Rudames.–

BOGOTA, 28 de Julio ­_RAM_ En un país de desigualdades como Colombia pasa de todo y no pasa nada, porque de verdad se pone uno a ver que como van las cosas a pesar de lo que dice el Gobierno, que la situación ha mejorado, sigue habiendo mucha gente pobre y porque no decir, en la miseria; en pleno siglo XXI todavía hay personas que regresan a sus lechos de dormir, si es que lo tienen, sin haber probado bocado en todo el día y como son las cosas el mundo sigue andando.

Estamos todavía tibios, luego de haber soportado un gran paro campesino en la región del Catatumbo, enfrentamientos verbales del Gobierno y de quienes organizaron el paro, acusaciones de un lado para el otro y a la hora de la verdad, parece que no se consiguió nada, pues los manifestantes seguirán esperando a que las promesas del ejecutivo se hagan realidad y pueda seguir todo en calma, de lo contrario volverá la violencia y tendremos que soportar que haya muertos y heridos, muchas veces personas que no tienen que ver con el conflicto, como en el caso de un periodista en la zona del Catatumbo.

Se habló que habían infiltrados en las manifestaciones, que era la guerrilla de las FARC la que estaba detrás de todos estos movimientos y que esto pondría en peligro las conversaciones sobre el proceso de paz que se adelantan en La Habana, pero a la hora de la verdad nada se pudo aclarar y muchos estuvieron en contra de que se hubieran tergiversado algunas palabras célebres de la benemérita ex congresista colombiana Piedad Córdoba, hasta el punto que el Ejecutivo tomó la determinación que ella que había tomado parte activa en el rescate de varios compatriotas debería de quedarse a un lado en los trámites que se adelantan para conseguir la liberación del norteamericano en poder de los grupos subversivos.

Lo del Catatumbo fue bastante grave y hoy cuando empieza a regresar paulatinamente la calma, los pobladores de esa región de Norte de Santander acaban de poner el grito en el cielo para decir que las pérdidas por los bloqueos son incalculables y muestran sus dudas que el Gobierno Central vaya a responder de manera positiva para ayudarles a solucionar o a recuperar parte de lo perdido.

No se entiende como no fue posible llegar a una negociación más temprano con la presencia del ex alcalde Lucho Garzón y aquí si vemos que había una mano, no sé qué tan negra, pero si política que no quiso tener en cuenta las opiniones del ex mandatario capitalino, pero tampoco le fue bien al vicepresidente Garzón, un hombre conciliador, que conoce las problemáticas sociales y que es capaz de decirle las cosas de frente al presidente Santos y a sus compañeros de gabinete; José Noé Ríos también hizo un buen trabajo, pero seguía la desconfianza y la incredulidad en los ofrecimientos hechos para solucionar cada uno de sus problemas, entre los que se destaca la violencia que aqueja a la población de una de las regiones más ricas del país y es cuando nos preguntamos porque esto sucede, en donde la riqueza está por todos los lados gracias a los beneficios y a los regalos de la madre naturaleza, porque estos mismos problemas se presentan en el Chocó, que es uno de los departamentos donde hay más pobreza y más riqueza natural.

De verdad que no entendí, ni entiendo el tema de los mineros, he visto trabajar a los mineros artesanales durante toda la vida y lo único que se ha oído hablar de ellos es que por más que le arrancan la riqueza a las entrañas de la tierra ellos siguen sumergidos en la pobreza y haciendo trabajos bastante duros, sin importar quien los haga, si son hombres o mujeres o en situaciones extremas hasta los niños.

Dijo el presidente Santos que lo que estaba haciendo el Gobierno era erradicando a los mineros fantasmas, a esos que le hacen mal al sector, los que se roban las riquezas y por ende le están robando al Estado, pero no se debe hacer lo que en más de una oportunidad el hombre por tratar de hacer las cosas bien no le importa acabar con personas inocentes y sería muy grave en donde se destapara que lo que piensa hacer el Gobierno es respaldar a las grandes multinacionales, mientras que los pequeños mineros se sigan muriendo de hambre.

En una oportunidad pude visitar las minas de Marmato en el departamento de Caldas y de verdad que me di cuenta que era un gran privilegiado de vivir como vivía, porque esta gente trabajaba en condiciones inhumanas y a pesar de ello no dejaban de ser alegres y personas bastante honradas y dignas.

Algunos salieron a la defensa del senador Jorge Robledo, otros aprovecharon esta coyuntura política para acumular unos cuantos votos para las próximas elecciones, pero creo que la salida en falso del Gobierno no tienen nombre y conste que no defiendo a Robledo, sino que me limito a publicar su trabajo en el Congreso, de cierto bastante polémico por la manera de decir las cosas y buscar la verdad desde todo punto de vista. Nos quedamos sin saber si fue cierto lo que dijo el presidente Santos y ratificó su Ministro del Interior sobre que Robledo estaba detrás de los organizadores de las movilizaciones tanto de cafeteros como de mineros en el país.

Otro de los temas que no quisiera tocar es el de los cafeteros, pues viví desde pequeño en ese sector y los problemas de los cafeteros siempre han existido, han tenido que luchar contra los flagelos de la roya, las subidas y bajadas de los precios del grano y muchas veces porque no se cuenta con la mano de obra para recoger el producto en las temporadas de cosecha, pues muchos de los recolectores han preferido irse a las grandes ciudades a buscar nuevos horizontes dedicándose a oficios varios y hasta mendigar cuando se dan cuenta que cometieron el error de haber dejado el campo.

La Federación de Cafeteros ha estado siempre ahí para ayudar al gremio, pero ha habido momentos en que se ha politizado y no se les ha cumplido con lo ofrecido, y parece que es lo que está sucediendo en este momento cuando hay sectores que no aceptan al Presidente y quieren que salga, mientras que se dice que se ha hecho una buena labor y se han pagado los subsidios como deben de ser y que es que hay quienes lo que buscan es desestabilizar y formar el caos, por lo menos en este momento se ha controlado la situación y se ha evitado un nuevo paro cafetero, que le haría mucho mal al país en este momento.

Y a pesar de todo, se anuncia con bombos y platillos un nuevo paro, el de los educadores que se inicia el 1 de agosto, los maestros siempre han luchado porque se les trate mejor y tener mayores prerrogativas, además de que se dé elementos para poder impartir una buena educación.

Hace algunos días Diana Calderón, directora de los servicios noticiosos de Caracol Radio invitó a unos personajes bastante simpáticos, estaban los del partido del huevo, los emberracados y los que organizaron el paro estudiantil y al final de Hora 20 se pudo concluir que todavía esos grupos están muy biches y que no saben porque hacen los paros y al fin que quieren, de lo que si estaban seguros era de que querían cambiar al país, pero para cambiar el país se necesita tener una hoja de ruta y un propósito, no para armar el  caos, sino para buscar soluciones.

Se puede concluir que los paros, los bloqueos y las protestas no dejaron nada positivo, dejaron pérdidas tanto económicas como de vidas humanas y un ambiente enralecido, que solo sembró desconfianza tanto entre los manifestantes e inconformes, como en el mismo Gobierno.

La solución a todos estos problemas es seguir trabajando y podemos decir que el país está polarizado, entre los que quieren y añoran el gobierno del ex presidente Álvaro Uribe, porque erradicó en gran parte la inseguridad en las ciudades, en las carreteras y en los campos, pero que critican que dejó a un lado el asunto social que se agravó por el mismo descuido que ha existido desde hace muchos años en toda Colombia y otros que consideran que el presidente Santos ha conseguido restaurar las relaciones internacionales y dar una buena imagen del país ante el mundo, que trabaja de manera lenta pero positiva en algunos asuntos sociales, aunque lo que tiene que ver con la salud se le haya convertido en su principal dolor de cabeza.

Todos quieren soluciones y no faltan los que quieren pescar en rio revuelto en una dura etapa pre electoral, cuando se trata de cerrarle la puerta a la reelección del actual mandatario.

Creo que con el paro perdimos todos, aunque no faltará quien crea que logró su cometido, pero lo que debe es demostrar y que fue para bien no solo personal sino para el país

[email protected]

 

 

  Share: