¿Hasta cuándo?

Por: Javier Contreras.–

La muerte de dos jóvenes tras ser estrellado el taxi en el que se movilizaban y, las aparentes irregularidades, en el procedimiento adelantado por la policía que no permitió la detención del responsable del accidente, dejan muchas preguntas sin respuestas.

Pero el interrogante que más ronda la cabeza de los colombianos es hasta cuándo seguirán sucediendo estos hechos y si el Congreso de la República por fin aprobará una norma que permita castigar con cárcel a los conductores borrachos responsables de estas muertes.

La policía reportó que en lo que va corrido del año en Bogotá han muerto 26 personas en accidentes de tránsito ocasionados por conductores que han ingerido licor.

No solo escandaliza esa cifra de muertos sino que también preocupa el número de personas a las que se les suspende el pase por conducir borrachos.

Aunque las cifras de la policía y de la Secretaría de Movilidad de Bogotá son bastante diferentes demuestran que definitivamente los colombianos no aprendemos, porque aunque la legislación se ha venido fortaleciendo, sigue siendo insuficiente.

Según la policía, en el primer trimestre de 2012 se suspendieron sólo en Bogotá 3.388 pases a conductores borrachos. En ese mismo período este año la cifra se elevó a 6.510.

Entre tanto, la Secretaría de Movilidad reveló que hasta 30 de junio de este año, son 5.833 pases suspendidos y que los tres primeros meses de 2013 fueron en los que más licencias se suspendieron. Enero, con 1.371; febrero, con 921, y marzo, con 909.

A 823 conductores se les suspendió la licencia por manejar con grado 3 de alcohol; 1.237 por grado dos, 2.312 por grado uno y 1.461 por grado cero.

De acuerdo con la nueva legislación, cuando a un conductor se le detecte grado tres de alcohol se le suspenderá la licencia entre cinco y diez años, se le inmovilizará el vehículo y deberá asistir a un curso de sensibilización de 80 horas.

Para el grado dos la ley contempla una sanción de entre tres y cinco años y un curso de 40 horas.

La norma también habla del grado 0 de embriaguez que marca, incluso, cuando una persona se ha tomado una sola cerveza. En este caso, al infractor se le suspenderá la licencia hasta por un año. No deberá asistir a curso.

Según el informe de la Secretaría de Movilidad la Autopista Norte entre las calles 197 y 220, la carrera 9a. entre las calles 116 y 134 y la carrera 10a. entre las calles 2a. y 7ª, son las vías en las que se presentan los mayores casos de accidentalidad originados por conductores borrachos.

No bastan los controles de la policía y una mayor conciencia ciudadana, porque ante la ausencia de esta última lo que se necesita es el fortalecimiento de las normas, que incluya la cárcel, así muchos juristas y legisladores consideren que con esta pena se incrementa el  hacinamiento carcelario.

Casos como el de Ana Torres y Diana Bastidas no pueden quedar en la impunidad. No hay que olvidar tampoco a Holman cangrejo, conductor del taxi y quien permanece en un hospital tras el accidente.

Mientras tanto, Fabio Andrés Salamanca, conductor de la camioneta que originó el accidente, permanece en libertad sin que hasta el momento se haya aclarado el procedimiento policial que no permitió su detención y quien permanecerá dos semanas en la Clínica Monserrat porque presenta un cuadro de estrés agudo.

@jcontrerasa

  Share: