Justicia, impunidad y sodomía

Algo que me quedó muy claro tras el asesinato del agente de la DEA James Terry Watson y la rápida acción de la Policía que condujo a la captura de la banda que perpetró el crimen, es que para que un muerto tenga peso en este país, tiene que ser gringo y perteneciente a una agencia estatal de allá. El resto no, todo bien… estamos investigando.

El agente fue víctima del “paseo millonario”, y resultó muerto en hechos que ya fueron esclarecidos. Si el muerto fuera colombiano –o de cualquier otra parte, siempre y cuando no trabajara para los gringos- los hechos aún serían materia de investigación. ¿Triste? Sí. Indignante también. El presidente Santos felicitó a la policía por el operativo y posteriormente los “regañó” y les exigió la misma celeridad con los casos de colombianos. No es que el presidente sea un tipo del carajo… era lo menos que podía hacer. Finalmente sus asesores le dieron un buen consejo, ya era hora.

Pero volvemos a lo mismo. Hay gente que no tiene cómo comprar justicia y nosotros nos quedamos con nuestros muertos. Grave situación; ¿y la respuesta? Estamos investigando.

Andrea Marcela García Buitrago tenía doce años. A las 8:30 de la mañana del primero de octubre de 2012 salió de su casa ubicada en el barrio “El Milagro” de la ciudad de Tunja para hacer una llamada telefónica. Nunca regresó. Cinco días más tarde, el 6 de octubre, su cuerpo sin vida fue hallado en la vía que de Tunja conduce a Villa de Leyva. El cadáver de la menor tenía signos de tortura, presentaba cercenamiento de una de sus extremidades y parte de su cuerpo fue incinerado para borrar los rastros del crimen. Desde aquel macabro hecho han transcurrido 275 días. Mañana (el día en que sale publicada esta columna) serán 276, y el tiempo sigue corriendo.

Tiene razón Fernando Vallejo: Colombia es un país asesino. Y hay muchas maneras de matar, la más ruin es el silencio, el olvido. Y la negligencia de la Policía y todos los entes de investigación los hace cómplices… que no nos sigan escupiendo su mediocridad a la cara, que no nos sigan imponiendo su impunidad. Es que Andrea Marcela no era gringa, entonces estamos investigando.

Ahora: la banda entera que asesinó al agente de la DEA fue capturada y Estados Unidos, en imperialista y sodomita actitud ha levantado su hoz justiciera para pedir en extradición a los delincuentes. Y Colombia aceptará… por alguna extraña razón, por una patológica falta de carácter, el gobierno va a aceptar porque de antemano admite que acá la justicia no opera y así, Colombia se insulta a sí misma. Y además porque el gobierno tiene miedo de la reacción de los jefes.

Y no es que no me preocupe que hayan matado a un agente de la DEA en Bogotá, por supuesto que sí. Lo que me indigna realmente es que no exista la misma efectividad con los demás casos, como si no hubiera más alternativa que resignarse y esperar resultados que nunca van a llegar. Es que nosotros, la gente del común, no tenemos poder económico ni político para comprar justicia.
Comentario 1: Edward Snowden pidió asilo a 21 países. Cabe resaltar que la mayoría han rechazado su petición y Ecuador –que era su mayor alternativa- le ha dado la espalda. Todos son anti-imperialistas, hasta que les toca enfrentar al monstruo.

Comentario 2: El Distrito ha propuesto eliminar el servicio militar obligatorio y que los jóvenes puedan valerse de la objeción de conciencia para no ingresar al Ejército. Falta ver la reacción de la ultra derecha guerrerista del país.

Por: Andrés Felipe Castañeda

@acastanedamunoz

  Share: