Paisaje Cultural Cafetero: fuente de desarrollo

Por: Uriel Ortiz Soro (*)

Dejemos que sean los poetas y escritores, los que se inspiren en la belleza del Paisaje Cultural Cafetero, y los noctámbulos y enamorados, continúen por los pueblos y veredas llevando serenatas a las doncellas que viven al arrullo de su tranquilidad apacible, para que coloquen en el pedestal de la grandeza, sus más excelsas virtudes de progreso, construidos a lomo de mula, cuyas huellas aún se resisten a desparecer en medio de los ruidosos vehículos que dan paso acelerado a las autopistas, aeropuertos, avenidas y encendidas metrópolis.

Quienes somos un poco visionarios, nos limitamos a mostrar caminos como fuentes de desarrollo, para impedir que los  municipios beneficiados, se queden soñando, estacionados en los vacios del olvido, y alimentados por la nostalgia de un Paisaje, que la Divina Providencia  nos obsequió, para que pongamos en acción, toda nuestra inteligencia y talento humano.

El Paisaje Cultural Cafetero que cubre buena parte de los municipios del antiguo Caldas, además de su belleza, puede ser explotado en varios frentes, con el fin de generar en serie empleos directos e indirectos, que tan necesitados están, dada la agobiante crisis cafetera, sin soluciones concretas a la vista de parte del Gobierno Nacional, la federación Nacional y sus respectivos Comités Regionales.

Si  los municipios que conforman tan importante declaratoria de la UNESCO, desde el año 2010, se organizaran en una especie de Corporación para el Desarrollo: Cultural, agroturístico, Agroindustrial y Comercial, a la luz de los Tratados Internacionales, TLC, que se han firmado con varios países del Hemisferio, se podría sacar el máximo provecho en sus diferentes campos, aplicando sus fuentes de desarrollo, que permanecen ocultas en la somnolencia de las Administraciones Municipales y Departamentales.

Limitémonos a exponer los que más saltan a la vista, para encausarlos por un proceso de emprendimiento productivo. Solo bastaría identificar el recurso Humano, frente a los diferentes potenciales de recursos naturales:

1º- Desarrollo Cultural: puede promocionarse con el fin de atraer turistas de todo el mundo. Para estos efectos se requiere que se investiguen los potenciales atractivos culturales, artísticos y paisajísticos, de cada uno de sus municipios. Como lo hemos podido observar a través de diferentes programas de televisión, en su mayoría tienen un legado de cultura ancestral y otros que han nacido últimamente  por iniciativa propia de sus habitantes, especialmente en los centros educativos. Pero, hay algo más importante, y son los paisajes naturales con su flora, fauna, animales, y aves de vistosos plumajes y recursos hídricos que deslumbran al turista.

2º-  Desarrollo Agroturístico: en este campo indudablemente que los departamentos de Quindío y Risaralda, llevan mucha ventaja, puesto que son reconocidos como los pioneros en este tipo de turismo, que además de ser rentable, sirve de eslabón para la promoción de nuestros productos a los mercados internacionales. Los programas Culturales y de Agroturismo deben ir cogidos de la mano, cimentados en tal forma que se promuevan en un solo brochoure.

3º- Desarrollo Agroindustrial: especialmente las frutas, las pulpas y las verduras, entre muchos otros, son de gran apetencia para los inversionistas extranjeros. Para estos efectos, se pueden establecer contactos directos a través de una oficina de promoción y desarrollo  del Paisaje Cultural Cafetero. Son miles las oportunidades que se presentan, pero, lamentablemente no existe organización de base para que los posibles importadores y exportadores, se abastezcan con información veraz y confiable.

4º- Desarrollo Comercial Nacional e Internacional: el Paisaje Cultural Cafetero, requeriría de una organización comercial en la Capital de la República, y el, exterior, con el fin de promover mediante exhibiciones permanentes los productos básicos de la Región. Esto nos permitiría realizar con alguna frecuencia ruedas de negocio. Pero, se requiere que los productos ofertados dispongan de una ficha técnica y la definición del marco institucional para los mercados tanto internos como externos. Los llamados kits agroindustriales, podrían ser una fuente de promoción directa, siempre y cuando estén diseñados con una clasificación arancelaria, lo que les permitiría ingresar sin mayores contratiempos a la demanda externa.

Los cuatro elementos fundamentales que se señalan, tienen una escala de aprovechamiento comercial vinculante en toda la Región del Paisaje Cultural Cafetero. Diría que, para lograr una cadena de máximo aprovechamiento se deben conformar comités en cada uno de los municipios beneficiados, haciendo los respectivos encadenamientos.

Por eso, sigo insistiendo que los Alcaldes y Gobernadores de la Región del Paisaje Cultural Cafetero, deben levantar el potencial exportador de los productos de cada uno de sus Departamentos y Municipios, con el fin de conformar lo que son las Cadenas Productivas y las Alianzas Estratégicas.

Todas estas Regiones son prodigas en diferentes productos del sector agropecuario: la agroindustria, las confecciones, artesanías, comestibles y en fin, tiene toda una gama de posibilidades que de pronto no han merecido la debida importancia, pero que adecuándolos con su ficha técnica, y su respectiva posición arancelaria, pueden ser sujetos de exportación.

Finalmente nos preguntaremos sobre los recursos económicos para sacar una exportación adelante, si se logra la vinculación del producto con la Cadena Productiva del Paisaje Cultural Cafetero, las líneas de crédito son más fáciles de arbitrar y podría haber más confianza de los

Compradores, e inversionistas extranjeros, con los productores locales.

urielos@telmex.net.co

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Share: