Seis Q acerca de 4-G

Un nuevo salto tecnológico dará Colombia cuando entre a operar el sistema de tecnología de cuarta generación, 4-G, que acaba de ser adjudicado a cinco operadores.Una vez entre en servicio, los usuarios podrán disfrutar de velocidades de navegación muy superiores a las de ahora, bien sea desde un móvil o desde la conexión en la casa o la oficina.

También es importante saber que Colombia ya no tiene que esperar años para ponerse al día en nuevas tecnologías. Brasil la acaba de estrenar con motivo de la Copa Confederaciones y España espera que, en este verano, al menos las grandes ciudades estén conectadas por LTE (long term evolution), que es el paso siguiente a la 3G, donde aun conviven el flecha con el Z10 o el iPhone 5. Hoy existen más de 100 millones de suscriptores de este sistema en el mundo, según cifras de Informa Telecoms & Media.

Por el impacto que tendrá la nueva generación de internet en la vida de la gente y de los negocios, es que se deben plantear varias inquietudes (Q) que ojalá las empresas de móviles y el Gobierno respondan en su debido momento.

• ¿Cuánto más pagarán los usuarios por los planes de datos? En España este tema es aún un misterio.

• ¿Ofrecerán un servicio que los especialistas llaman medido (metered) que consiste en bajarle el encanto (la velocidad) luego de que se han consumido los topes mensuales adquiridos? Equivale a empujar un Mercedes 2014 por falta de gasolina ¿Eso les será permitido?

• ¿Ante la poca oferta mundial de terminales, y de modelos, aptos para 4-G, cómo se garantizará que no haya abusos en el precio? ¿Volveremos al año 94 cuando una “panela” valía hasta $ 2 millones? En Europa están entre 400 y 700 euros (por encima de un millón de pesos).

• ¿Cuál será el destino que se les dará a millones de aparatos que saldrían del mercado, teniendo en cuenta que son dañinos para el medio ambiente, especialmente las pilas?

• ¿Con el cambio de tecnología habrá cambio de cultura de atención al cliente? Hoy una llamada a un call center demora más de 10 minutos, atendidas por jóvenes mal capacitados que no tienen mucha autonomía para resolver un problema.

• ¿Cómo está apoyando el Gobierno a los operadores para lograr que las Alcaldías quiten las trabas que les impiden ampliar sus redes?

Hoy, el problema de las relaciones entre empresas celulares y usuarios es la falta de claridad sobre el costo de los servicios -caso roaming- y, por supuesto, la mala calidad de la comunicación. Por eso es clave que se aclaren tantas dudas sobre 4-G.

 Por: Carlos Obregón.–
  Share: