Video bajo demanda, reto para los operadores de telecomunicaciones

El servicio de video bajo demanda, que funciona a través de la red y que también es conocido como OverThe Top (OTT), se está convirtiendo en la nueva atracción audiovisual de los consumidores, y de paso en uno de los mayores retos para la infraestructura y capacidad de los operadores no sólo en Colombia sino en el resto de países. Se trata de un negocio que crece anualmente su facturación y que se estima alcanzará los 15 billones de dólares a nivel global en el 2016, de acuerdo a datos de la consultora Arthur D Little.

Son los operadores los que mayores desafíos enfrentan ante esta nueva petición por parte de los consumidores finales, que cada vez más comienzan a consumir contenidos de una forma diferente a la tradicional. Hoy, OTT Video es un reto no sólo estructural por la calidad de conexión que demanda, sino por los altos estándares en definición de video que los clientes quieren. Es una alternativa para acceder a películas y series televisivas desde diferentes dispositivos -como tabletas o teléfonos inteligentes- en cualquier lugar y a cualquier momento, diametralmente opuesta a las limitaciones que posee el tradicional sistema de televisión.

La capacidad de OTT de transformar los hábitos de consumo de video de los usuarios está provocando que los operadores piensen en la ineludible expansión de sus redes de distribución, así como en la forma en la que ofrecerán el servicio. La opción de video bajo demanda es ya conocida por los clientes especializados y, en una forma exponencial, es un antojo para los consumidores que ya buscan este servicio, proveniente de empresas como Hulu,  HBO GO, Netflix o Amazon.

Las cifras de OTT son tan abrumadoras que, en el caso de Netflix, por ejemplo, el recaudo el año pasado fue de 3 mil 600 millones de dólares, logrando sumar 33,3 millones de usuarios, de los cuales, 27 están en Estados Unidos, 3 millones en América Latina y otros 3 millones en Canadá.

Según Servando Vargas, director de Global Strategic Marketing de http://alcatel-lucent-la.blogspot.com/Alcatel-Lucent, son varios los pasos a seguir por parte de los operadores. “Lo primero que deberán hacer es definir su modelo de negocio en este nuevo entorno, ya que alguno puede tener la necesidad de competir frontalmente en el mundo de OTT, mientras que otro necesitará hacer alianzas con los jugadores de OTT vídeo, y así mismo habrá quien necesite protegerse, ya que por cuestiones de mercado o regulatorias quizá no pueda entrar en este segmento”, explica.

También es importante cómo exactamente se va a incorporar este servicio al portafolio. Lo más usual y recomendable es que lo apliquen como una extensión del ya conocido IPTV (Internet Protocol Television) con el propósito de que ambos se conviertan en un complemento para que el consumidor gane y tenga a su disposición la calidad audiovisual más rápida, seleccionada y adaptada a sus necesidades de consumo, actualización y entretenimiento en ambos servicios.

Pero no se trata sólo de un tema de operadores o usuarios. La implementación del  video bajo demanda OTT también implica cambios para otros sectores como los proveedores de contenido, las empresas de cable, los fabricantes de smartphones, tabletas, televisores y los dispositivos machine to machine. “Los medios más usados para descargar y ver OTT Video en la actualidad son los teléfonos inteligentes, tabletas, ultrabooks, dispositivos para juegos y luego sí la televisión. Por eso, es muy importante que estos equipos tengan hoy la capacidad de soportar el servicio OTT, porque a partir de esta oferta hay nuevos modelos de negocio que están jugando un papel relevante”, añade Vargas de Alcatel-Lucent.

Según el experto, al ser un imperativo que las aplicaciones sean multipantallas, es decir, que se puedan ver en diferentes tipos de  dispositivos, se hacen relevante nuevos modelos de negocios que tomen en cuenta este elemento, así como el contenido, los paquetes (Triple Play o Cuadruple Play), el 3D, así como la alta definición, que ayudan a los operadores a prepararse para competir mejor y capturar las oportunidades derivadas del OTT video.

Un consumidor va a pagar por el servicio con el que pueda ver una película desde el sofá de su casa o, bien mientras espera en un aeropuerto o una estación de bus pero con la máxima calidad. El desafío actual para la industria es proveer la infraestructura y los recursos para que esto sea posible en el escenario en el que el usuario así lo disponga”, concluye el representante de Alcatel-Lucent.

 

  Share: