El Ojo del Halkon: Los verdaderos embajadores de Colombia


Por: Rudames.–

BOGOTA, 17 de Agosto _RAM_ Voy a empezar recordando una excelente película que por aquellas cosas de la política y de los compromisos comerciales no fue merecedora ni siquiera a ser nominada para un Oscar, pero que ella por si sola se ganó el amor y la aceptación de todos los públicos que la pudieron ver a través del mundo y que fue protagonizada quizá por el humorista número uno en su género, el señor Mario Moreno “Cantinflas”, y hablo precisamente de “Su Excelencia”.
Cantinflas protagonizaba al embajador de la República de los Cocos, una república bastante pequeña, pero con gente buena, como la colombiana, y este embajador solo quería decir unas cuantas verdades y que se recordara para siempre que en algún rincón del mundo estaba la República de los Cocos.
Después de lo anterior, recuerdo algo que escribía una paisana desde España, por un suceso que tuvo que vivir y que como se dice coloquialmente quiso gritar “trágame tierra”. Mientras que almorzaba en un restaurante, el telediario anunciaba que las autoridades habían detenido 16 personas, acusadas del delito de narcotráfico, 2 de ellas españolas y las otras 14 colombianas, y lo peor del asunto fue que los comensales que allí se encontraban giraron sus cabezas hacia donde estaba la colombiana y comenzaron a susurrar en voz baja, como podemos entender a nuestra compatriota, se le agrió el almuerzo y se sintió humillada, y por eso dijo minutos más tardes en las redes sociales, que no había derecho que por unos pocos tuvieran que sufrir estas situaciones, personas de bien que han llegado a ese país, con el solo deseo de trabajar y sacar sus familias adelante.
Mientras que esto sucedía, 24 horas después sonaron las notas marciales del himno nacional de Colombia, todas las cámaras de más de un centenar de periodistas se enfocaron sobre la humanidad de una linda mujer de raza negra, salida del Urabá Antioqueño, porque había acabado de ganar una medalla de oro en los juegos mundiales que se realizan en Rusia.
Unos días atrás ese bello himno también se había escuchado en los Campos Elíseos, cuando el boyacense Nairo Quintana logró el subcampeonato en la carrera más importante del mundo en persecución que tiene el ciclismo, como es el Tour de Francia. Esta carrera se puede calificar como el verdadero mundial del deporte de las bielas.
Lo hecho por estos dos deportistas nos lleva a decir que contamos con grandes embajadores y que esos embajadores silenciosos son nuestros deportistas, que muchas veces salidos de la nada y pasando situaciones económicas bastante difíciles han logrado los podios y que la imagen negativa de Colombia en el exterior, cambie por unas horas, unos días o unos meses.
Hay muchos embajadores que ganan cualquier cantidad de dinero y que no hacen más que vivir una vida social cómoda y de lujos, que no trabajan como debe de ser para que se hable bien del país y cumplen sus encargos diplomáticos sin ton ni son, y solo recuerdan ellos lo que hicieron porque fue para su beneficio propio y no de sus coterráneos.
En Colombia no se respeta la carrera diplomática y estoy seguro que no faltará alguien que me vaya a rectificar lo que estoy diciendo, pero recordemos que la verdad es que los grandes puestos en las embajadas y consulados están cubiertos por personal que tiene que ver con diferentes partidos políticos o con quienes el Gobierno quiere premiar porque le han sido leales.
Ha habido muy buenos embajadores deportivos, recordemos al que abrió las puertas al ciclismo a nivel mundial y que según informes de prensa, últimamente está en una situación bastante mala económicamente, se trata nada más ni nada menos que del señor Martín Emilio “Cochise” Rodríguez, seguimos por muchos más como equipos de fútbol, recuerdo una época en España, donde la llegada del equipo de Los Millonarios, era tan importante como si llegara la misma Selección Colombia.
Si nos pusiéramos hacer la lista de estos deportistas que han puesto tan en alto el nombre de Colombia, no terminaríamos nunca, pero es bueno recordar a Antonio Cervantes “Kid Pambelé”, Rodrigo “Rocky” Valdez, entre otros.
Pero viniendo más cerca, nos encontramos a Mariana Pajón, Carlos Mario Oquendo, Yackeline Rentería, Yuri Alvear, Oscar Figueroa, Rigoberto Urán, Oscar Muñoz, Falcao García, Orlando Duque y María Isabel Urrutia, entre otros, lo que nos hace pensar que este puñado de jóvenes, son más importantes que nadie para la diplomacia colombiana. No podemos dejar por fuera a los artistas en diferentes modalidades, tanto como cantantes, bailarines, en las artes plásticas y en el teatro.
Como vemos, el país está lleno de embajadores, que el Gobierno debiera de tener en cuenta, para cumplirles con las promesas que les hace y de esta manera lograr opacar las malas noticias que se producen, que a la hora de la verdad no son muchas, pero que son las que más resaltan los medios de comunicación, dejando por fuera tantas noticias buenas con los logros y el trabajo de los verdaderos colombianos.
[email protected]

  Share: