Seguridad en los pagos en línea: garantía para el desarrollo del comercio electrónico

Bogotá, agosto de 2013. Durante los últimos años el desarrollo del comercio electrónico en Colombia ha permeado mucho más a la sociedad, gracias al esfuerzo en conjunto del Ministerio de las TIC y otras entidades como la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico, las cuales se han sumado a las diferentes iniciativas que buscan impulsar esta nueva forma de hacer negocios.

Pese a las estrategias para generar mayor tráfico, muchos coinciden aún que el consumidor colombiano requiere estar más educado frente a este tema “Es necesario además de tener estrategias de divulgación sobre los beneficios del comercio electrónico, tanto para los usuarios como para los comercios; una mejor oferta en precio y producto, y una normatividad que proteja no solo a los usuarios, sino también a los establecimientos y permita combatir efectivamente la delincuencia” afirmó, Laura Marcela Anchico, directora comercial de Place to Play.

“Cuando se habla de comercio electrónico, lo primero que los usuarios cuestionan es la seguridad asociada los métodos de pago en línea, hoy en Colombia las transacciones con tarjeta de crédito se han duplicado en el último año y pese a no tener porcentajes exactos de las que involucran un pago electrónico, es alentador para el sector el aumento de esta forma de pago que va asociada a la confianza de los consumidores”, sostuvo Alberto Pardo Presidente de la CCCE. Según un estudio de América Economía Intelligence[1] elaborado en 2012 para VISA, durante el 2011 en el país se realizaron transacciones con tarjeta de crédito por un valor de US$998 millones de dólares, lo que representó un crecimiento anual del 50% con respecto al año anterior.

Lo anterior muestra una tendencia creciente en la utlización de este método de pago en Colombia, pero el gran interrogante es cómo hacer para que cada vez más consumidores compren y paguen por Internet. En este sentido la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico desarrolla para sus afiliados capacitaciones sobre diversas temáticas con el fin de brindarles información sobre normas vigentes y herramientas que le permitan a las empresas brindar seguridad a sus consumidores en los servicios de comercio electrónico.

Para garantizar la seguridad de las transacciones en línea existen normas como la PCI – DSS que es un conjunto de herramientas y medidas comunes que se utilizan en la industria de pagos, a fin de ayudar a asegurar el manejo seguro de la información confidencial, para Guillermo Angarita, gerente de IQ (Information Quality), entidad certificadora de PCI DSS y miembro de la comisión de Pagos y Antifraude de la CCCE “las normas PCI-DSS son herramientas que las redes y las franquicias exigen a sus comercios para brindar seguridad y confianza cuando las personas se acercan al mundo online, ellas en sí mismas no eliminan totalmente la exposición del robo de información, existen muchos mecanismos que los Hacker utilizan para el robo de información, incluidas las propias paginas de los comercios. PCI fija pautas de actuación para el comercio, de forma tal que evite el robo de información en las páginas propias, es así como en cada transacción con una tarjeta de crédito los datos no pueden ser almacenados por el comercio, una vez finalizado el proceso de autorización”.

Según Oscar Pulido, gerente de aceptación y relación de comercios de Credibanco e integrante de la comisión de Pagos y Antifraude de la CCCE, los beneficios para los comercios al adoptar la norma PCI son:

Promover la integridad del comercio y aumentar la confianza de los consumidores en el negocio.

Incrementar las ventas como consecuencia del aumento en la confianza de los consumidores.

Proteger al comercio de posibles pérdidas de ingresos, investigaciones no deseadas y costos legales.

Reducir el riesgo de atención no deseada de la prensa como resultado de un compromiso o fuga de información de clientes.

Proyectar mayor conciencia de los controles y medidas preventivas de seguridad disponibles para el comercio.

Reducir las disputas de Tarjetahabientes y costos asociados a transacciones fraudulentas resultantes de un compromiso de información.

Prevenir el robo masivo de información de clientes.[2]

El proceso de fortalecimiento del comercio electrónico tiene que ser un trabajo conjunto, las entidades y redes, los proveedores de ´hosting´ de pagos y los comercios deben poner de su parte para asegurarle al cliente final una experiencia satisfactoria”, concluye Sofía Cuestas, gerente general de Multiplay S. A.

 

  Share: