Toque de queda en Facatativá por fuertes disturbios y saqueos

BOGOTA, 27 de Agosto ­_RAM_.  La Alcaldía de Facatativá decidió decretar toque de queda desde las 7 de la noche de este martes, luego de los fuertes enfrentamientos entre unos 500 manifestantes y personal del Esmad y del Ejército que intentan recuperar el control en el centro del municipio de Facatativá, donde a esta hora persisten los intentos de bloqueos de vías.

Allí se presentó una asonada contra la sede de la alcaldía municipal, luego de que varios encapuchados y manifestantes, que, según varios testigos, son menores de edad en su mayoría, lanzaran piedras y objetos contundentes contra las instalaciones de la sede de gobierno donde permanecen encerrados varios funcionarios. También han sido reportados saqueos al comercio, ataques a los juzgados y a las instalaciones del Sena en la población.

Varios manifestantes, entre los que, según las autoridades, habría estudiantes de la Universidad de Cundinamarca,  se han dispersado hacia las vías de acceso al municipio y mantienen bloqueada la autopista Medellín-Bogotá en el sector conocido como Cartagenita. Allí han encendido hogueras y atravesado palos.

No son campesinos ni apoyan la causa agraria, solo gritan arengas contra el Estado”, manifestó uno de los habitantes del municipio.

Este enfrentamiento se da pocas horas después de que se levantara el paro de transportes de servicio público que tenía el municipio desde las 4 de la madrugada del lunes.

Marcha en Bogotá

Armados con pitos, cacerolas, pancartas y ruanas cerca de 1.000 personas, de todas las edades y sectores de Bogotá, se reunieron hacia las dos de la tarde en la calle 85 con carrera 15, en el nororiente de la ciudad.

Las marchas ya avanzan por la carrera 7a. y esperan unirse al cacerolazo de esta noche, en la Plaza de Bolívar. Hay paso restringido para vehículos.

La convocatoria se gestó, como ha ocurrido con las anteriores marchas, por las redes sociales Twitter y Facebook. Fue el grupo llamado ‘Bicivolución’ quien convocó a los ciudadanos, desde la semana pasada, para protestar de forma pacífica y apoyar el paro nacional agrario.

“Por nuestra tierra que exprime nuestra legislación colombiana”, “compre producto nacional, viva el paro nacional”, son algunos de los mensajes que se leen en la pancartas que los manifestantes llevan consigo.

Tomas pacíficas de los semáforos, mientras se ponen en rojo, para concienciar a la gente sobre el paro. Bloqueos momentáneos y cortos de la carrera 15, acompañados de maromas, artistas y cantos improvisados, también se están realizando para hacer sentir la manifestación.

Fernando Pico, uno de los asistentes, asegura que “este es un despertar del pueblo colombiano y apoyamos el paro porque es una causa de todos”.

Por su parte, Camilo Salgado, estudiante de los Andes, comentó que esta manifestación es un llamado pacífico al “Estado para que se ponga los pantalones de una buena vez y actúe por las generaciones futuras”.

A pesar de que la manifestación no tiene un líder visible del grupo ‘Bicivolución’ la apoyan otros colectivos de jóvenes indignados con la situación del país como ‘Los Emputados’.

“La causa fundamental es la negligencia que ha tenido el Estado para resolver el paro. Los Emputados apoyamos el paro agrario y estamos mamados y emputados de décadas de gobiernos corruptos y del abandono del estado en el sector agrario y es una prueba de que el pueblo no está dormido, este es un despertar”, comentó Héctor Fabián Rodríguez, uno de los representantes de este colectivo, quien agregó que otra de las razones por las que marchan es para protestar en contra de los abusos del Esmad.

A las 5 de la tarde, este grupo, que parte de Chapinero, se dirigirá por la carrera 11, hasta calle 72 y tomarán la carrera Séptima para llegar a la Plaza de Bolívar, en el Centro. Allí se llevará a cabo el segundo cacerolazo de esta semana, para apoyar el paro campesino, a las 7 de la noche.

Nariño y la frontera sur de Colombia siguen paralizados

BOGOTA, 27 de Agosto ­_RAM_.  El departamento de Nariño, situado en el privilegiado espacio geográfico de la esquina sur-occidente de Colombia, costa, sierra y amazonía, región protagonista con un riquísimo componente histórico en el discurrir social, político y económico de nuestro país, hoy, con luces de bengala disparados con urgencia de un SOS, acudiendo respetuosos también como colombianos a nuestro derecho a la veraz información, les solicita el comedido favor, informen ampliamente también al país, sobre la gravedad social, política y económica, de los hechos que a esta hora en esta región están sucediendo, causados por las movilizaciones de los manifestantes rurales dentro del paro nacional campesino y otras fuerzas productivas del país; principalmente sobre el bloqueo de la carretera panamericana en el trayecto Ipiales Pasto y más puntualmente en el sector denominado como el Boquerón corregimiento de San Juan municipio de Ipiales, vías de hecho, que en este momento empiezan a ahogar social y económicamente a las ciudades de Ipiales, Pasto, la frontera, y lógicamente incomunicada a Colombia, ya que a través de dicha carretera internacional, por esta región, en un altísimo porcentaje nos conectamos vía terrestre con el resto de Sur-América.

Los otros puntos neurálgicos están situados en los sectores del municipio de

Tangua también en la carretera panamericana, y en el corregimiento de El Espino municipio de Sapuyes ex-provincia de Túquerres, carretera nacional de nivel uno que conecta a esta región con la costa pacífica Nariñense. En el sector del Boquerón, el punto más crucial y neurálgico, sumados los relevos, en este momento, estarían manifestándose en su lucha por sus reivindicaciones rurales, entre indígenas y campesinos, unas 60.000 personas, que han llegado desde los cascos urbanos y sus sectores rurales de los municipios que otrora hicieran parte de la ex-provincia de Obando en la frontera con el Ecuador: Ipiales, Potosí, Córdoba, Puerres, Funes, Imúes, Iles, El Contadero, Cumbal, Guachucal, Gualmatán, Aldana, Carlosama y Pupiales, todos situados en zona geográfica alta, de clima frío, que a través del mini-mini fundio, son grandes productores de papa, arveja, zanahoria, brócoli y otras verduras, legumbres, etc.etc., y grandes productores lecheros y sus derivados; hasta este punto del boquerón, también se han desplazado campesinos manifestantes de la región nor-occidente de Nariño, de clima cálido, entre otros Sandoná, Ancuya, Samaniego, grandes productores en sus mini-mini fundios de: caña panelera (panela), plátano, café y frutales, así mismo como decíamos, campesinos de la región del altiplano de túquerres situado al occidente de Nariño, de clima frío, de la misma forma, grandes productores de papa, leche y sus derivados, verduras, legumbres, y frutas como la mora de castilla y uchuva entre otras, resaltamos según los especialistas analistas de las cifras económicas, en este momento en Nariño se estarían dejando de comercializar unos 860.000 de leche diarios y todos los productos agrícolas cosechados y pecuarios producidos que por estas circunstancias no tienen salida a los mercados locales y aquellos productos agrícolas que los mismos indígenas y campesinos han manifestado no cosecharán así pierdan en aras de la unidad del movimiento nacional agrario.

Además de la descripción preocupante del anterior panorama social y económico, la situación tiende a agravarse cada vez más, entendiéndose que en dicho punto de concentración, en los próximos días podrían presentarse síntomas en contra de la salud de los manifestantes y los residentes de su entorno, ya que no cuentan con las más mínimas condiciones sanitarias para la atención de sus necesidades fisiológicas y de agua potable, sumado a esto, las actuales condiciones climáticas: las noches y madrugadas están descendiendo a un promedio de 5 grados c., para decir que estarían activándose algunos síntomas de enfermedades pulmonares, entendiendo que las personas allí apostadas con relevos permanecen las 24 horas del día desde el anterior lunes 19 del mes en curso cuando el campo Colombiano se movilizó paralizando sus cotidianas actividades rurales.

El sistemas hospitalario de esta región puede entrar en grandes dificultades, toda vez, que en los municipios citados, solo cuentan con centros de atención médica de nivel uno, Ipiales posee un hospital del nivel tres, certificado y acreditado pero que no cuenta con una UCI, vital pabellón a la hora de atender eventualidades de salud urgentes y calamitosas, muchos de los enfermos en este estado han debido salir hasta Pasto y Cali vía aérea y con la mejor de las suertes a través de la panamericana en las ambulancias hospitalarias y de las entidades del socorrismo local Cruz Roja, Bomberos, Defensa Civil, acudiendo a la protección del derecho internacional humanitario, lo otro grave, es que especialmente el inventario de medicamentos y otros elementos como los quirúrgicos ya estarían disminuyendo con intensidad. Varios de los viajeros que se vararon en este punto debieron regresar a pie a esta ciudad, varios de ellos aún no han podido llegar hasta sus destinos, incluso extranjeros.

A esta hora, el puente internacional de Rumichaca, se encuentra protegido por unidades de policía del SMAD y sus tanquetas, hasta hoy, el flujo de pasajeros entre las ciudades de Ipiales y Tulcán en Ecuador y viceversa ha sido normal, pero las economías originadas entre el comercio de ambas ciudades, poco a poco se está afectando gravemente, en el mercado central escasean muchísimos productos agrícolas y pecuarios que provienen del interior del país y del departamento mismo, en muchas tiendas, restaurantes, almacenes de cadena, cafeterías, ya empiezan a escasear algunos productos de marca nacional, entre otros como: pollo, gaseosas y bebidas frías, y otros, en este item, no dudo, que si no se soluciona con carácter urgente esta parálisis, pronto ante una posible crisis de productos alimentarios, los pueblos asentados en esta frontera, estarían acudiendo a abastecerse hasta la ciudad fronteriza ecuatoriana de Tulcán, situación, que conllevaría también a un problema de desabastecimiento en dicha ciudad ecuatoriana fronteriza y no dudo, si esto llega a suceder, del pronunciamiento del presidente Correa por la defensa de su territorio especialmente en lo atinente a este tema de la alimentación de sus compatriotas.

Vía área, esta región a través del aeropuerto San Luis de Ipiales hoy en proceso de obras civiles de ampliación de su pista, evacua pasajeros de forma lenta, ya que la empresa estatal SATENA única que aterriza acá, posee una frecuencia de vuelos mínima, por esta emergencia a habilitado más vuelos, pero parece que no han funcionado como se esperaba en la medida en que en el itinerario de regreso a esta región, las aeronaves vienen con muchas sillas vacías lo que le estaría generando pérdidas a la estatal aérea, de otra parte un operador turístico local, con una empresa de aviación comercial está prestando un servicio especial charter Ipiales-Pasto-Ipiales, también nos dicen, de gran acogida por el considerable número de pasajeros que están viajando al interior del país y lo mismo de los que tratan de ingresar a esta región y hacia el Ecuador desde la ciudad de Pasto, de la misma forma, los viajeros que tienen urgencia de llegar hasta Bogotá, y que generalmente lo hacen vía terrestre, especialmente ecuatorianos, están acudiendo hasta la empresa TAME de Ecuador que conecta Quito con la capital Colombiana, el agente de viajes fuente de nuestra información nos manifestó que ya están vendidas un considerable numero de sillas en varios de los itinerarios de dicha empresa aérea ecuatoriana en esta ruta.

En cuanto a la seguridad desplegada por la policía Nacional en acompañamiento de esta crisis causada por el paro, según opinaron algunos participantes en el mismo, destacan la cautela, mesura y sensatez con la que hasta el momento ha actuado en la salva guarda de los intereses de la comunidad en general en los diferentes puntos geográficos descritos, y sus entornos, dicha coordinación personalmente la está haciendo el General Carlos Mena director nacional de carreteras tránsito de la policía nacional, Nariñense de ascendencia y de cuna Ipialita; en cuanto a la política del gobierno departamental sobre este crítico asunto, los manifestantes y la comunidad Nariñense en general, destacan el acompañamiento, apersonamiento, gran preocupación e interlocución que con sentido de compromiso de Nariñense y gobernante eficaz, a hecho el gobernador de Nariño Raúl Delgado Guerrero ante la presidencia de la República y las instancias ministeriales y gubernamentales del orden nacional en la ciudad de Bogotá, de otra parte y hasta donde sé, hoy en esta gran dificultad, brillan por su ausencia, los congresistas de Nariño.

Finalmente, hasta el momento han llegado tres delegaciones del gobierno nacional a tratar de definir los acuerdos para levantar estas vías de hecho: El martes arribaron hasta esta ciudad tres ministros un viceministro y un director general de una entidad nacional, el viernes dos viceministros, hoy domingo algunos técnicos de unos viceministerios, pero las mesas de diálogo y concertación delegados por parte de la comunidad manifestante, por ningún lado ha logrado con el gobierno nacional la firma de algún acuerdo que termine con esta azarosa situación que afecta a Nariño y con más profundidad a esta frontera. Los ministros y funcionarios nacionales, han sido enfáticos en señalar, que si no se levantan los bloqueos por las vías de hecho en las carreteras, el gobierno no dialogará, en respuesta, algunos líderes de dicha manifestaciones nos han dicho, que los bloqueos no los levantarán mientras el gobierno no sea realmente propositivo y serio en los diálogos.

Al cierre de esta columna, Ipiales, desde el día viernes, sábado y hoy domingo, el comercio abrió a media cortina y muchos cerraron a tempranas horas del día, hay que resaltar que los hermanos de ecuador en tránsito de turismo y compras arribaron hasta esta ciudad, más los días sábado y domingo, en algo le salvaron la papeleta al comercio y a algunos hoteles. Los comerciantes tienen miedo de alguna asonada vandálica, por parte de algunos sujetos aprovechadores que nada tienen que ver con el paro; el Terminal terrestre de Ipiales no está despachando y entiendo que el de Pasto si bien tiene la autorización para despachar rutas interdepartamentales, los propietarios y motoristas no quieren viajar debido, dicen, a la zozobra en la carretera hasta tanto no se normalice ciento por ciento esta situación, el transporte de carga hacia Nariño esta está totalmente paralizado, ni entra ni sale.

  Share: