Asesinos vestidos de hinchas

Por: Javier Contreras.– 

Sigue la imbecilidad de los irracionales. Tres asesinatos en menos de 4 días relacionados con camisetas de equipos de fútbol no sólo genera dolor sino que exige medidas de fondo de las autoridades para evitar que se sigan presentando este tipo de hechos. De manera que se pueda responder a la pregunta, ¿hasta cuándo?.

La medida tomada por la administración Distrital de suspender el partido Millonarios-Nacional debe ser, no solo respaldada, sino que se debe rodear al gobierno Petro en esta materia, porque ante hechos absolutamente graves, se requieren medidas reales y no pañitos de agua tibia porque de lo contrario los asesinos vestidos de hinchas ganaràn definitivamente la partida.

“Estamos de luto y no de fiesta. No podemos celebrar los goles mientras nuestros hijos y padres mueren por una camiseta” declaró el Secretario de Gobierno de Bogotá Guillermo Alfonso Jaramillo. Nada más cierto y por eso medidas como esta debe ser plenamente apoyada.

La sociedad y los seguidores del fútbol en particular no podemos seguir aceptando a los asesinos vestidos de hinchas porque son una verguenza no solo para los equipos que siguen sino tambien para todos los colombianos, por eso lo que se requiere es castigo!!!!!

Hace unos días fue el padre de un seguidor de Independiente Santa Fe, hoy fueron hinchas de Nacional, mañana puede ser de cualquier otro equipo. Por eso es necesario reiterar la pregunta, hasta cuándo?…

El fútbol como diversión o como prisiòn. Hasta dónde nos van a llevar los asesinos vestidos de hinchas? O las autoridades destierran a los violentos  o ellos son los que van a desterrarnos de los estadios.  Si bien el asesinato de los hinchas no sucedió dentro de El Campín no podemos desconocer que es un hecho muy grave porque está relacionado con el fútbol y por lo tanto las medias que se tomen deben ser respaldadas.

Portar una camiseta del equipo del alma se convirtió en un objetivo de la imbecilidad y la irracionalidad para quitarle la vida a alguien. Eso no puede seguir sucediendo y de continuar estos hechos en cualquier lugar del país, se debe pensar incluso en la suspensión de la Liga.

No queremos más que los violentos impidan que algo que debe ser parte de la diversión y el esparcimiento se convierta en escenarios de dolor y luto permamente. No podemos aceptar racionalmente que llegue el momento en el que nisiquiera se pueda portar la camiseta del equipo del alma.

No podemos dejar que los violentos ganen la partida y cerrar los estadios. Al contrario,  hay que defender el fútbol para que siga siendo una fiesta. Preocupa sí que el Alcalde Gustavo Petro haya dejado entrever que se acabe con el espectáculo del futbol. Hay que seguir tomando medidas como las que tomó su gobierno hoy, pero no cerrar El Campín

“Si no hay paz en los barrios por el fútbol no puede haber fútbol en el estadio. Convocamos a reunión a los líderes de todas las hinchadas”, escribió Petro en su cuenta de Twitter. No podemos llegar a eso, pero si a medidas que erradiquen la violencia no el fútbol.

Desterremos a los violentos del fútbol, pero ante todo acabemos con los asesinos vestidos de hinchas!!!!!!

@jcontrerasa

 

 

 

  Share: