El Clásico: pálido y mediocre empate

Flojo y lento partido, ciento ochenta minutos de bostezo. Un “pulpo” fajador y peleador, jugadores provocándose y queriendo ganar el clásico por bocones, eso fue lo único que sucedió en la cancha. Pocas oportunidades de gol, los laterales azules intentando por las bandas, Otálvaro perdido a diferencia de Candelo que es un señor jugador, ejemplo de actitud en la cancha.

Millonarios no jugó bien, no echó mano de alternativas y en ocasiones recurrió al pelotazo. Faltó movilidad y claridad, arriesgar más ante un cuadro local que se echó atrás y especuló durante la mayor parte del partido. Tenencia de balón compartido, el clásico se jugó a no perder.

Como es tradicional, el arbitraje ausente de garantías, permisivo y sin carácter. Se viene el partido contra el verde paisa, aquí no hay excusas, es el partido de la verdad, no tiene reversa, se debe ganar para seguir arriba en la tabla, el estadio totalmente azul, el equipo tendrá que hacerse sentir, cambiar de actitud, mostrar ganas y dinámica y los jugadores a responderle a su fiel e incansable hinchada. Ni un paso atrás!.

Albiazul saludo.

Alberto Díaz

  Share: