El Ojo del Halkón: La inseguridad se tomó a Bogotá

Por: Rudames.–

BOGOTA, 29 de Septiembre ­_RAM_ Asesinaron dos sacerdotes católicos, asesinaron a tres hinchas de equipos deportivos y fue víctima del paseo millonario un funcionario de la DEA, y no pasó nada, personalmente registré esas noticias y no les puse mucho cuidado, porque como en el poema, eso es lo que está pasando pero no me han tocado a mí y las cosas no me interesaron, pero por fin llegó el momento en que esto me sucedió y aquí estoy poniendo el grito en el cielo, para ver si las autoridades me escuchan, aunque sé que habrá que colocar una serie de denuncias y esperar con la paciencia del santo Job, lo que haga la justicia.

El sábado anterior, como dirían los agoreros, no fue un día muy bueno para mi esposa que estaba de cumpleaños y menos para mí que era su acompañante, el gran calvario comenzó, cuando fuimos al almacén Éxito de la calle 53 con Caracas de la capital colombiana y nos dirigimos a un cajero de Citibank, para sacar un dinero y llegó el primer problema, no nos dimos cuenta y parte de los billetes salieron falsos, luego nos dirigimos a la carrera 13 en donde tomamos un taxi rumbo a Gran Estación, con la tan mala suerte que nos tocó uno de esos taxistas inescrupulosos, que creía que nosotros no sabíamos para dónde íbamos, mi esposa le hizo notar lo que estaba sucediendo y por fin cogió el rumbo adecuado, la música estaba bastante alta y el hombre hablaba por celular, nosotros no le pusimos cuidado a lo que estaba sucediendo; pero cuando llegamos al sitio a donde nos dirigíamos el hombre trató de embolatarnos y al cobrarnos el recorrido, nos dijo que el dinero que teníamos estaba malo, pero nos dimos cuenta más tarde que lo que trataba era de que le mostráramos el dinero que teníamos para quedarse con él, lo que hizo con parte del mismo.

Toda la historia que les estoy contando es para decir a gran grito que a Bogotá se la están tomando los malos, no hay seguridad en el transmilenio, en las calles y mucho menos cuando se toma un taxi, porque los empresarios de las empresas de taxis no han tomado en serio el asunto y las autoridades no han obligado a investigar a quienes trabajan en este servicio público y los han dejado en manos de ampones en un alto porcentaje.

Quiero ser claro, porque me consta, hay conductores muy honrados y taxistas que lo que quieren es dejar en limpio el nombre de la ciudad, pero un grupo no pequeño se ha tomado este servicio y es cuando está abundando el paseo millonario y el robo por parte de estos sujetos sin que las autoridades hagan nada.

Investigando sobre el asunto, me cuentan sobre los atracos en los buses, y lo peor de todo es que los conductores de buses han cogido la manía de quedarse con las vueltas de lo que pagan los usuarios, tengo entendido que el servicio en un bus vale $1450 y los conductores muy frescos se quedan con los cincuenta pesos redondeando así los precios de un transporte que no digamos que es de lo más barato que exista en el país y en el continente.

Colombia se acaba de estremecer por los asesinatos y atentados contra hinchas de equipos deportivos y a pesar de lo visto en la televisión, los jueces siguen dejando en libertad a estos malandros y delincuentes que siguen sueltos por las calles de nuestras capitales y en especial en la Capital de la República.

Hay conjuntos residenciales en donde ya no saben qué hacer con los mal llamados hinchas de los equipos capitalinos, porque les tienen miedo, llaman a las autoridades y todo se va en pañitos de agua tibia, porque después de irse la policía estos salvajes siguen haciendo de las suyas con los buenos ciudadanos que no tiene herramientas como defenderse.

No soy muy amigo de hablar mal de los Gobiernos y de las Administraciones, pero me quedé frio el día que me llegó un boletín de noticias, contando que el alcalde Gustavo Petro estaba interesado en que los centros nocturnos prestaran sus servicios hasta las seis de la mañana, porque si se han presentado tantos problemas cuando han sido limitadas las horas para vender licor, ahora las cosas se pueden complicar más y según me comentaban algunas personas entrevistadas, el sitio donde se piensa hacer el famoso experimento es el mal llamado “Cuadra Picha”, en donde se reúnen distribuidores de droga, donde hay muertos cada semana y donde los vecinos del sector no saben qué hacer.

Aquí cabe decirle al alcalde Petro que sabemos del gran interés que tiene de hacer cosas buenas para la ciudad, pero que no hay derecho que nos esté dejando en poder de la delincuencia o le recordamos que si no le duele lo que le acaba de pasar a él mismo en su administración, cuando le han asesinado a uno de sus colaboradores simplemente porque ha tratado de erradicar una de las hoyas más grandes de venta de alucinógenos en pleno centro de la Capital Colombiana. Recuerde Alcalde que los delincuentes fueron hasta un lejano barrio como es Usme, para buscarlo y darle muerte de tres tiros.

La gente buena que creo estoy entre ellos, estamos ahogados y muertos de miedo, pues en los centros comerciales, en las calles, en el transporte público y hasta en nuestras propias residencias ya no tenemos paz y seguridad, y repito de nuevo, para las autoridades todo está bien y no hacen nada para defender los derechos de los ciudadanos.

Se habla de la paz que es algo que busca el Gobierno Nacional con los grupos alzados en armas, pero que se piensa hacer con los atracadores, raponeros, con quienes hacen el paseo millonarios, con los mal llamados hinchas de los equipos, y con los taxistas ladrones que recorren las grandes vías de la ciudad?

[email protected]

 

 

  Share: