Empresas Colombia, 70% de los delitos económicos es cometido por sus propios empleados

  • Por segunda vez en Colombia, KPMG realizó una encuesta que mostró unos reveladores hallazgos sobre los niveles de fraude en las empresas que operan en el país. Casi 7 de cada 10 empresas reportó al menos un incidente en los últimos 12 meses.

Bogotá, septiembre de 2013. KPMG en Colombia presentó los resultados de su reconocido estudio y en él reveló que casi 7 de cada 10 empresas en el país ha sufrido al menos un incidente de fraude en el último año.

Como hace dos años, el objetivo de este estudio ha sido analizar el impacto de los crímenes económicos en las compañías que operan en Colombia. En 2013, el costo estimado por crímenes económicos fue de 3.600 millones de dólares, es decir, el 1% del PIB nacional.

Otro resultado que ha llamado la atención de los investigadores es que las empresas reconocieron que el 70% de los crímenes económicos ha sido realizado por empleados de las propias compañías.

A la hora de clasificar el tipo de delitos, el 46% de los crímenes económicos experimentados en el último año estuvo relacionado con la malversación de activos, pero el 51% del daño económico lo causó el fraude financiero.

Así las cosas, los cuatro tipos de crimen económico que más afectan a las compañías en Colombia son: Malversación de activos (46%), corrupción (31%), cibercrimen (13%) y fraude financiero (10%).

Algunos datos clave:

  • El 55% de los delitos de malversación de activos es cometido por empleados ubicados en roles operativos.
  • El fraude financiero ha causado un daño económico cercano a los 1.800 millones de dólares.
  • La corrupción ha implicado un daño económico cercano a los 800 millones de dólares.
  • El 39% de los ataques de cibercrimen se detectó accidentalmente dentro de cada empresa.
  • 6.5 de cada 10 empresas que operan en Colombia han padecido cuando menos un fraude en los últimos doce meses.
  • La malversación de activos sigue siendo el crimen económico más común, con un 46%.
  • En términos de daño económico, el principal ilícito lo representa el fraude financiero que causa el 51% del daño.

Este estudio se realizó a partir de una encuesta aplicada a 197 directivos de empresas que operan en Colombia, que han registrado ingresos anuales desde 50 millones de dólares y hasta más de 500 millones de dólares. Las empresas que participaron en este estudio representan diversos sectores e industrias, tal y como se muestra en la gráfica No. 1.

Cabe señalar que las empresas representadas en el estudio son tanto compañías privadas (65%) como públicas o con participación mayoritaria por parte del gobierno (35%). Además, se trata tanto de compañías de capital colombiano (71%) como subsidiarias extranjeras con operaciones dentro de territorio colombiano (29%).

En cuanto a la vocación comercial, cabe señalar que de las compañías entrevistadas, el 43% tiene una orientación parcial o completamente exportadora y 57% restante se trata de compañías focalizadas en el mercado nacional. De esta manera se logró obtener un diagnóstico integral sobre la realidad empresarial que se tiene en Colombia.

En 2013, la tendencia de mayor número de fraudes internos sigue prevaleciendo en Colombia y que, incluso, hay un incremento en este tipo de fraude, porque pasó del 68%, en 2011, al 70%, en 2013.

Uno de los aprendizajes que encontró el estudio es que el crimen económico comienza en el momento mismo en que el defraudador descubre que la vigilancia sobre él no es efectiva. “Las empresas en Colombia tienen pocos o casi ningún mecanismo o procedimiento eficiente para detectar el fraude. Hacemos un llamado a implementar procesos de detección temprana de fraude que podrían ahorrar varios millones de dólares en cada compañía”, afirmó Arturo del Castillo, Director Ejecutivo de la Práctica de Servicios Forenses de KPMG en Colombia.

En cuanto a las pérdidas generadas por los ilícitos más comunes, el fraude financiero genera una cifra cercana a los 1,800 millones de dólares al año, mientras la corrupción ha implicado un daño económico cercano a los 800 millones de dólares americanos.

La buena noticia es que en 2013, el número de compañías que cuenta con mecanismos de administración de riesgos de fraude se incrementó 5% con respecto al número de compañías identificadas en 2011. Existe una correlación directa entre el número de empresas que asumieron el reto de implementar mecanismos de prevención y detección de riesgos de fraude y la disminución relativa.

Es por esto que KPMG en Colombia invita a las empresas a tomar medidas que ayuden a reducir pérdidas y puedan contrarrestar la existencia de riesgos de esta índole, evitando tanto los ilícitos de carácter interno, como los ataques externos.


  Share: