Sólo en diez años llegará la paz a Colombia si se logra acuerdo con las Farc en Cuba

BOGOTA, 02 de Septiembre ­_RAM_.El gobierno nacional aclaró que la firma de un acuerdo con las Farc en La Habana, Cuba, no significará que inmediatamente llegue la paz a Colombia y previó que ello solo se logrará dentro de diez años.

El pronunciamiento fue hecho a través del jefe del equipo negociador Humberto de la Calle Lombana, quien advirtió que no se debe crear la ilusión de firmado el documento en Cuba, inmediatamente haya paz en el país

“Las discusiones en La Habana no tienen como propósito la ilusión de que uno firma un documento y estamos en paz en Colombia. Nos hemos limitado a establecer aquellos puntos, y por eso la agenda, que deben concluir el conflicto para permitir esa fase de implementación del arraigo a la verdadera paz”, precisó de la Calle Lombana al intervenir en un foro sobre el tema organizado por la Revista Semana.

Añadió que tras el eventual acuerdo en la Habana se entrará en una tercera fase del proceso con las Farc, el cual implica una etapa de “muy larga duración”, que calculo en una década.

El vocero gubernamental señalo que en este lapso se deberán implementar “una serie de cambios que profundicen, arraiguen y permitan conseguir esa paz estable y duradera” en Colombia.

El jefe del equipo negociador del Gobierno con las Farc, Humberto De la Calle, dio a conocer varias precisiones sobre el proceso de paz con la guerrilla y lo que debe salir realmente de la mesa de La Habana (Cuba).

Según él, además del acuerdo final, en el tema político tiene que surgir un esquema en el que “las Farc entiendan que tienen garantías para dar ese tránsito hacia la vida civil pero también la sociedad tiene que tenerlas”.

De ahí que el exministro empiece a hablar de la discusión del Estatuto de la Oposición que “no involucra solo a la guerrilla sino también a los partidos que actualmente están en la oposición”.

“No se entendería que se resolviera el Estatuto de la Oposición en La Habana cuando aquí no se ha resuelto con los opositores actuales que están en democracia”, señaló.

Y continuó: “Estamos discutiendo con las Farc unas líneas de trabajo sobre los derechos de la oposición pero en el entendido claro que el Estatuto debe ser un mecanismo de articulación con todas las fuerzas política para que refrende y termine la tarea que no corresponde exclusivamente a la bilateralidad de la mesa”.

De la Calle habló del propósito “universal” de permitir que un movimiento armado, como las Farc, pase hacia la política.

“Queremos la eliminación de la combinación de todas las formas de lucha: no armas y urnas…cómo es el paso de un movimiento armado hacia el ejercicio de la política”, aseguró.

Humberto de la Calle descarta que las Farc llegue a supervisar al Gobierno

El jefe negociador del Gobierno, Humberto de la Calle, descartó que ese grupo insurgente asuma tareas de supervisión de las actividades del Ejecutivo en caso de concretarse un acuerdo de paz entre las partes,y aseguró que firmar la paz no implica poner al Estado “bajo la supervisión armada de un grupo”

De acuerdo con de la Calle, las negociaciones en La Habana no tiene previsto que el Estado se ponga “bajo la supervisión armada de un grupo para calificar el comportamiento del Gobierno durante un tiempo indefinido y el cumplimiento de sus compromisos”, y aseguró que “eso no puede ocurrir, no habrá supervisión armada de las Farc a las tareas del Gobierno”.

El jefe del equipo negociador del Gobierno indicó que “el conflicto debe terminar con la culminación de las negociaciones” y cuando esté concluido, las Farc podrán participar en política por la vía de los votos.

Al intervenir en un Foro de la Revista Semana sobre el proceso de paz, De la Calle advirtió que en caso de un eventual acuerdo, la fase de implementación “podría ser de una década donde debe operar una serie de cambios que permitan conseguir esa paz estable y duradera”.

El jefe negociador del Gobierno se refirió además a la propuesta del Gobierno de convocar a un referendo sobre los acuerdo de paz. “La ruina de todo esto sería que uno llegue a un acuerdo en La Habana, convoque a cualquier mecanismo, el que se escoja, y que los colombianos no concurran”, dijo.

  Share: