La hora de Vargas

Por: Ricardo Galán.–

Un mes después del paro agrario, que puso a la popularidad del Presidente, Juan Manuel Santos y sus deseos de reelección en su justa medida, acaba de salir una nueva encuesta que demuestra lo que parece una decisión tomada: los colombianos no quieren reelegir al Presidente.

Según La Gran Encuesta, hecha por Ipsos Napoleón Franco y pagada por RCN Radio y TV, LaFM y la Revista Semana, el 60% de los encuestados no está de acuerdo con la reelección. Entre otras razones porque el 62% de los colombianos considera que el Presidente no ha cumplido con sus promesas de campaña.

Sin contar la baja calificación que reciben casi todas sus políticas. En lo único que es bien calificado es en la devolución de tierras a las víctimas de la violencia y el manejo de las relaciones internacionales. A pesar del fiasco de La Haya.

La encuesta demuestra que el malestar del pueblo con el Presidente es profundo y duradero y que será muy difícil revertir la tendencia. En menos de dos meses Santos deberá decidir si va por la reelección y con las cifras de todas las encuestas su candidatura no es viable. Y lo será cada vez menos ahora que decidió poner todos sus huevos en la canasta de la paz y Timochenko le acaba de decir que las Farc no se prestarán al juego de la reelección.

Así las cosas, es hora de activar la campaña de Germán Vargas Lleras considerado el sucesor del régimen. Vargas es el único que le gana a Santos según La Gran Encuesta y el único que saca un porcentaje decente entre los nombres analizados. Todos, salvo Vargas Lleras, están por debajo del 20% en la intención de voto. Todos incluido el Presidente.

Germán Vargas no puede, ni debe seguir callado. Es hora de que nos empiece a contar, por ejemplo, que piensa del proceso de paz. Tema sobre el que hasta el momento ha sido muy prudente para no contrariar a su jefe pues es sabido que a Vargas le gusta más el pulso firme que la mano tendida.

Vargas ya demostró que además de buen legislador, es buen ejecutor. Que la economía no lo atropella y que es muy hábil en el manejo de las relaciones con el Congreso, las Cortes y las regiones. Además, si las cosas siguen como van y los pronósticos sobre el poder que tendrá Álvaro Uribe en el nuevo Congreso se cumplen, será más fácil para Vargas que para Santos lograr un acuerdo que le permita gobernar.

Hasta ahora Vargas ha jugado bien su papel de escudero de Juan Manuel Santos. Ha sabido mantener su silencio y distancia. No ha comprado peleas inútiles y no va por el mundo opinando sobre lo divino y lo humano. Quizá por eso ha logrado sobrevivir a la inercia negativa de las encuestas que deterioraron la confianza de la gente en un Gobierno del que él ha sido miembro fundamental.

Pero es hora de salir del cascarón. Las condiciones están dadas para Vargas Lleras sea el próximo Presidente de Colombia. El uribismo no tiene un candidato con opción real de poder. La izquierda está dividida. La llamada tercería explotó antes de conformarse y en la Unidad Nacional el único rival serio, el Ministro de Trabajo, Rafael Pardo no parece muy interesado en entrar a la contienda.

Como se ve, hoy los astros están alienados para que Vargas sea Presidente. En cuatro años, quien sabe.

 

  Share: