Morir por el color de una camiseta

“A la memoria de los hinchas muertos esta semana  y a otros que han sido víctimas de esta intolerancia…”

 Por: José Pérez.–

En lo que va corrido del año, más de 20 muertos en el país por el color de una camiseta de fútbol. Reflexión.

Falta de tolerancia, de sana convivencia, de educación, de valores, de una cultura del respeto por la diferencia, entre otras causas, son las que llevan a que unos pocos, denominados hinchas (¿hinchas?) lleguen a agredir y hasta matar al que no es simpatizante del mismo equipo que siguen o defienden.

Pero no son las únicas causas, aparece también la violencia intrafamiliar, la desintegración y falta de comunicación en el seno de las familias, que lleva a algunos a buscar en una barra brava, lo que en su hogar no encuentran, es decir compañía y sentido de pertenencia. Alexander Castro, sociólogo de la Universidad Nacional expresa que para varios jóvenes, “la barra es su vida y por ella matan, ni siquiera lo es el equipo, uno les pregunta sobre la nómina y muchos la desconocen, la barra es su familia, su casa, su sangre”.

En estas barras, es común que el consumo de sustancias psicoactivas esté presente y bajo los efectos de las mismas, es cuando generalmente se cometen las agresiones. Lo preocupante es que la gran mayoría de los barristas, son aún menores de edad, muchos de los cuales no han culminado sus estudios secundarios.

Por eso, acciones como la suspensión de partidos o jugarlos a puerta cerrada, no permitir que las hinchadas visitantes ingresen a los estadios, entre otras medidas, no son la salida, simplemente son paliativos que no acaban con el problema, igual, con el tiempo, brotes de violencia vuelven a aparecer. Es necesario entonces, generar más campañas educativas, de sensibilización y fortalecimiento de valores, de prevención de la farmacodependencia y de enganchar más a los adolescentes al sistema educativo, pero sobre todo de enseñarles a varios seguidores que el fútbol es un deporte, que existen hinchas de otros equipos y que la pasión por una divisa, se debe vivir en paz y armonía.

También es importante aumentar la fuerza pública dentro y fuera, sobre todo fuera de los estadios, donde generalmente ocurren hechos lamentables como el sucedido con los seguidores de Nacional esta semana.  Otros proponen la carnetización de los hinchas, la puesta en marcha de leyes que castiguen y judicialicen a los agresores y bla, bla, bla… muchas ideas pero pocas acciones. Mientras tanto, siguen ocurriendo muertes y no pasa nada.

Qué bueno sería, poder salir con la camiseta de un equipo tranquilamente a las calles, no tener que dividir a las hinchadas en un estadio, no volver a escuchar noticias tristes de muertos por este deporte y vivir esto como una fiesta y no como una guerra en lo que se convirtió.

  Share: