Oxigeno para el agro

 

Por: Rudames.–

BOGOTA, 15 de Septiembre _RAM_ Esa bomba de tiempo que estuvo a punto de estallar desde comienzos del mes de agosto y que aún sigue dejando rezagos tiene nombre propio, el olvido en que el Gobierno Central y Regional han mantenido al campo colombiano, olvidándonos que somos un país de una vocación netamente campesina y que la mayoría de nuestra economía está fundamentada en el campo.

Hay personas de las ciudades que no tienen en cuenta a los campesinos y muchas veces les miran como los de poca cosa, sin darles la importancia que tienen no solo para la economía del país, sino para que todos tengamos alimento en nuestras mesas en más de tres, cuatro y cinco veces al día.

No hemos tenido conciencia de formar a nuestras nuevas generaciones, con el respeto y el valor de demostrarles que gran parte de la población colombiana procede del campo y que esos campesinos que muchas veces los niños bonitos de las ciudades miran con desprecio y con burla hacen parte de la descendencia que puebla las grandes ciudades.

La ola de paros y protestas que azotaron al país hay que verlas, con un ojo muy detenido y de mucha responsabilidad, porque la economía del país se comenzó a notar resquebrajada y se dio a entender que el papel de los productores agropecuarios es bastante grande e importante y que se notó que se acercaba el peligro por falta de seguridad alimentaria, la baja producción de alimentos, el impuesto a las tierras sin explotar y muchas cosas más como consecuencia de lo que hemos hablado, del gran olvido en que se ha tenido por parte de los gobernantes.

Solo se desea tener las cosas pero se castiga al campesino con los impuestos y los precios de los insumos necesarios para poder cumplir y de esta manera muchos de los abonos y fertilizantes que se utilizan son de precios bastante elevados, los que acaban con las economías familiares de los campesinos y los desarrollos agroindustriales que cada día se ven más acabados.

En el desarrollo del campo colombiano se debe contar con el sector financiero, con los industriales, los constructores y las empresas que tienen que ver con las nuevas tecnologías para que den las verdaderas asistencias a quienes se dedican a las tareas del agro.

Son temas tan sensibles los que se tratan cuando se habla del campo, la seguridad, pues agentes diferentes ponen en peligro las vidas de los agricultores y a sus familias, porque en más de una oportunidad sufren los chantajes y las extorsiones que al fin y al cabo pueden dar como resultado perder la vida si no se cumple con esto.

Es mucho lo que se le pide al Gobierno, pero a la hora de la verdad es poco para lo que produce el campo y después de que el presidente Juan Manuel Santos anunciara un gran plan agrario, es más lo que se espera, aunque los agricultores no están creyendo nada de esas promesas y como decía en una oportunidad, en un país totalmente polarizado, no se sabe quiénes son los interesados en que no hayan acuerdos y que se vea en peligro la paz que tanto se busca en el país.

Es el momento de hacer una gran cruzada y trabajar junto, tanto el nuevo Ministro de Agricultura, los actores de las protestas, los empresarios que viven de los abonos, las autoridades locales y regionales, así como cada quien que pueda hacer mucho más para sacar adelante ese gran programa y que las grandes reformas lleguen pronto y que se puedan explotar las riquezas naturales, y que esa verdadera despensa que hay en el país sirva no solo para abastecer a propios, sino para vender a extraños que en estos momentos sufren la escasez de alimentos por la crisis mundial, pues se debe de tener en cuenta que vender comida es un gran negocio, pero primero abasteciendo la casa y para que todo esto se logre es sin lugar a dudas interesante e indispensable que se den las herramientas para que llegue al campo el reconocimiento de todos los sectores, para que se pueda contar con unos sueldos dignos y que esa vocación agrícola que nos acompaña desde siempre siga viva y que el país vuelva a la pujanza de antes y que no sea los hombres del campo los convidados de piedra en los avances de la economía.

rudames

  Share: