Pareja e hijos ‘traen de vuelta’ a los ejecutivos colombianos

Bogotá septiembre de 2013. ¿Estaría dispuesto a reducir su sueldo o a devolver el Ferrari que le dio la compañía con tal de complacer el deseo de su pareja por estar más cerca de su familia? Ese es el tipo de decisiones a las que se están enfrentando en la actualidad los ejecutivos colombianos que se fueron del país hace algunos años a buscar desarrollo de carrera y mejores oportunidades profesionales en el exterior. Y, aunque sea difícil de creer, muchos se deciden por volver.

A juzgar por lo que sucede en empresas como PageGroup, que ofrecen en el país el servicio de selección y reclutamiento de ejecutivos y que cuentan con una red de profesionales que se pueden estar moviendo en países de los cinco continentes, son numerosos los casos de ejecutivos colombianos que están dispuestos a sacrificar su proyección y estatus internacional por complacer a sus parejas o buscar mejores ambientes de crianza y educación para sus hijos.
No se trata de que lo estén dejando todo por volver. Colombia se ha posicionado en los últimos años como el segundo país más atractivo (después de Brasil en Latinoamérica) para los ejecutivos, debido a los altos salarios que se ofrecen y las positivas condiciones político-económicas que vive el país. A pesar de esto, los ejecutivos siguen siendo muy ‘cuidadosos y exquisitos’ a la hora evaluar un proyecto. Según Axel Dono, Manager de la división Finance y HR de Michael Page en Colombia, “Entre las tres variables que un profesional de esta magnitud sigue teniendo en cuenta para aceptar una propuesta laboral en su país, está el tipo de compañía que hace la oferta, la proyección que tiene y el interés que demuestre por invertir y finalizar los proyectos que se propongan”.
Sin embargo, para el consultor en el último tiempo han venido aumentando su impacto otro tipo de factores en las decisiones que tienen que tomar los ejecutivos en torno a su futuro. “Por ejemplo, si es un ejecutivo que está casado, la mujer es la que más está influenciando decisiones cómo dónde trabajar o cuándo regresar. Ella plantea que se cumplió un ciclo de casi diez años fuera de la casa, en el que su pareja ya alcanzó el desarrollo profesional y que es hora de regresar. Esto a nivel de mercado es positivo porque son ejecutivos que llegan a aportar sus conocimientos para el desarrollo del país”.

 

Otras razones que Michael Page, la división de selección y reclutamiento especializado con la que PageGroup hace presencia en el mercado colombiano, ha identificado como de alto impacto entre los ejecutivos que se encuentran fuera del país, es la de la educación de los hijos y la cultura familiar característica de los latinoamericanos. Dono explica que, “en países como los de medio oriente la escuela tiene un ciclo escolar occidental que llega hasta noveno grado, luego quienes quieran continuar bajo esta modalidad, a determinada edad, se ven obligados a enviar a sus hijos a estudiar a países como Londres o Escocia para que continúen su proceso formativo bajo los preceptos occidentales. Una buena oportunidad es regresar al país para educarlo en las buenas instituciones educativas que existen aquí, con el plus de estar cerca de sus primos, tíos, abuelos y con unos valores culturales que siempre se quieren preservar”.
Según el representante de Michael Page Colombia la tendencia de repatriación de ejecutivos por motivos más allá de los profesionales se hace evidente especialmente con los colombianos que se fueron años a países asiáticos y de oriente medio a desempeñarse en áreas relacionadas con Oil & Gas, y con los financieros que se encontraban en Europa.

 

  Share: