Uruguay aplazó la clasificación de Colombia a Brasil 2014

Montevideo, 10 de Septiembre ­_RAM_.-La Selección Colombia cayó 2 por 0 ante Uruguay y aplazó la clasificación al Mundial de Brasil 2014 a la próxima fecha ante Chile.

Nadie esperaba el inicio del partido tal como ocurrió. Uruguay, que debía tener la responsabilidad de salir a atacar por su posición en la tabla, se defendió ante una Colombia que manejó el balón y el ritmo del partido.

Colombia creó una opción clara de gol cuando James Rodríguez remató de media distancia y Muslera voló para salvar su arco.

Pese a la derrota, Colombia se mantiene en el segundo puesto de la Eliminatoria con 26 puntos y con un pie en el Mundial Brasil 2014. El 11 de octubre tendrá en Barranquilla ante Chile el primero de los dos ‘match point’ para sumar un punto y clasificar a la cita orbital. Cerrará el 15 del mismo mes ante Paraguay como visitante.

La victoria dejó a Uruguay quinto en la Eliminatoria con los mismos 22 puntos del cuarto Ecuador, que será su próximo rival en Quito. Un ganador en este compromiso clasificaría directamente a Colombia.

Con los ingresos de Cristian Stuani por Álvaro González y Walter Gargano por Nicolás Lodeiro en Uruguay, se reinició el partido. Sugiero leer la nota que “colgué” antes del partido donde señaló que no entendía las variantes dispuestas por Tabárez en el medio campo.

En la primera jugada una pelota que “muerde” Arévalo Ríos y se la lleva peleando, la entrega a Gargano que habilita magníficamente a Cavani que ingresaba al área vacío. Sin marca. Recepcionó la pelota con dificultad, se la llevó y le pegó con todo al arco. El esférico se estrelló contra el horizontal cuando estaba el merecido gol uruguayo. No bajó el ritmo de asalto del equipo uruguayo. Gargano apareció magnífico capturando la pelota y habilitando a sus compañeros a ras del piso. Así nació una escalada de Maximiliano Pereira por el lateral, el centro y otra incidencia peligrosa para el arco de Ospina. Manteniéndose en ataque –pese a un córner que cedió Giménez en un corte acertado del juego-, los celestes mantuvieron su decisión ofensiva. Se generó una acción Stuani fue sancionado con tarjeta amarilla por una acción que, a mi juicio, fue normal. El árbitro luego tuvo un parlamento largo con Ospina, reiterando el paraguayo la sensación proclive a favorecer a los colombianos.

Colombia rompió el asedio con otro ataque lanzado por la banda izquierda. Capturó el esférico Falcao, maniobró ante Giménez pasándole la pelota por entre las piernas y el zaguero oriental, con toda la cancha del mundo, lo cerró claramente quitándole la pelota barriéndose en el suelo. En la recarga Teo Gutiérrez maniobró por la punta derecha, lanzó un centro medido conjurado con gran decisión y acierto por Muslera que despejó con el puño. De estas acciones ofensivas que realizó Colombia en este lapso, quedó la tercera consecutiva, con una pelota bien jugada por el centro, descolocada a la derecha por donde, nuevamente, ingresó Teo Gutiérrez. Buscó la diagonal, se internó y sacó el remate que exigió a Muslera a un grane estirada para quedarse con la pelota.

Uruguay rompió el asedio con un avance profundo. La pelota cayó en la puerta del área colombiana, tomó elevación y cuando cayó, le pegó Suárez de bolea con toda intensidad. La chapa del cartel de la publicidad atronó en la noche. ¡Qué lástima, otra chance perdida! A esa acción siguió otra generada también por la zona derecha donde el ingreso de Stuani contribuyó a mejorar la fluidez de la creación futbolística por ese sector. Se fue al fondo en la jugada de la muerte, mandó el centro rasante que esperaba Suárez, pero la arrojada intervención de Ospina solucionó el problema.

 

A los 25 minutos con Colombia buscando dejar transcurrir el tiempo en la búsqueda del empate que lo clasifique a la Copa del Mundo, el argentino Pekerman mandó a Cuadrado  para jugar de volante en lugar de Teo Gutiérrez, quedando de punta James Rodríguez y Falcao. En suma, un cambio defensivo para intentar retomar el control del mediocampo que había perdido. Tabárez reaccionó inmediatamente. Advirtiendo el cansancio de Cristian Rodríguez y en la búsqueda de mejor salida al ataque y mayor poder ofensivo, envió a Gastón Ramírez al campo. Un cambio para ganar el partido. Para intentarlo en el momento justo…

Uruguay dispuso de un tiro libre peligroso, por nueva infracción a Suárez. Lo remató el salteño cuando, perfilado mejor se encontraba Gastón Ramírez. Así se ingresó al cuarto de hora final con la sensación de que el empate rondaba en el aire, con Colombia firmándolo a muerte, o el que hacía el primer gol ganaba…

En cada pelota iba la vida de los jugadores orientales. Se cuidaron de no cometer infracciones. Eso no daba pie a que el juez paraguayo “metiera” al equipo celeste dentro de su propia área. Sin embargo, su evidente parcialidad quedó demostrada en una acción en la zona defensiva de Uruguay. Un perfecto quite de Arévalo Ríos, sin tocar al adversario, el juez lo sancionó con infracción favorable a Colombia. ¡Premeditación y alevosía!

Sin embargo, aquello de que Dios no quiere cosas sucias, se hizo presente. La pelota rebota en la barrera por la mala ejecución de colombiano. Deriva hacia la zona media de la defensa uruguaya, contra el sector izquierdo. La corre Cavani en gran esfuerzo. Tranca y se la gana al colombiano que la procura. Toca corto y rápido para Gargano a su lado y alarga éste, de primera para Arévalo Ríos. Siempre a ras del suelo –como lo planificó Tabárez-, la pelota fue cambiada totalmente de dirección hacia la derecha por donde la recibió, sólo, Maximiliano Pereira. La dominó, avanzó unos metros con ella, levantó la cabeza y mandó centro medida. ¿Para quién? ¡Para Cavani que se mandó un pique impresionante de 50 metros en diagonal, desde donde le ganó la pelota al colombiano, para llegar al corazón del área mirando la pelota que venía en el aire. El salteño miró el arco y cabeceó al palo contrario del golero. ¡Golazo! Explotaron las tribunas. Explotó el país. ¡Uruguay, su mejor juego y su planificación de ajedrez, lo merecía!

La fiesta en las tribunas fue impresionante. La comunión de los jugadores orientales en el abrazo, titulares con suplentes, emocionaba. ¡Aquel “¡sabremos cumplir!” del argentino Figueroa volvía a ponerse de manifiesto en el Estadio Centenario que tanta gloria ha contemplado…

Cuando reanudaron el partido los colombianos estaban “muertos”. En cambio, los uruguayos se los querían “comer crudos”. Y así ocurrió. Los celestes fueron como una aplanadora, como un tanque de asalto de la Segunda Guerra Mundial sobre el enemigo. En medio del desconcierto de los defensas colombianos; de los grandotes Perea y Yepes que perdían marcas, nació el segundo gol concretado por inesperados protagonistas. Para los colombianos, claro, que los tenían en el libreto que le armó Pekerman. Un avance de Suárez en posición de puntero izquierdo lo cortó Perea demostrando el susto que tenía. La tiró cortita al outball. Rápidamente la repuso Fucille colocando el esférico en el área, sobre la línea final, a la izquierda. Ese muy buen jugador que es Gastón Ramírez la controló marcado de atrás por Perea. El fraybentino bajó la pelota, giró la mandó –siempre a ras del suelo- hacia el corazón del área. ¿Para quién? ¿Dónde estaba Suárez? El que llegó fue Stuani, desde atrás, tocando en corto para marcar el segundo gol.

En ese instante el partido concluyó. Uruguay con el 2:0 a favor –justificado por completo-, se adueñó del campo, de la pelota, de las acciones y terminó como patrón del Estadio Centenario, sometiendo a los “grandotes” colombianos que fueron totalmente superados en el segundo tiempo.

En Colombia debutó el lateral de Nacional Stefan Medina, quien reemplazó a Pablo Armero, suspendido por acumulación de amarillas. Las otras novedades de la Tricolor fueron Freddy Guarín por el lesionado Macnelly Torres y Mario Yepes por Carlos Valdés.

Colombia, fiel a su estilo, se adueñó del balón desde el primer minuto del partido, anulando de esta manera cualquier intención de los uruguayos por acercarse al arco de David Ospina.

Pasaron 11 minutos para la primera llegada clara de Colombia, que con un remate de media distancia de James Rodríguez probó los reflejos de Fernando Muslera, quien se estiró para ahogar el primer grito de gol de la Tricolor.

Los uruguayos no encontraban con una jugada elaborada el camino hacia el arco de Ospina, por lo que Nicolás Lodeiro trató sin fortuna con un disparo de media distancia.

Sobre el minuto 25, Freddy Guarín dejó mano a mano a Falcao García contra Muslera, pero el delantero de Colombia pateó a ras de pasto desviado.

La impotencia de Uruguay por no poder acercarse al gol se vio reflejada en una jugada en la que Maximiliano Pereira le pegó un codazo a James y el árbitro paraguayo Antonio Arias le mostró la cartulina amarilla.

Los ‘charrúas’ se dieron cuenta de la debilidad de Medina por la zona derecha y empezaron a explotar su punta, lo que terminó con una amonestación del lateral, al 39′, por una fuerte falta sobre Cristián ‘Cebolla’ Rodríguez.

El primer tiempo terminó con balones disputados por parte de los dos equipos en la mitad del terreno.

En la primera jugada de los 45 minutos finales, Uruguay se pudo poner en ventaja con un rebote que cazó Edinson Cavani y lo estrelló en el travesaño.

Uruguay trató de atacar con más ganas que ideas, pero siempre se encontró con la infranqueable defensa de Colombia, liderada por un Mario Yepes impasable.

Christian Stuani, quien ingresó en el segundo tiempo por Álvaro González, vio la tarjeta amarilla por una fuerte patada sobre James al minuto 55.

El primer remate al arco de Colombia en el segundo tiempo lo tuvo, al 61′, Teófilo Gutiérrez tras un pase de Guarín, pero Muslera controló sin problemas.

Los uruguayos respondieron en la siguiente jugada con un misil de Luis Suárez, que pasó besando el palo del arco defendido por Ospina.

Para evitar el dominio de los uruguayos, José Pékerman ingresó, al 69′, a Juan Guillermo Cuadrado por ‘Teo’ y pobló la mitad de la cancha con cinco mediocampista, dejando a Falcao García solo en punta.

La resistencia de Colombia terminó al 77′, cuando Pereira levantó un centro al corazón del área, donde apareció Cavani para conectar un cabezazo al piso y poner el 1-0. 452 minutos de invicto de Ospina por Eliminatoria terminaron con esa anotación.

Todavía celebraban los asistentes al Centenario la apertura del marcador, cuando Gastón Ramírez, quien entró en el segundo tiempo por Lodeiro, sacó el pase de la ‘muerte’ para que Stuani solo tuviera que empujarla y 2-0 a favor de los ‘charrúas’.

Tres minutos de brillo dieron a los Uruguayos una importante victoria que los dejó en la pelea por un cupo a Brasil 2014.

 

 

  Share: