10 ideas clave de Steve Jobs, dos años después de su muerte

El sábado se cumplieron dos años del fallecimiento de uno de los líderes más respetados y queridos de los últimos treinta, años el fundador de Apple, Steve Jobs. Pero a pesar de su ausencia su leyenda perdura, incluyendo  sus históricas estrategias de negocio y filosofía de vida.

A continuación 10 de sus frases en las que seguramente encontrarás inspiración:

  1. “Busca la perfección. Algunas personas no están acostumbradas a un ambiente en el que la expectativa sea de excelencia”.
  2. “No plantamos ni criamos la mayor parte de la comida que ingerimos. Nos ponemos ropa que hacen otras personas, hablamos un lenguaje que otra gente desarrolló. Usamos matemáticas que otras personas evolucionaron…es decir, constantemente tomamos cosas. Es un sentimiento maravilloso crear algo que le devuelve a la experiencia y sabiduría humanas”.
  3. “Hay una frase budista que habla de “la mente del principiante.” Es magnífico tener una “mente de principiante.”
  4. “Piensa que ver la televisión es apagar tu cerebro y usar la computadora equivale a prenderlo.” Seguro pensaste “¿y si veo tele EN la compu?”
  5. “Cambiaría toda mi tecnología por una tarde con Sócrates”. O sea, no menosprecies a los que vinieron antes que tú.
  6. “Estamos aquí para dejar una marca en el universo. Si no, ¿para qué?”
  7. “La innovación distingue a los líderes de los seguidores”.
  8. “La única manera de hacer un gran trabajo es amar lo que haces. Si no lo has encontrado aún, sigue buscando. No te conformes. Como ocurre con todos los asuntos del corazón, sabrás cuando lo encuentres”.
  9. “Tu tiempo es limitado, no lo gastes viviendo la vida de alguien más. No te dejes atrapar por el dogma, que es vivir de acuerdo a los pensamientos de otras personas. No permitas que el ruido de las opiniones de los demás ahogue tu propia voz. Y lo más importante, ten la valentía de seguir a tu corazón e intuición. Ellos saben en lo que realmente deseas convertirte. Todo lo demás es secundario”.
  10. “Durante los últimos 33 años, me he visto en el espejo todas las mañanas y me he preguntado: ‘¿Si hoy fuera el último día de mi vida, me gustaría hacer lo que estoy por hacer hoy? Si la respuesta ha sido ‘no’ por muchos días seguidos, sé que necesito cambiar algo”.
  Share: