Fiesta azul, puntos verdes

Por: Alberto Díaz.–

Dolorosa derrota ante un rival serio, ordenado y eficiente, dos opciones dos goles, que manejó el balón a su antojo ante un desdibujado MILLONARIOS.  Partido de ida y vuelta en el primer tiempo donde nos siguen cobrando con sangre las oportunidades malogradas. Blanco, Dayro y Robayo (a cuatro pulmones y mucho corazón) sacaron la cara por el equipo. La defensa embajadora, remendada y lenta especialmente por el costado de Ochoa y Leudo, Yoiver González muy biche para estos trotes, Cadavid le puso ganas y apoyó al ataque cuando pudo. Candelo Y Otálvaro, poca movilidad, pases errados, sin aire ni actitud ofensiva, los años empiezan a facturar sin menospreciar sus genialidades.

A los delanteros azules los tienen referenciados y estudiados, por lo tanto la táctica se vuelve predecible, sin riesgo ni explosión al ataque, amén de las fallas en la finalización de las jugadas. Asprilla y Erik Moreno no aparecen como solución y su desempeño dista mucho de un buen suplente.

Durante momentos del partido se recurrió al pelotazo, produciendo ansiedad y desespero en la tribuna, que acompañó masivamente y salió decepcionada por la forma como se perdió! sin ganas, sin jerarquía, bajo compromiso por revertir la derrota, pobreza futbolística y sin sudar la camiseta ni marcar diferencia, es decir, los visitantes desnudaron nuestras falencias y realidades. El equipo ezul estuvo por debajo de las expectativas de sus fieles seguidores. Es hora del “mea culpa” en la preparación física y racha de lesiones, en la escogencia de nombres y alternativas en los puestos, en la terquedad para las contrataciones, en la poca oportunidad de los juveniles. Los clásicos no se juegan, se ganan diría el filósofo del balón. Ojalá esta brecha por eliminatorias mundialistas sirva para recuperar jugadores y recomponer la estructura. Objetivo siguiente, clasificar de manera contundente en la copa gaseosera y entrar a cuadrangulares retomado el camino brillante.

Albiazul saludo.

 

Alberto

  Share: