Se vale soñar y pensar que no hay quinto malo!

Por: José Pérez.–

Medellín.—Octubre 2013 Esta semana la Selección Colombia se clasificó a su quinto mundial en la historia desde que disputa eliminatorias (la primera en la que participó fue para el mundial de Suecia 1958) y hay razones para decir “se vale soñar” y pensar la frase “no hay quinto malo”.

Se vale soñar, ya que en esta eliminatoria se obtuvo el mejor puntaje de toda la historia (30 puntos), obteniendo el mejor porcentaje de rendimiento también (62.5 %). En esa campaña, se ganaron 9 partidos, se empataron 3 y se perdieron 4, convirtiendo 27 goles y recibiendo sólo 13.

Se vale soñar, ya que en esta eliminatoria suramericana, Colombia fue el mejor visitante obteniendo 13 puntos, producto de 4 triunfos, un empate y 3 derrotas.

Se vale soñar, ya que en esta eliminatoria se tuvo la valla menos vencida con 13 goles en contra y con un señor arquero: David Ospina.

Se vale soñar, ya que la Selección en esta eliminatoria no perdió nunca 2 partidos seguidos, algo que no sucedía hace tiempo.

Se vale soñar, ya que junto a Argentina y Chile, fue la selección que más partidos ganó (9 en total).

Se vale soñar, ya que Falcao “El Tigre” García quedó como tercer goleador de la eliminatoria con 9 goles (llegando a un total de 19 con la tricolor) y quedando cerca de igualar al máximo anotador de la Selección de Mayores en toda su historia, Arnoldo “El Guajiro” Iguarán que tiene 25 goles.

Se vale soñar, ya que tres jugadores patrios, conforman la selección ideal de la eliminatoria suramericana según la Conmebol (David Ospina, James Rodríguez y Falcao García). Además el técnico José Pékerman fue designado como el mejor estratega.

Se vale soñar, ya que la Selección a la fecha ocupa el cuarto puesto en el ranking mundial de la FIFA; en esta eliminatoria llegó a ser tercero (julio 2013), algo que nunca había pasado, siendo la mejor posición histórica desde que existe este listado.

Se vale soñar, ya que Colombia será cabeza de serie (algo histórico) en el sorteo mundialista (6 de diciembre 2013), lo que lleva a que en la primera fase no tenga que jugar con potencias mundiales como Brasil, España y Alemania por ejemplo.

Se vale soñar, ya que después de 16 años se llega a otro mundial con una generación renovada, con ganas e ilusiones de hacer un buen torneo.

Lo anterior lleva a tener motivos para celebrar, para estar contentos y soñar pero sin triunfalismos ni favoritismos, siendo realistas, estando aterrizados y tratando de superar lo hecho en Italia 90 donde se llegó a octavos de final.  Esperamos decir al terminar Brasil 2014,  “no hay quinto malo!”.

  Share: