El Plan que está convirtiendo a Colombia en uno de los países más y mejor conectados en Latinoamérica

 Bogotá, noviembre de 2013. En Colombia hay 1.123 municipios registrados, según el Departamento Nacional de Estadística (DANE). El más importante es el Distrito Capital, en el que está Bogotá y casi una quinta parte de la población nacional (cercana a los 45 millones de habitantes). En contraste, en este listado también hay municipios alejados cientos y hasta miles de kilómetros de las grandes capitales, en zonas que no cuentan con vías de acceso pavimentadas y en las que solo hasta el último tiempo sus habitantes han empezado a disfrutar de la electricidad.

 A pesar de las difíciles condiciones de acceso a estos municipios hasta allí ha logrado llegar el internet de alta velocidad del Plan Nacional de Fibra Óptica, una de las principales estrategias adoptadas por el Gobierno colombiano para masificar el uso de la tecnología entre todos sus habitantes.

El Plan, fue adjudicado para su ejecución a la empresa Azteca Comunicaciones Colombia perteneciente al Grupo Salinas de México y que cuenta con Alcatel-Lucent como uno de sus principales proveedores tecnológicos. Este proyecto ha sido catalogado por su alcance, como uno de los mayores desafíos en materia de telecomunicaciones emprendido por país alguno en Latinoamérica en el último tiempo. Azteca Comunicaciones Colombia está desplegando  una red de aproximadamente 17.000 kilómetros de infraestructura de fibra óptica por todo el país de tal manera que  quedaría conectado más del 97.5 % del territorio nacional del país en  el 2014.

Según Azteca Comunicaciones Colombia,  el despliegue del Plan, que ha sido sometido a las complejas condiciones geográficas del país y que ha tenido que ser  instalado y operado en poco tiempo (dos años), no ha impedido que esta experiencia se convierta en uno de los mayores casos de éxito de implementación tecnológica a nivel regional y una demostración de que la tecnología y la conectividad no tienen barreras. Las cifras oficiales registran un avance superior al 60%, con 13.000 kilómetros de infraestructura óptica instalados y más de 452 nuevos municipios conectados. Cifras que desde ya posicionan a Colombia como uno de los países más y mejor conectados en Latinoamérica.

En el balance actual también figuran 1.052 instituciones públicas conectadas, entre las cuales se encuentran centros de salud, instituciones educativas, estaciones de policía y bibliotecas públicas, entidades que han empezado a contar con acceso a internet de banda ancha gracias al despliegue de esta red de fibra óptica en todo el territorio colombiano.

Una alianza que impacta socialmente

La ejecución del proyecto se ha constituido en todo un desafío. Según sus protagonistas, el hecho de llegar a lugares apartados del país donde no hay carreteras y trabajar con climas tan variados como los que hay en Colombia han sido algunos de los principales retos que se han tenido que afrontar.  “Al final, lo que más nos llena de orgullo es la felicidad de los habitantes cuando encienden sus computadores y disfrutan de las bondades del internet”, destaca Alexandra Reyes, presidenta de Azteca Comunicaciones Colombia.

En la actualidad se estima que cerca de 2,2 millones de habitantes entre niños, jóvenes y adultos de departamentos como Antioquia, Bolívar, Boyacá, Caldas, Cesar, Córdoba, Cundinamarca, Guajira, Magdalena, Meta, Nariño, Norte de Santander, Quindío, Risaralda, Santander, Sucre y Tolima están recibiendo los beneficios que la fibra óptica les entrega en materia de educación, salud y seguridad.

Además de llevar fibra óptica a aquellos territorios donde ninguna otra empresa del sector lo había hecho, hemos podido desplegar una red de alta velocidad que le brinda beneficios a las personas, empresarios y a todos los que de alguna manera tienen acceso a la tecnología. A través de la fibra óptica los colombianos están pudiendo acceder más fácilmente a la cultura, a la educación, al entretenimiento y a la diversión. Es hacer posible que puedan viajar por el mundo a conocer nuevas culturas, nuevos pensamientos y nuevas formas de ver la vida”, explica la Presidenta de Azteca.

 “Hemos acompañado el crecimiento del país poniendo al servicio avances como los de las comunicaciones satelitales, las primeras redes de microondas y de fibra óptica, las redes telefónicas y los cables submarinos que son los que han permitido que los colombianos se conecten a internet. Llevar ahora la conectividad a todos los municipios es una forma de democratizar las oportunidades y de contribuir al progreso de todos y cada uno de los colombianos”, comenta Carlos Peña, Líder de Ventas de Alcatel-Lucent para la Región Andina.

Finalmente, la unión de dos compañías que han demostrado conocer el mercado colombiano y actuar con responsabilidad también ha sido parte del éxito. Y es que en un país como Colombia, en el que cualquier proyecto o plan se suele demorar dos o tres veces más de lo planificado y que por lo general requiere de nuevas partidas presupuestales por malos cálculos iniciales, el cumplimiento en la implementación de la red nacional de fibra óptica llama la atención y también sirve de ejemplo a nivel internacional.  

Alexandra Reyes, Presidenta de Azteca Comunicaciones Colombia, lo define como un trabajo enriquecedor en donde las dos partes han sido ganadoras gracias a la transferencia constante de conocimiento entre su compañía y la experiencia y conocimiento que tiene Alcatel-Lucent frente a equipos y sistemas. “Para nosotros, trabajar con un aliado como Alcatel-Lucent ha sido muy satisfactorio pues ha demostrado una gran capacidad para atender todas las necesidades de una red cada vez más robusta y dinámica explotando la madurez de los equipos y sistemas involucrados en el despliegue”.

Para Alcatel-Lucent, por su parte, ha sido la ratificación de los beneficios y del valor agregado que sus soluciones les aportan a los operadores. “Nuestro recorrido en Colombia ha sido impecable acompañando a los operadores públicos cuando estos eran los que dominaban las comunicaciones en el país y ahora a los privados que hacen parte de los grandes conglomerados internacionales, como es el caso de Azteca. A través de ellos hemos cambiado la forma en que los colombianos se comunican y lo seguiremos haciendo sin importar si la tecnología es la fibra óptica, las redes de cobre o ahora el 4G LTE, el próximo reto que Colombia está próximo a emprender en forma masiva”, concluye Carlos Peña.

La tecnología

Aunque parte del éxito de la implementación del Plan Nacional de Fibra Óptica desarrollado en Colombia está en la forma en que las soluciones se adaptan a las diferentes necesidades y características de los municipios, hay estándares mínimos que Azteca Comunicaciones Colombia y Alcatel-Lucent han establecido para llevar las mejores soluciones en el menor tiempo posible. Parte del proceso incluye:

  1. Elaboración de estudios para llegar con la mejor tecnología a todos y cada uno de los municipios programados.
  2. Gestionamiento de permisos para aprovechar infraestructura existente; ubicar sitios para instalación de torres y equipos; y establecimiento de planes de mitigación para realizar los respectivos despliegues de red sin afectar el normal accionar de los habitantes de los municipios.
  3. Adecuación de los kilómetros de red de fibra óptica necesarios desde los nodos de agregación hasta las calles de los municipios.
  4. Instalación de soluciones de acceso con equipos 7330 FTTN, los cuales son conectados a las redes a través de switches IP 7705 SAR 8.
  5. Conectividad con radios punto-multipunto a tres instituciones públicas preestablecidas en cada municipio (generalmente son una institución educativa, un puesto de salud y una biblioteca).

 

  Share: