Estados Unidos ya reconoció soberanía de Nicaragua sobre mar que le entregó Corte de La Haya

Por: Ricardo Galán.–

Hace una semana la Embajadora de Estados Unidos en Nicaragua, Phyllis M. Powers entregó en Managua una declaración que pasó desapercibida en Colombia a pesar de las graves implicaciones que tiene para la resolución final del diferendo que entre Colombia y Nicaragua, aún después del fallo de La Haya.

Interrogada por periodistas en Managua sobre las operaciones que realizan fuerzas norteamericanos en los espacios marítimos delimitados por la Corte Internacional de Justicia (CIJ) con Colombia la embajadora Powers respondió:

“¿Sobre cómo estamos trabajando con la Fuerza Naval de Nicaragua en las operaciones antinarcóticos en los nuevos territorios de zona económica que ya tiene Nicaragua después de la decisión de la Corte de La Haya?, estamos trabajando con ellos”.

Que la embajadora de los Estados Unidos califique como “nuevos territorios de zona económica que ya tiene Nicaragua” significa, ni más ni menos, que para el Gobierno de los Estados Unidos el diferendo entre Nicaragua y Colombia es cosa juzgada y que Nicaragua tiene la soberanía sobre ellos.

En Managua la noticia fue interpretada como el reconocimiento oficial del gobierno de Estados Unidos no sólo del fallo de la Corte de La Haya, sino de la soberanía nicaragüense sobre esas aguas. Colombia no se dio por enterada.

El silencio de Colombia fue noticia en Nicaragua.  “No hubo reacción de la nación sudamericana ante reconocimiento de Estados Unidos y Rusia en torno a que patrullan con nuestro país las aguas que nos devolvió La Haya” dijo el portal el Cronista Digital al comienzo de una nota titulada “Nicaragua ejerce soberanía, Colombia disimula”

También Rusia

Según la lectura de los medios de Nicaragua, no sólo Estados Unidos reconoció la soberanía de Managua sobre esas aguas. También Rusia en un comunicado al responder a las quejas de Colombia sobre una presunta violación de su espacio aéreo y soberanía colombianas con aviones y barcos rusos.

“Nos sostenemos firmemente en que nuestra cooperación con los Estados de América Latina, inclusive en la esfera técnico-militar, no está dirigida en contra de ningún país y no apunta a alterar el equilibrio político y militar en la región. En las relaciones de Rusia con los países latinoamericanos la disposición constructiva, fundamentada en mutuo respeto, reconocimiento de la invariabilidad de las normas del derecho internacional y aspiración a buscar soluciones por vía del diálogo y la diplomacia son una constante”.

“Esto en su totalidad es aplicable a la decisión proferida por la Corte Internacional de Justicia acerca del asunto territorial mencionado”, dicen los apartes más importantes de un comunicado escrito con un muy cuidadoso y calculado lenguaje diplomático.

Creo que ante el reconocimiento del fallo de la Corte Internacional de Justicia y de la soberanía por parte de Estados Unidos, aliado “incondicional” de Colombia y de Rusia, una de potencia cercana al Gobierno de Nicaragua, es hora de que el Gobierno Colombiano nos diga la verdad a los colombianos. Cualquiera que sea.

  Share: