Los “aviones” de Aeropalestina

Por: Uriel Ortiz Soto (*)

El único “avión” que ha aterrizado en Aeropalestina, es el supersónico de Francisco José Cruz Prada, – excandidato a la Gobernación de Caldas-, que lo hizo para proveerse de combustible económico y después alzar vuelo,  para perderse en la nebulosidad de la Justicia, con las frustradas esperanzas de los siempre ingenuos Caldenses, que no obstante todo el garrote que nos han dado los corruptos, continuamos dándoles papaya.

Según los expertos Mundiales en anticorrupción, robar en el Departamento de Caldas, República de Colombia, Suramérica, es el negocio más rentable del mundo para los corruptos, puesto que, los Organismos de Control del nivel regional,- que debieran ser los campaneros permanentes y guardianes de la moral administrativa-, pareciera que estuvieran disciplinados para hacerse los pendejos y pasar de agache todos los horrores que se suceden a diario.

¿Qué pensarán los Organismos de Control, del nivel Nacional, y la Fiscalía General de la Nación, con estos delincuentes que se organizaron en clanes de consocio, para robar el futuro de nuestra región, que de muy buena fe les dio crédito, y finalmente cometieron semejante debacle financiero? Es desesperante, pero los procesos caminan a paso de tortuga.

El supersónico mayor, como queda dicho, es el de Francisco José Cruz Prada, que administró el proyecto en los primeros años, pero para peor vergüenza, aterrizó en la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca con un cargo directivo, que si el gerente de dicha Institución es persona honesta,- ante la gravedad de los hechos-, estoy seguro que lo destituirá fulminantemente. Los medios de comunicación estaremos pendientes para que esto suceda. No se justifica que un pillo de tamaña peligrosidad continúe haciendo de las suyas en la Administración Pública.

Aeropalestina, que se diseñó para despegar hacia el futuro en los mercados internacionales, no pasa de ser un elefante blanco y todo un monumento a la corrupción. Fue un proyecto que se estructuró más con visión politiquera, que técnica, pero para peor desgracia, desde su comienzo llevaba inoculado en su cerebro el terrible flagelo de la corrupción. Se asegura que en está debacle están comprometidos connotados dirigentes del Departamento de Caldas con pretensiones de poder y mando. Esperamos que los Organismos de Control del Nivel Nacional, nos ayuden a dilucidar este entuerto y de ser cierta tal aseveración, sin importar quienes sean los responsables, los colocaremos en la picota pública y seremos continuos vigilantes de los procesos judiciales y disciplinarios que se adelanten en su contra.

La obra después de habérsele invertido más de doscientos mil millones de pesos, se encuentra paralizada y las posibilidades que continúe adelante son mínimas, puesto que según expertos, es desde todo punto de vista inviable. Los terrenos no son adecuados, y los estudios financieros para su rentabilidad, no arrojan resultados satisfactorios.

Recordemos, cómo el Ex ministro de Obras Públicas, el Caldense, Germán Cardona, con justificada razón le hizo serias críticas, que no fueron tenidas en cuenta; esto quiere decir que primó más el poder de la corrupción, que el principio de autoridad y gobierno.

Para subsanar las fallas técnicas, se adoptó la construcción de los terraplenes, que en su ejecución dejó toda una estela de chanchullos y peculados, quedando finalmente en entredicho su servidumbre, no obstante, haberse invertido más de ciento ochenta mil millones de pesos. Todo parece indicar que hay que reemplazarlos por unos viaductos que costarán otras millonadas. Los chanchulleros y corruptos ya andan peleándose los contratos o haciendo alianzas estratégicas para esta nueva obra- que no son más que asociaciones para delinquir-, puesto que todo terminará en ascuas.

Pero sucede algo más grave: es que la ciudad de Palestina, se encuentra prácticamente  bloqueada por esta obra, hubo tanta improvisación, que las vías de acceso a la ciudad están totalmente taponadas. Es posible que si los cientos de perjudicados inician una acción popular ante los tribunales administrativos, podrían tener mucho éxito. Las incomodidades que se les ha ocasionado, sumados a los detrimento de patrimonio económico son incalculables.

El Presidente Santos, en reciente visita a Manizales, prometió la suma de cincuenta mil millones de pesos para la continuación de la obra de Aeropalestina, considero que este desembolso no debe darse, hasta tanto,  se tenga la absoluta certeza que va a ser terminada con el presupuesto existente.

Según entendidos en la materia, terminarla en su totalidad costará la friolera de un  billón de pesos, total que el presupuesto está en veremos. Recordemos que el costo inicial de hace diez años fue de doscientos mil millones de pesos, pero, con todas las improvisaciones, sumados los daños y perjuicios causados, más los saqueos, chanchullos y peculados de que ha sido víctima, arroja otra suma astronómica.

Como si fuera poco, el Señor Director de la Aeronáutica Civil, Santiago Castro, no quiere comprometerse con esta obra, lo que considero una falta de responsabilidad, puesto que, está dentro de sus funciones la vigilancia y control los proyectos aeroportuarios del País. Valdría la pena que los Parlamentarios de Caldas, que no estén comprometidos en la debacle financiera de la construcción de Aeropalestina, le hicieran un debate, que estoy seguro, tiene mucha culpabilidad en asunto tan delicado.

Ya escuchamos en un debate en el Congreso de la República, como la mayoría de los aeropuertos del País adolecen de fallas técnicas que ponen en evidente peligro la navegabilidad aérea y por ende la vida de los pasajeros.

 

urielos@telmex.net.co

 

 

 

  Share: