¿No quiere comer de noche? Acuéstese más temprano

Un estudio reciente ha llegado a la conclusión de que los trasnochadores tienden a ganar más peso que las personas que se van a la cama en un horario regular y duermen la noche completa.

¿Eres de los que se acuesta tarde por las noches o de aquellos que son felices si madrugan y disfrutan la luz del día? ¿Alguna vez se te ha ocurrido relacionar tus horarios de comidas con los del sueño? Toma dos minutos para reflexionar sobre esto: ¿cuándo te quedas despierto hasta muy tarde, notas si comes más o si comes diferente comparado con los días en que te acuestas antes de la medianoche?

Al respecto, un  grupo de investigadores de la Universidad de Pennsylvania, en Estados Unidos, ha detectado que las personas que se quedan despiertas hasta alrededor de las 4 de la madrugada consumen más de 550 calorías durante esas horas de la noche.

Para llegar a estos datos, los científicos monitorearon en el laboratorio los hábitos de alrededor de 200 personas que, durante cinco días seguidos, tuvieron que permanecer despiertas hasta las 4 de la madrugada y luego podían dormir sólo cuatro horas. Durante ese periodo, los participantes podían comer todo lo que quisieran.

Luego, los investigadores compararon el consumo de calorías de estos participantes con el de un grupo de control al que se le había permitido dormir bien por las noches, y que tuvo la misma comida a su disposición.

Según los resultados, que fueron publicados en la revista especializada Sleep, los hábitos alimenticios del grupo de control se mantuvo sin cambios. A diferencia de los participantes del grupo que no pudo dormir como de costumbre, ellos consumieron calorías de más entre las 10 de la noche y las 4 de la madrugada. Asimismo, tendieron a elegir comidas con más contenido en grasas durante esas horas.

Paralelamente, los investigadores notaron que esta sobre alimentación nocturna provocaba cambios hormonales. En particular, los participantes tendían a tener un aumento en los niveles de grelina, la hormona que estimula el hambre, y una disminución de la leptina, la hormona que brinda la sensación de saciedad.

Estos hallazgos se suman a otros que habían llegado a conclusiones similares. Tal fue el caso en otra investigación que fue publicada en la revista Obesity, en el año 2011, según la cual un grupo de investigadores de la Universidad de Northwestern, en Chicago, encontró que las personas que se acostaban tarde consumían un promedio de 248 calorías más por día, lo que puede llevar a aumentar hasta dos libras (un kilo) al mes.

De manera similar a los científicos de Pensilvania, estos colegas también habían notado que esas calorías de más se consumían, en general, durante la cena y a horas avanzadas de la noche. Asimismo, en comparación con los madrugadores, los noctámbulos no sólo consumían el doble de comida rápida, más gaseosas y apenas la mitad de frutas y verduras, sino que también tenían un índice de masa corporal (IMC) mayor o sea, pesaban más.

Y tú, ¿a qué hora te acuestas regularmente? Si eres de los que prefiere estar despierto hasta tarde y te preocupan esos kilos de más, tal vez perderlos pueda ser más sencillo si cambias tus horarios de sueño.

 

Vía: elmundoalinstante.com

  Share: