La mala educación en Colombia y la frescura de las respuestas oficiales frente a las Pruebas Pisa

Por: Marcos Jara *

Bogotá, 09 de Diciembre ­_RAM_ La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, (OCDE), concluyo en un estudio que evaluó a más de medio millón de jóvenes de América Latina que los escolares colombianos carecen de habilidades como ser creativos, pensar en forma crítica, hacer juicios, resolver problemas, colaborar, conectarse y competir.

Según ese estudio los estudiantes colombianos en casi un ochenta por ciento no tienen las capacidades básicas matemáticas para atender las necesidades del mundo productivo y de la sociedad global en todo su contexto.

Para Andrés Schleicher, Subdirector de Ocde de asuntos educativos, los estudiantes colombianos tienen hoy un rezago que equivale a más de cinco años de escolaridad si se comparan con los de Shanghai, China, que son los mejores del mundo. Los japoneses nos llevan cuatro años, los españoles dos y medio y los chilenos uno. En un ranking de 65, somos el número 62, es decir estamos en el fondo de la olla.

La peor parte de esta nota se la lleva el sector oficial de la educación pues según el analista Guillermo Mont, también de OCDE el gran desafío está en la calidad de los docentes. Por eso, dice este experto internacional, los educadores con mejores condiciones laborales explican un mejor rendimiento de los estudiantes en países de alto ingreso.

Ciertamente el gobierno  nacional y los gobiernos locales han estado muy entretenidos regalando tabletas y computadores, en cambio de promover la transferencia de conocimiento. Para nuestros dirigentes lo prioritario es alcanzar beneficios personales mediante la contratación pública, o tener la fotografía para la promoción mediática ahora que estamos en campaña electoral, en lugar de mejorar la calidad de los docentes y sus condiciones de trabajo, otorgándoles dignidad salarial y profesional.

Para la Ministra de Educación Nacional el resultado de este estudio de OCDE es un campanazo de Alerta, como si ya hace varias décadas no nos estuviéramos preguntando-por quién doblan las campanas- pues es evidente la responsabilidad de gobierno, la baja calidad de los maestros, la poca inversión de la cual se derivan factores socioeconómicos las mediocres prácticas pedagógicas, la corrupción y la violencia.

Duele todo esto, pero por sobre todo duele que a la frescura de la ministra se agregue el cinismo de la Directora de, Icfes, Margarita Peña, ella no cree necesaria una renovación ya que sostiene que de todas maneras el país se ha mantenido ahí. Si señora. pero en el último puesto de un ranking que constituye una gran vergüenza para el país.

*Marcos Jara, periodista, consultor en estrategia empresarial.

 

 

 

 

  Share: