“Mi vida va pa’largo, me lo dijo el doctor”

Por: César Muñoz Vargas y Eric Palacino Zamora (*) 

Bogotá, 25 de Diciembre ­_RAM_ En un ritual de introspección Diomedes se queda mirando fijamente su foto, como interpretando que el tiempo ha pasado, pero que en esencia él sigue siendo el mismo mestizo azabachado por el sol que se envuelve en prendas arhuacas para entrar en comunión con los hermanos mayores de la Sierra Nevada de Santa Marta.

El retrato, por años guardado, logra que el Cacique se encauce en un híbrido de momentos, de los buenos del pasado y de los buenos del presente. Seguramente ha habido lapsus entre el día de esa imagen memorable de la lente de Mile Castrillón, hasta hoy, cuando el Cacique de la Junta está de plácemes por el lanzamiento de su nueva producción, ‘Con mucho gusto, caray’.

Lo acompaña Luz Consuelo Martínez, su amor bogotano, a quien pretende asustar cuando en broma le suelta la noticia que el bebé de la foto es de él. Pero ella no se desestabiliza, y por el contrario, intenta recordar que igualmente ella pudo haber estado ahí. También está el hijo mayor de los dos, un adolescente que data de la época de sus amores escondidos, lo confiesa Díaz. Pero hoy la historia es diferente, y la dama es uno de los motivos del cantante para develar su regocijo con la vida.

Y es una vida que va para largo, como se lo confirmó su cardiólogo Efraín Gómez, “una eminencia nacional de los corazones en Colombia”, así lo califica el propio Díaz. Una vida que reverdece por la ternura de la pequeña Katiuska, por los sonidos de su nueva producción musical y por el éxito que han alcanzado algunos de sus incontables hijos, como Martín Elías, otro de los que heredó la destreza vocal de su progenitor y que ya es una realidad con credenciales en la escena musical vallenata.

Como en los viejos tiempos

Hay visos en el look de Diomedes y en los sonidos de su disco que remontan a sus trabajos de ‘Título de amor’ o de ‘El 26 de mayo’, que hiciera al lado deJuancho Rois. El cabello organizado hacia adelante y con flecos hacia atrás, ponen de presente a ese Cacique de la Junta anunciado con resonancia y en el mundo de las tarimas por Jaime Pérez Parodi, su locutor de cabecera.

Los compositores del nuevo álbum: Máximo Movil, Calixto Ochoa, el Chiche Maestre o Emiliano Zuleta, dejan de manifiesto que Diomedes sigue fiel al carácter raizal de su música.

Porque Diomedes creció cantando vallenatos, en contra de los mandamases envidiosos de La Junta que se atrevían a llamarlo voz de chivo para bajarlo de la nube onírica de cantante famoso, pero que en el fondo sabían que el hijo del jornalero de El Carrizal, Rafael María Díaz, de seguir así, iba a dejar callado a todo un pueblo que de tarde en tarde veía al chiquillo enjuto apostarse en la ‘ventana marroncita’ soltando nóveles versos a su primer amor.

Diomedes Díaz Maestre sigue en esa senda de la expresión tradicional, claro, con las adiciones melódicas que demandan las grabaciones modernas y que despiertan el furor de miles y miles de fieles seguidores, de los que aún conservan la costumbre solemne de ser los primeros en la tienda de discos, o de los que se valen de la comodidad de la red para sumar a su reproductor de sonido, tan rápido como sea posible, lo más reciente de sus canciones.

El intérprete guajiro sigue siendo un fenómeno. Lograr cerca de medio millón de descargas con tan sólo unos días de lanzar el disco, es la prueba de que la gente lo sigue, está pendiente de su agenda, de sus conciertos, de lo que hizo o no hizo, de lo que dijo o de lo que calló. Él continúa vigente y sabe que tiene que cuidarse, porque como lo pronosticara por allá en 1980, se debe a su fanaticada.

 Con mucho gusto, caray

Convergen en el nombre del nuevo trabajo musical su frase insignia con el caray muy cachaco y ‘El caray’ de Juan Gabriel, la canción ranchera que adaptó a las notas del acordeón. Es un homenaje de Diomedes al artista mexicano y a la música ranchera con la cual se identifica y en la que encuentra similitudes métricas con el vallenato. Pero el disco es también un homenaje de Diomedes a la capital, a su compañera, a su hermano Rafael y a otros compositores que normalmente enlistan su repertorio.

La producción es un encuentro de amigos en el que no sólo Álvaro López -el hijo de Miguel- digita el acordeón, pues también lo hace Emilianito Zuleta, su compadre. Es una fusión de voces en la que los coros son de Edgar ‘El More’ Ovalle, Walber Orozco y Carlos Huertas. Es el acompañamiento en las cajas de Rodolfo padre y de Rodolfo hijo. En otras palabras, varios de los mejores artistas, que no son de la planta de Diomedes Díaz, pero que se unieron para producir el disco que tradicionalmente se ha lanzado el 26 de mayo, aunque no fue esta vez.

Sea cualquiera la fecha, Valledupar, o el fortín del Cacique, se convierte en un hervidero cada vez que este anuncia su nuevo trabajo musical. Porque Diomedes sigue causando ese revuelo, porque nunca deja de ser noticia, porque es un ídolo indiscutible; amigo del lustrabotas y del gobernador, del mensajero y del gerente. Todos tienen que ver con él, porque sus letras pegan, su música pega. Con Diomedes el mensaje llega, logra su efecto; a través de la frase en la entrevista o el verso de la canción.

Otra vida musical

Hacia el año 1992, Diomedes Díaz grabó con Juancho Rois el álbum ‘Mi vida musical’, homónimo de un tema de su autoría en el que hace un recuento, hasta ese momento de lo que había sido su trayectoria musical al lado de cinco acordeonistas. Y de ese tiempo para acá, otros cinco ejecutores del acordeón lo han acompañado, desde Iván Zuleta hasta Álvaro López, el de la dinastía López de La Paz.

Podría pensar el Cacique en una segunda parte de aquel sabroso paseo biográfico, cómo de segundas partes se compone el nuevo repertorio. En la nueva versión de ‘Que me mate el dolor’, de Máximo Movil; en ‘El profeta’ de Edilberto Daza; en ‘Las vueltas de la vida’, de Calixto Ochoa o, incluso, en ‘El Amor bogotano’, inspirado en Luz Consuelo. La mujer que se muestra hacendosa, pendiente del artista; la que arregla su camisa y seca su sudor.

El Cacique está que se canta, lo esperan en el Cesar, en las Corralejas de Sincelejo y en el Carnaval de Barranquilla. Lo esperan por todos los lugares, porque sus canciones, las de ahora, o las de antes, hacen parte de la historia musical de Colombia y del recuerdo de millones de personas. Porque hasta el más apático hacia el género vallenato tiene al menos un álbum de Diomedes en la discoteca de la casa. Casos se han visto de rockeros consumados tarareando los clásicos del Cacique de la Junta: Así lo bautizó Rafael Orozco y así lo anuncia a todo pulmón Pérez Parodi en tarima. En efecto, ya lo están llamando.

Tocado por las gotas de sereno

Este Diomedes que nos dio la bienvenida en la sede de la empresa disquera, nos remite al hombre cálido, gran anfitrión, que hace doce años nos atendió largamente en su casa de Valledupar. Ayer el Cacique desbordaba felicidad enfundado en una camisilla que parecía tocada por las gotas de sereno de que habla en su canción ‘Chispitas de Oro’.

Se le ve revitalizado y seguramente es por la fuerza del amor reverdecido de Luz Consuelo Martínez, a quien conocimos en 1998, cuando lo visitaba, a escondidas, en su sitio de reclusión en Funza, acompañada del pequeño ‘cadete’ como llama Diomedes, al muchacho que ahora ronda los quince años y quien no se pierde detalle de los apuntes del hijo de La Junta.

Diomedes da la bienvenida a los reporteros. Suda, sonríe, pero se le ve tranquilo y dice que en buena parte su optimismo se debe a su buen estado de salud, a la protección de la Virgen del Carmen, su patrona y por supuesto a los resultados en ventas de su producción ‘Con mucho gusto’.

Dice el Cacique que sus temas preferidos son la nueva versión de ‘Me mata el dolor’, del desaparecido Máximo Movil, ‘Mi compañera’, de Emilianito Zuleta y ‘Más allá del cielo’, de Chiche Maestre, que alegra el derrotero que está tomando la carrera de Martín Elías, quien, junto con Rafael Santos, otro de los críos del cantante que han seguido sus pasos “los eduqué con valores y Dios les regaló talento para cantar”.

Diomedes Díaz Maestre, el mito, el hombre que no gusta de las entrevistas, el que atiende miles de personas cada semana, el que confiesa que a veces lo abruma el no poder tener una vida en paz. El padre prolífico que no para de sonreír. Bromea y recuerda algunas de sus primeras canciones, las que sólo escucha “de vez en cuando”.

Es el Cacique feliz con su nueva compañera Luz Consuelo, a quien le juró amor eterno frente a la Torre Eiffel, quien con devoción y esmero cuida cada detalle para que la gente tenga la mejor percepción de este artista, que hoy parece renovado y dispuesto a recuperar su imagen y la impronta de una de las figuras cimeras de la música popular de Colombia.

El Cacique de La Junta en entrevista antológica con el cronista y vallenatólogo César Muñoz Vargas

 

 

(*)

Por: César Muñoz Vargas y Eric Palacino Zamora

La Pluma & La Herida

 

(Crónica publicada en el diario El Espacio, el 22 de enero de 2012)

http://laplumalaherida.blogspot.com/

 

 

 

  Share: