Transición 2013 / 2014

Por: Uriel Ortiz Soto (*)

El 2013 terminó con un inventario de acontecimientos que si bien no se resolvieron, continúan creando expectativas para el 2014.

Son varios pero especialmente tres los acontecimientos que hacen transición del 2013 al 2014: El Proceso de Paz, con la guerrilla de la Farc y ahora en alianza con el ELN; el fallo de la Haya; y las elecciones para Congreso y Presidenciales.

Indudablemente que el proceso de Paz, que actualmente se negocia en la Habana – Cuba, ha ocupado toda la atención de los Colombianos, quienes todos los días somos más optimistas, pero, también con algunos quebrantos de desilusión, cuando los negociadores de las Farc, se salen de los feudos acordados bilateralmente con los delegados del Gobierno.

Sería engañoso desconocer que el País se encuentra a la expectativa de lo que pueda ocurrir con el Proceso de Paz, máxime ahora, que los dos grupos insurgentes: Farc y ELN, se han unido en un solo bloque para exigir que se cree un verdadero sistema democrático, como si el existente no estuviera avalado por el pueblo y regulado por Normas Constitucionales que lo rigen desde la Constitución del 91.

Considero que el Gobierno y sus negociadores deben estudiar muy bien las pretensiones de los dos grupos subversivos, puesto que si pretenden unificarse dentro del mismo diálogo que se viene adelantando, se pueden presentar graves tropiezos. No olvidemos que son dos grupos subversivos antagónicos con ideologías diferentes, que aunque siempre pretenden llegar a un mismo fin, cual es el de tratar de desestabilizar nuestras Instituciones Democráticas a través de la lucha armada,  parten de las acciones delictivas y se alimentan del: secuestro, la extorsión, el chantaje y el narcotráfico, y han incursionado en orillas diferentes, e inclusive entre ellos, se han presentado combates con saldo de muertos por el predominio de un territorio y o determinada acción delictiva de alta rentabilidad.

Total que echar estas dos ideologías en un mismo costal, para llevarlas a la mesa de negociación, sin antes haber depurado las  diferencias con cada uno de sus representantes y acordado un esquema conjunto de negociación, puede ser a la postre una bomba de tiempo que estallará en el momento menos esperado, echando por la borda los logros de un año de trabajo y desde luego los anhelos quienes queremos una paz verdadera, sincera y perdurable.

En cuanto al Fallo de la Haya, es muy importante que se sepa toda la verdad, de cual es actualmente la realidad, si es posible lograr que se revise o definitivamente hay que llegar a unos acuerdos con el Gobierno de Nicaragua. Todo parece indicar que es más que una causa perdida y que por tratar de defender lo que jurídicamente es un imposible, vamos camino a que nos impongan una serie de sanciones por incumplir un Fallo que a todas luces, justificada o injustificadamente, es causa, perdida

El panorama político  para elegir Nuevos Congresistas y Presidente de la República en el 2014, no está lo suficientemente claro: la reelección del Presidente Santos, aún no está asegurada, todo depende de una serie de situaciones que se presentarán antes de las elecciones reeleccionistas: la claridad que se le de al Proceso de Paz, así no se firme para antes de las elecciones presidenciales, pero sí que quede un panorama con visión claramente definida.     La solución al paro agrario que ante los incumplimientos por parte del Gobierno, sus organizadores han fijado un ultimátum en el sentido de reactivarlo a partir del mes de febrero. Este puede ser un punto crucial, para restarle puntos de popularidad a la Reelección del primer Mandatario. No olvidemos que como consecuencia del paro Agrario del mes de agosto su popularidad bajó a los índices más bajos.

En cuanto a las elecciones para congreso, dado el descontento de parte de los Colombianos, en relación con los resultados de la pasada legislatura y teniendo en cuenta que existe la posibilidad de que el voto en blanco prospere, es muy posible que la mayoría de los votantes opten por el voto castigo, con el fin de tener las posibilidad de renovar la clase dirigente que actualmente,- con algunas excepciones-, no pasa de ser la peor vergüenza nacional.

De otro lado, el Gobierno va a tener revisar los Tratados TLC, firmados por Colombia con varios países del Mundo. Hay que ser realistas, en lo que llevamos de TLC, especialmente con Canadá y los Estados, los resultados son muy calamitosos. Es cierto que este mecanismo es un mercado de oferta y demanda, pero, en la parte de los subsidios nuestros negociadores no tuvieron la precaución de buscar un equilibrio entre la productividad y la competitividad, para así establecer el predominio de los mercados con fundamento en los postulados de la oferta y la demanda.

Varios sectores de la producción se están viendo acorralados con los similares que ingresan de otros países signatarios del TLC, con mejor calidad y a mejores precios.

Fueron muchos los foros y seminarios que se celebraron ad portas de firmar los TLC, con Canadá y los Estados Unidos, pero es que lamentablemente los promotores no se salen del mismo discurso y las cíclicas estadísticas de exportación que vienen manejando desde hace varios años dan pie para pensar que nos falta mucho para llegar a ser competitivos.

Proexport, tiene mucho que ver en las estrategias de exportación, lamentablemente sus agentes en el exterior no pasan de ser recomendados políticos, sin ninguna experiencia en el manejo de los mercados internacionales.

Si queremos ser competitivos, lo más esencial es levantar el potencial exportador del País, por Regiones y sectores de la producción, teniendo en cuenta el Recurso Humano frente a los diferentes factores de desarrollo, si logramos este primer objetivo, podemos estar absolutamente seguros que hemos entrada a la etapa de la productividad y la competitividad con calidad y buenos precios. Pretender exportar productos sin haber agotado los anteriores enunciados no pasa de ser tarea de ingenuos.

[email protected]

 

  Share: