Cali, quieren vender parque anexo a Cañaveralejo

Por: Santiago Campo Lizarazo.—(*)

Soy un ciudadano caleño de nacimiento, interesado en el colectivo urbano de mi ciudad,  comunidad que podría  resultar afectada por  Resolución del Ministerio de Cultura, que podría dictarse a favor de otros  intereses particulares,  representados por aquellos que pretenden construir sobre área afecta a la Plaza de Toros de Cañaveralejo, otro Centro Comercial, promovido por un grupo de inversión Chileno.

Estoy del lado de quienes se oponen a construir sobre áreas que por decisión del Concejo Municipal, vocero de la ciudadanía,  decidió hace varios años mediante varios Acuerdos,  destinar el suelo a la conformación de  un Parque y como todo parque, poderlo  convertir en un recurso ambiental para los caleños.

La posición de quienes defendemos el medio ambiente y los lugares de recreación, como un derecho fundamental de los habitantes de la ciudad,  no es atacar la inversión extranjera, si llamar la atención sobre la forma en la que se esta gestionando la construcción de un centro comercial, a espaldas de la ciudad y de manera de por si, sospechosa. No de otra forma se entiende la impresionante celeridad con la cual el Ministerio de Cultura adelanta el estudio sobre este caso en el denominado Plan Especial de manejo y Protección (PEMP), cuando generalmente de tarda entre veinticuatro y más meses en entregar conceptos que posteriormente da  paso a los acuerdos a través de los cuales se realizan obras.

En Cali pretenden cambiar el uso del suelo de una zona considerada por la comunidad caleña como un parque,  y entregar el uso del suelo, modificándolo de parque a comercio. La ministra Garcés Córdoba elude el tema y argumenta que al Consejo Nacional de Patrimonio, y no a ella a quien le corresponde pronunciarse, no obstante el único hecho cierto es que es ella quien aprueba o no, las recomendaciones que se tomen en el denominado Consejo Nacional de Patrimonio, ente que además cuenta un represéntate de su despacho y que en consecuencia, obedece sus instrucciones.

La Ley 1185 de 2008  y el Decreto 763 de 2009, establecen condiciones para adoptar los PEMP entre las que figuran elementos  que se constituyen en la garantía de los ciudadanos, como por ejemplo la coordinación y la concertación con el ente territorial Municipal representado por la alcaldía de la ciudad, lo cual hasta el momento  no se ha realizado. En caso de que el Ministerio omita hacer la Concertación y Coordinación, con la Alcaldía de Cali, se estaría encausando  un indebido proceso administrativo, que involucra la responsabilidad del Ministerio, no tanto la del Consejo Nacional de Patrimonio, por ser éste un mero componente administrativo de la institución principal.

La situación que realmente causa estupor, es que solo a partir del interés de la sociedad propietaria de la Plaza de Toros y por supuesto de su eventual comprador de área que quiere construir un centro comercial en esos terrenos,  se constituyó como bien de interés cultural, la Plaza de Toros de Cañaveralejo, el 26 de junio de 2013, fecha en la cual también se inscribió el denominado PEMP  y se inició su  acelerada tramitación ante el Ministerio de Cultura, con el único propósito de aplicar la herramienta dispuesta en el Decreto  763 de 2009 y así pretermitir los intereses legítimos de la ciudadanía caleña y, poder así vender, con el impulso  del Ministerio de Cultura, las áreas afectas a la Plaza de Cañaveralejo.  La respuesta a nuestra aseveración se encuentra en el documento certificado de matricula inmobiliaria N° 370-357865, donde se lee, que a  través del oficio MC- 004593, se hizo la declaratoria de la Plaza de Toros de Cañaveralejo, como  Bien Inmueble de Interés Cultural,  (BIC), amparado en la Ley 1185 de 2008 artículo 7° numeral 1.2.,  Bien inmueble que ya en 1.995,  había sido declarado como Monumento Nacional por el Ministerio de Educación. El interrogante obligado es ¿Por qué razón o circunstancia se pasó de Monumento Nacional, así dispuesto por el Ministerio de Educación en el año 1.995, a bien de interés cultural;  la  única respuesta es que con la intervención del Ministerio de Cultura, (dirigido por la caleña Mariana Garcés Córdoba), se pretende impulsar los intereses privados en contra del interés general.

Por último, debo solicitar al Concejo de la ciudad, la Personería y al delegado de la Procuraduría para que de aunando las voluntades, suscribamos una acción popular, en contra del Ministerio de Cultura, el Consejo Nacional de Patrimonio (en caso de ser una institución por fuera del Ministerio y a todos aquellos que de una u otra forma pretendan lesionar los derechos de la comunidad y habitantes de la ciudad de Cali.

(*) Estudiante U. Libre – Cali, Colombia

 

  Share: