Millonarios, tribulaciones de un #HinchaPreocupado

 Por: Ricardo Galán.–

Los hinchas de Millonarios estamos preocupados. Muy preocupados. Las noticias y hechos que nos llegan del equipo son cada vez más desalentadores. Tanto que ya se empiezan a inquietar el Gobierno, los periodistas y los patrocinadores.

Empecemos por lo evidente. Millonarios es el único equipo del fútbol colombiano que no contrató refuerzos de respeto y los pocos que trajo vienen en calidad de préstamo. Como señala Antonio Casale en su columna de El Espectador, Nadie se explica por qué a Millonarios sólo le sirven jugadores que vengan a préstamo. El equipo más taquillero de Colombia no tiene con qué adquirir los derechos deportivos de los jugadores que quisiera y mereciera tener”. El regreso de Henríquez y Vásquez, que nos quieren vender como la gran solución, en realidad es una mala noticia porque son jugadores que no se pudieron vender a equipos del exterior.

La decisión de no invertir en jugadores de prestigio empieza a tener efectos negativos en Millonarios. Me informan fuentes de la Junta Directiva que las finanzas van mal. En enero, Millonarios perderá cerca de $600 millones, en buena parte porque el costo de los españoles, que no juegan ni hacen goles, disparó la nómina.

La venta de abonos, que el año pasado estuvo por encima de los 15 mil, apenas ha llegado a los 4 mil este año. Los hinchas no somos tontos. Sabemos que con una nómina de equipo chico no podremos competir con equipos como Nacional, Cali o Santafe que prácticamente tienen 2 o tres nóminas de primer nivel.

“A Lillo le han quedado mal quienes lo contrataron, porque para poder montar una escuadra de peso el elenco azul necesitaba reforzarse mínimo con cinco jugadores de categoría y hasta ahora eso no ha ocurrido. El departamento de compras ha sido paupérrimo y la gestión brilla por su ausencia”, anota Iván Mejía en si columna “Pago por ver”

La Junta Directiva no ha entendido que jugadores de primer nivel ganan partidos y campeonatos, llevan gente al estadio, atraen a los medios y la publicidad y venden camisetas. Menos mal. Este año tampoco tendremos incentivo para cambiar la camiseta.

¿Por qué Millonarios no quiere invertir en jugadores? Un alto funcionario del Gobierno que sigue paso a paso la gestión de la directiva del equipo azul lo explica con claridad: “Quien presume como accionista mayoritario necesita su plata para pagar deudas. Cree que con eso evita un carcelazo”.

El funcionario apoya su teoría en hechos conocidos. “Millonarios vendió a Franco y con eso le pagó la deuda al Fondo Premium de propiedad del personaje de marras. Esa caja ahora mucha falta. Ahí está el hueco. Esa plata no debió ir a pagar esa deuda que aún tenía plazo y estaba corriente. Pero para Ortíz era clave que se pagara”, me explicó un miembro de la Junta Directiva.

Y es verdad. Fueron $ 5 mil millones pagados cuando aún no existía la solidez suficiente. Había que esperar al vencimiento o capitalizar el club para pagar. Nada de eso se hizo y hoy se pagan las consecuencias. “No hay refuerzos y tenemos una nómina bastante reducida. Menor que la del torneo pasado” complementó un exdirectivo preocupado.

 ¿Cuál es la solución? El nuevo Presidente intenta convencer a la Junta Directiva de acudir a un crédito bancario. El problema es que, mientras el principal accionista esté sub júdice, a punto de ir a la cárcel y de perder todos sus bienes, incluidos los que tiene a nombre de testaferros, va a resultar muy difícil que un banco serio se aventure a prestarle plata a Millonarios.

¿Entonces, se preguntaría uno, la gestión de Felipe Gaitán apenas fue un espejismo? Es aventurado responder. En la próxima Asamblea se verán las cifras definitivas. Pero sea cual sea el resultado los hinchas y socios del más veces campeón deberíamos pensar en cambiar la actual junta directiva que sólo responde a uno de los socios.

Millonarios tiene millones de hinchas y miles de socios. No es justo que nos dejemos manipular de una sola persona cuya honorabilidad y credibilidad están en discusión. Sugiero que vayamos buscando otras alternativas no sea el diablo que tengamos que esperar otros 25 años para volver a celebrar.

  Share: