Bien jugado, bien ganado

Por: Alberto Díaz.–
Ni la terna arbitral “arrodillada” al patrocinador, ni la paupérrima dirigencia azul, ni la versión verde pálida pudieron contra el planteamiento acertado de Lillo, los jugadores y su gran hinchada. Presión, concentración, llegadas frontales con laterales rápidos y atentos, movilidad y dominio en el primer tiempo fueron las premisas para salir airoso Millonarios con golazos de Dayro y Vásquez, en jugadas sorpresivas y contundentes.
Para el segundo tiempo, el equipo azul siguió al ataque con seriedad y compromiso, la defensa se comportó a la altura (Román-Cadavid-Henríquez), Ochoa-Díaz (proyección al ataque), Vargas (impecable), Robayo (entrega). El grupo verdolaga no descifraba el esquema, atacó sin conseguir nada hasta que la media distancia le aportó el único gol de descuento. Con toque, movilidad y sorpresa Román aprovechó para anotar el tercer gol local, gracias a una habilitacion magistral de Dayro. Lilló mostró varios módulos tácticos según el ritmo del partido y abre el crédito de la “esperanza” por mejores días embajadores. Hasta los cambios funcionaron por su oportunidad (Leudo, Blanco, Asprilla). Candelo y Vásquez en lo suyo, manejo y pases-gol.
Cardona, manipulador, payaso y mal ejemplo nacional logró hacer expulsar a Vásquez de manera injusta. “Personajillos” de esa calaña le hacen mal al fútbol. El partido terminó con mucha adrenalina y un estallido de alegría y aplausos al final del partido. Wesley Lopes y M’bami, una incógnita, cuando estén en la cancha podrán exhibir su capacidad.
Se viene Pasto y Caldas, con ánimo y motivación por los próximos seis puntos.
Albiazul saludo.
  Share: