No arranca el proceso

Lo que vi en el partido de Tunja: malas entregas, improvisación, sin continuidad en el ritmo de juego, espacios en defensa, pésimo en los rebotes y centros al área, sin profundidad, equipo liviano con jóvenes improductivos (Herrera, D.Torres, Alarcón, Asprilla, J. Agudelo), sin atrevimiento, reflejo de “caos” y desorientación, jugadores que no mecanizan movimientos en la cancha, pasividad, pelotazos, posesión sin gol. Qué jartera tanta pobreza futbolística y dirigencial. Y ahora quién salva la patria?

Saludos,

Alberto Díaz

  Share: