Cinco continentes, 26 países y Brasil como Invitado de Honor la gran atracción de la versión XIV FITB

Por: Rubén Darío Mejía Sánchez.–

Bogotá, 22 de Marzo ­_RAM_ Hay una cita infaltable cada dos años en Bogotá y porque no decir en Colombia, es asistir al Festival Iberoamericano de Teatro, un evento de grandes proporciones que cuenta con los mejores grupos de teatro del mundo, una locura que solo se le podía ocurrir a la cabeza de Fanny Mickey en un momento en que el país estaba sin un rumbo muy seguro.

Fue una locura, hacer un evento que competía con la semana antes y en la Semana Santa (Semana Mayor) para el gran número de católicos y cristianos que viven en Colombia, fue una locura de verdad y los primeros que quisieron atacar la idea y acabarla, fueron los sacerdotes católicos, quienes consideraban como algo diabólico y que alejaría las gentes de ese encuentro anual con las cosas  de Dios y el recuerdo de la vida, pasión y muerte de Jesucristo.

La pelea fue peleando, pero la Colombo-argentina salió victoriosa y a la hora de la verdad, desde las altas esferas clericales, no se volvió a decir más y hasta asisten al gran espectáculo, en esa carpa bajo el cielo capitalino.

Ya comienza el Festival, todo está listo y nos encontramos a manteles, y es por ello que hablamos de la persona que está al frente de este magno evento, se trata de Ana Martha de Pizarro, quien después de la partida de este mundo material de Fanny ha sido la responsable de que la función siga, como diría su misma promotora.

Esta bogotana con alma paisa, antropóloga de la Universidad Nacional, su proyecto de vida para este año es mantener un equilibrio como el que hasta el momento ha logrado en el ámbito personal y laboral, con el apoyo de su familia, encabezada por su esposo Juan Antonio, con quien está casada hace 32 años.

Desde su vinculación al Teatro Nacional y al Festival Iberoamericano de Teatro, acompañando a su amiga Fanny Mikey (q.e.p.d.), han transcurrido 21 años, durante los cuales su vida ha está ligada a las artes escénicas con una dedicación sin tregua.

En declaraciones que ha dado a los medios de comunicación, Ana Martha, quien es bien querida en todos los sectores y respetada por su trabajo honesto y profesional, se ha mostrado segura de lo que será el éxito rotundo de la versión XIV del Festival Iberoamericano de Teatro, que tendrá grandes atracciones y de esta manera se le responderá a los amantes del teatro y a la población en general sobre la larga espera de dos años para ver nuevamente que se suba el telón y comience el espectáculo.

Se le ha visto muy emocionada en las calles capitalinas, hablando de lo que será el teatro callejero, una de las grandes atracciones y de la gran inauguración, que se tomará las calles bogotanas ojalá en una tarde y dos semanas de gran fiesta.

Ana Martha lleva en su sangre el teatro y ha sabido sacar adelante el gran legado dejado por la inmortal Fanny Mickey.

Cinco continentes, 26 países, Brasil como Invitado de Honor, 42 obras internacionales de sala y 6 de calle, 40 compañías colombianas en sala, 3 coproducciones, 6 infantiles, 24 grupos nacionales de calle, 24 eventos académicos, 29 salas, 9 parques, 2 centros comunitarios, 1 corredor cultural, 4 espacios no convencionales, la Universidad Nacional, el Palacio de los Deportes y el Coliseo El Campín, un Desfile Inaugural, la Carpa Cabaret, VIA: Ventana Internacional de las Artes Escénicas, alrededor de 300 funciones en sala, 2000 artistas y millones de espectadores le darán vida al XIV Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá CLARO que, del 4 al 20 de abril de 2014, llenará de orgullo a todo nuestro país.  Porque en esta fiesta ¡Todos tenemos que ver!

En espacios no convencionales, como el Coliseo El Campín y el Palacio de los Deportes, además de las grandes salas como el Jorge Eliécer Gaitán, el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo, se presentarán aquellos montajes que desafían la gravedad, la precisión, la tecnología y la imaginación. “Woyzeck” de Alemania, “Bodas de sangre” de Corea, “La niña dragón” de China, “Toom-Pak” de España, “Limbo” de Australia”, “La veritá” de Suiza y “8cho” de Argentina. Historias llevadas a su máxima expresión en súper producciones que serán inolvidables.

El Coliseo Cubierto el Campín será uno de los escenarios con más sorpresas en este XIV FITB Claro. Desde el 4 de abril sube el telón con “La niña dragón”, de China, interpretada por los 25 actores de la compañía Chinesse Children Arts Theatre, quienes bajo la dirección de Peter Wilson, el mismo director de la ceremonia inaugural de los Olímpicos de Sydney en el año 2000, contarán la vida de una niña que llega al mundo rodeada de los doce animales del calendario lunar chino. Una cautivante historia contada entre efectos especiales, acrobacias, grandes dragones, música y elementos de gran formato.

Desde el 11 de abril este mismo escenario presentará el estreno mundial de “Bodas de Sangre“, bajo la dirección del maestro coreano Lee Youn Taek. Esta obra clásica de García Lorca ha sido adaptada por la compañía Theatre Troupe Georipae, la misma que puso al público de pie en el pasado FITB con su versión de “Hamlet, en una propuesta que mezcla danza flamenca, canciones del sur de la provincia de Cholla, ritos coreanos, pasiones occidentales e instrumentos asiáticos. Una obra que sorprenderá por su riqueza visual, poesía y teatralidad.

Otro gran escenario del XIV FITB Claro es el Palacio de los Deportes, que empezará su programación con una descarga de adrenalina, percusión, hip-hop, parkour y música urbana cuando suba a escena la compañía española Toom-Pak. Con un espectáculo de percusión no convencional y el uso de materiales de reciclaje para su ejecución, como canecas de basura, llantas de carro, trozos de tubos, bolsas de supermercado y bidones de gasolina, este grupo ha invitado a varios en el espectáculo a artistas colombianos de break-dance y capoeira a unirse al evento. También en el Palacio de los Deportes se presentará, del 15 al 19 de abril la compañía argentina Aerial Dance Company con la obra “8cho”, un espectáculo de tango aéreo que que ha sido catalogado por el New York Times como “espectacular, sensual y asombroso”. Acompañados de una banda en vivo de acordeón, violín, contrabajo, guitarra, piano y marimba, los 12 bailarines desafiarán la gravedad para dibujar los cielos de milongas, valses y tango electrónico.

En una adaptación de Bob Wilson, con música de Tom Waits, llega la reconocida compañía alemana Thalia Theater (la misma de las aplaudidas obras “Infierno” y “La casa de Bernarda Alba) para presentarnos uno de los montajes más esperados: “Woyzeck”, con la dirección de la joven Jette Steckel. Este  musical contemporáneo se presentará en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo, y además de la presentación de una banda musical en vivo, el escenario será atravesado por una enorme malla de 2 toneladas que estará en constate movimiento computarizado, y sobre la que se desarrollará  la mayor parte de la obra. Esta versión del  Woyzeck  fue estrenada en Dinamarca en el año 2000 y no se aleja de la versión original que cuenta la historia de Friedrich Johann Franz Woyzeck, un soldado que tiene que sufrir los tratos deshumanizantes de su capitán, quien lo considera reprensible debido a su pobreza. Una obra cargada de tragedia y de viscerales actuaciones.

Y como si fuera poco, después de presentar tres de sus grandes montajes en diferentes versiones del FITB, como Nebbia (2008), Rain (2010) y Donka (2012), regresa a Colombia Daniele Finzi Pasca con una maravillosa y delicada pieza de circo contemporáneo.  “La Veritá”, al mejor estilo de Finzi Pasca, mezcla de manera magistral música en vivo, elementos de circo, clown y escenarios mágicos construidos bajo un impresionante juego de luces y en esta ocasión nos trae un telón pintado por Salvador  Dalí en 1944. La propuesta de La Veritá nos muestra un desfile de cuadros vivientes, que se estructura en forma de vodevil y se acomoda perfectamente a la revista circense ensoñadora en la  que  acróbatas, contorsionistas, clowns, músicos y equilibristas, fusionan el teatro y el circo. Esta obra se tomará el Teatro Jorge Eliecer Gaitán desde el 9 de abril y hasta el 19 del mismo mes.

 

“Las imperdibles que todos tenemos que ver”

 

Obras de Brasil, Chile, Estados Unidos, Alemania, Croacia, Finlandia, Noruega, Rusia, Suiza, Corea, Australia; y las nuevas coproducciones del teatro colombiano, serán protagonistas de la programación del XIV Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá CLARO.

Montajes arriesgados y  novedosos, actuaciones vibrantes, sofisticación en la técnica, conmovedoras historias, glamour e irreverencia, son algunas de las características que se destacan en las obras que representan lo que está sucediendo en las artes escénicas del mundo y que sin lugar a dudas se convertirán en las 17 imperdibles de esta nueva versión del Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá. Comedia negra, circo contemporáneo, cabaret, clásicos en nuevas versiones, teatro multimedia, dramas contemporáneos, danza y teatro físico que nadie se puede perder.

En abril Bogotá se transformará en la Capital del teatro del mundo pues presentará una gran variedad de obras interpretadas por compañías de más de 25 países. Esto, por supuesto trae consigo un reto para la organización pues todos estos espectáculos requieren de una impresionante exactitud técnica y un gran despliegue de producción en varios días de montaje y en diferentes escenarios de la capital. Estas son las obras que darán de qué hablar en este Festival donde “Todos tenemos que ver”.

Bob Wilson, nos demuestra una vez más por qué es uno de los grandes directores del siglo XXI con “La dama y el mar”, el clásico de Ibsen cuya adaptación fue hecha por la estadounidense Susan Sontag. Este proyecto ha llevado a Bob Wilson a dirigir la misma pieza en cinco países, con diferentes elencos de actores y en cinco idiomas distintos. Al Iberoamericano llega la versión brasilera con el SESC con un vestuario diseñado por Giorgio Armani y la escenografía del propio Wilson.

Y si de figuras se trata, al Festival contará con tres directores, creadores y/o coreógrafos de diferentes ceremonias de inauguración o clausura de varios juegos olímpicos. Entre estos se encuentra el chino Shen Wei, coreógrafo principal de la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, que llega a Bogotá para presentar dos de sus grandes creaciones de danza contemporánea: “La consagración de la primavera” con la música de Stravinsky, y “Folding” una pieza coreográfica donde se combinan cantos tradicionales tibetanos budistas con las melodías etéreas de John Tavener. Por otro lado, Daniele Finzi Pasca, creador y director de la ceremonia de clausura de los Olímpicos y la ceremonia de inauguración de los Paraolímpicos de Sochi, Rusia 2014,  regresa a Colombia con “La Verità”, una pieza de circo contemporáneo que combina el trabajo de acróbatas, contorsionistas, clowns, músicos y equilibristas en una fascinante creación que parece dibujarse sobre el telón de Salvador Dalí en forma de vodevil.

Y en una de esas delgadas fronteras de géneros, se encuentra la obra “Partir” de la compañía finlandesa WHS, una obra que recrea un ambiente misterioso en el cual se alternan el humor absurdo y la tragedia, en una experiencia que funde circo, magia, danza y diversas técnicas de las artes visuales. De Francia viene “Solos”, una obra escrita, dirigida y protagonizada por Wajdi Mouawad artista libanés nacionalizado canadiense. Esta pieza nos habla de la lucha interna que vive su protagonista consigo mismo y con sus demonios familiares. Mouawad es ampliamente reconocido por su tetralogía La sangre de las promesas de la cual, en el pasado Festival, vimos Incendios una exitosa versión mexicana de la pieza adaptada al cine en 2011, que obtuvo nominación al Premio Oscar como Mejor Película Extranjera.

El colectivo Utvalgte es una de las compañías teatrales independientes más reconocidas de Noruega. “Sombras” es un espectáculo poético, enigmático, perturbador y sorprendente sobre los recuerdos que se encuentra en el límite entre el teatro y la realidad mezclando elementos contemporáneos, el video, la música en vivo, textos dramatúrgico y material documental; este es uno de los más inquietantes y extraños textos de Jon Fosse, uno de los más destacados dramaturgos contemporáneos noruegos, considerado por muchos como el gran heredero de Ibsen. Pero tal vez uno de los montajes más vanguardistas en cuanto al uso de la multimedia en el escenario es “Historia de amor” del Teatro Cinema de Chile, que en la versión pasada del Festival nos trajo el aclamado montaje de “Gemelos”. Basada en la novela homónima del francés Régis Jauffret,  esta historia habla de la borrosa frontera entre la razón y la locura, el amor y la dominación. Un profesor secuestra a la joven Sofía, y la convierte en su víctima, mujer y madre. El lenguaje de Teatro Cinema se caracteriza por utilizar fondos y composiciones digitales, filmaciones y animaciones, que se mezclan con los elementos tradicionales de la escena teatral.

Por supuesto, no pueden faltar los grandes clásicos de la dramaturgia en originales adaptaciones contemporáneas. Entre ellos se encuentran el clásico de Eurípides “Medea” de Tomaz Pandur en coproducción con el Teatro Nacional de Zagreb. En esta ocasión se nos presenta una Medea del siglo XXI: una mujer llena de heridas, anónima que representa a las refugiadas, exiliadas y emigrantes. Igualmente se presentará la obra maestra de Shakespear.e “La tempestad” interpretada por un gran elenco de actores rusos dirigidos por el afamado director inglés Declan Donnellan, en una producción del reconocido Festival Internacional de Teatro Chéjov. El montaje ubica a los personajes en un entorno que mezcla recursos sencillos, con proyecciones y mucha agua en escena. Y para cerrar estas nuevas propuestas de obras clásicas, la compañía alemana Hamburg Thalia Theatre trae un musical contemporáneo adaptado por Bob Wilson con música en vivo, de Tom Waits,  dirigido por Jette Steckel de la obra “Woyzeck” de George Büchner. Al texto de la versión musical de Wilson estrenada en Dinamarca en 2000, ya varios directores y agrupaciones han acudido en la última década para hacer sus montajes.

Y tras presentar en el pasado FITB un original “Hamlet”, regresa una de las figuras claves de la escena coreana, Lee Youn Taek. Este maestro de las artes escénicas estrenará mundialmente en el XIV FITB su adaptación de una de las obras más emblemáticas de Federico García Lorca “Bodas de sangre”, en un gran montaje que incluye la mezcla de la cultura flamenca con las tradiciones coreanas, pasando por danzas y canciones del sur de la provincia de Cholla, y todo el drama, los celos y las pasiones de García Lorca. Y para cerrar la muestra internacional de las obras imperdibles para esta versión del Iberoamericano llega de Australia “Limbo” el cabaret de Strut & Fret, (los mismos de “Cantina”). La pieza está compuesta por sensuales coreografías acompañadas de música en vivo, es una celebración del cuerpo humano, de los límites a los que puede llegar y una invitación a vivir una fiesta, a medio camino entre el cielo y el infierno.

Colombia, como gran anfitrión no se puede quedar atrás. En esta versión destacamos tres coproducciones del Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá CLARO con diferentes compañías nacionales: “Los incontados” en conjunto con Mapa Teatro, “Matando el tiempo” con La Maldita Vanidad, y “Voz” con Exilia2 Teatro.

La coproducción del FITB con Mapa Teatro dio como resultado la tercera entrega del tríptico “Anatomía de la violencia en Colombia”,  con texto de Antonio Orlando Rodríguez y la dirección de Heidi y Rolf Abderhalden. “Los incontados”, explora la historia de una fiesta de cumpleaños, que para un padre de familia es al mismo tiempo su despedida silente y obligada con su hijo. Otra de las Coproducciones es “Matando el tiempo” escrita y dirigida por Jorge Hugo Marín, es una obra que retrata a una familia de clase alta, en un espacio no convencional, el patio de una casa, que revela los intereses y vicios ocultos de cada uno de los integrantes de la familia. La última de estas coproducciones es la comedia negra “Voz”, que propone un universo habitado por ocho personajes contradictorios, divertidos, con culpas irrefrenables y extraños deseos que representan una metáfora de la aceleración del ritmo de las ciudades en el siglo XXI, guiados por el joven director y dramaturgo Víctor Quesada.

Otra muestra de este género será la producción del Teatro Nacional y el Teatro Petra llamada “El vientre de la ballena”. Escrita, dirigida y protagonizada por Fabio Rubiano en esta particular historia, como en un reality show, el veredicto judicial se definirá por votación de los televidentes. Y los televidentes somos cada uno de nosotros. Por otro lado y como muestra del teatro gestual, la compañía La casa del silencio presenta “Kokoro” Esta obra es un lamento poético y universal, que a través el silencio rinde homenaje al amor y a la fragilidad del ser humano en un territorio hecho de papel y cartón.

La muestra nacional de cabaret de circo contemporáneo estará a cargo de La gata cirko con su obra “Las 7 vidas del gato”. En ella el virtuosismo, el riesgo y el humor son los principales componentes de una puesta en escena variada y divertida. La cotidianidad llevada a la acrobacia en un espectáculo de humor, circo y seducción a cargo de una de las compañías colombianas que más ha experimentado en el género del nuevo circo en el país

También por Colombia, la compañía de John Alex Toro estará presentando “La señorita Julia”, con la dirección de Lorenzo Montanini. Esta poderosa obra sobre el amor, la lujuria y la lucha de clases, es un drama con visos trágicos, escrito por August Strindberg a finales del siglo XIX que presenta la historia de la señorita Julia y Juan, su sirviente, quienes una noche de verano tendrán un encuentro que cambiará sus vidas para siempre. Con música en vivo y actuada en inglés y en español, “La señorita Julia” provoca un choque de culturas que combina una alta exigencia física con un exquisito texto naturalista.

Así que todos pueden empezar a anotar sus preferencias para no perderse ni una sola de las obras mencionadas que son solo el abrebocas de lo que serán los mejores 17 días del año, con los montajes teatrales más espectaculares de la escena mundial de la actualidad. Una fiesta donde “Todos tenemos que ver”.

De República Checa, Sudáfrica, Venezuela y Colombia llegan nueve obras para abrir los ojos, la mente, el corazón; obras que nos hacen reflexionar, que ponen el dedo en la llaga y se atreven a hablar sobre esos temas que algunos quieren callar.

Por ser montajes con posturas poco convencionales para la sociedad actual y por ser críticos de las guerras, las banalidades, los prejuicios morales y los poderes públicos y privados, estas obras se catalogan como aquellas que darán mucho de qué hablar. “Europeana”, “Ubú y la comisión de la verdad”, “Stop Kiss”, “Los incontados: Un tríptico”, “La controversia de Valladolid”, “Historia del fin del mundo”, “Los hijos del continente”, “Voces de la memoria” y “El vientre de la ballena”; sin duda alguna nos adentrarán en la perfecta conjugación de la sátira, la denuncia, el documental y el teatro contemporáneo.

 

A partir de temáticas que pocos se atreven a tocar, el teatro contemporáneo, el documental, el testimonial y la denuncia; se hacen presente en aquellas piezas teatrales que permiten cuestionarse, debatir y liberarse de prejuicios. Situaciones en donde se contrastan poderes políticos y sociales, piezas que pretenden que el espectador se convierta en un ojo crítico e inquisidor, y que a partir de ellas se creen nuevas perspectivas tanto del pasado como del contexto actual.

Desde República Checa llega “Europeana”, basada en la novela homónima de Ouredník Patrick, en donde con una mordaz ironía hace un comentario devastador del siglo pasado, de la Unión Europea, y sus consecuencias; un relato que no respeta ninguna linealidad cronológica y no busca ningún vínculo de causa y efecto. Influenciada en el cine, esta pieza del director Jan Mikulášek, incluye también el contrapunto musical y el desarrollo paralelo de la acción. La obra estiliza lo grotesco y representa una historia que debe meditarse desde la contemporaneidad, dando así una nueva perspectiva al pasado.

De Sudáfrica llega “Ubú y la comisión de la verdad”, original de Alfred Jarry, esta versión de William Kentdrige se basa en las audiencias de la Comisión para la verdad y la reconciliación de Sudáfrica, y contextualiza todo el proceso de ésta, la cual fue de vital importancia para la resolución del conflicto y la asistencia de las víctimas. La Handspring Puppet Company, con su trabajo basado en marionetas, objetos que cobran vida, música, animación y documental, logrará que el espectador tenga una perspectiva del actual proceso de paz de nuestro país, a través de una visión histórica y artística.

Original de la escritora norteamericana Diana Son, esta versión venezolana de “Stop Kiss”, dirigida por Consuelo Trum, nos presenta la historia de Callie y Sara, dos jóvenes cuya amistad se transforma al descubrir a través de un beso un poco más de ellas. Esta historia desencadena un ataque homofóbico, que deja a una de ellas en coma y a la otra enredada con una ola de emociones encontradas.

La cuota colombiana estará a cargo de seis grupos, que más que narrar una historia, pretenden sumergir al público en un pasado, del cual muchas veces no se tiene memoria. “Los incontados: Un tríptico”, coproducción del FITB y Mapa Teatro, dirigida por Heidi y Rolf Abderhalden, desarrolla la historia en tres fiestas, una pública, una privada y una íntima. Este montaje de fiestas, instalado en tres dispositivos consecutivos, que el espectador descubrirá progresivamente, permite identificar tres caras de la violencia colombiana. El tríptico, compone una mezcla de archivos, testimonios, documentos reales y ficticios, actores y testigos; sonidos procesados y música en vivo; una conjugación del realismo y la fantasía.

La controversia de Valladolid, recrea el debate que sostuvieron Fray Bartolomé de las Casas y Ginés de Sepúlveda en 1542, quienes en un juicio controversial y bastante emotivo, luchaban por la idea de si los indígenas poseían alma o no. El escenario se convierte en un ring de boxeo-dialéctico en el que cada contrincante expone y justifica argumentos válidos a través de ideas éticas, filosóficas y religiosas. Dirigida por Daniel Soulier, y coproducida por el Ministerio de Cultura de Colombia y la Alianza Colombo-Francesa, esta obra se catalogó como una de las mejores durante el año 2012.

A través de una metáfora de la destrucción final, y de las cíclicas y crueles catástrofes que se repiten, llega “Historia del fin del mundo”. Dirigida y adaptada por Misael Torres, esta pieza conjuga relatos de viajeros, que desde la colonia se han deslumbrado con la belleza de Colombia, con aquellos testimonios de quienes vivieron las masacres ocurridas en Trujillo y Caloto. Aquí, Ensamblaje Teatro, pretende combatir el olvido de un país acostumbrado al horror y anestesiado frente a la violencia.

 

A partir de la lectura del tercer tomo del libro ‘Memorias de fuego’ de Eduardo Galeano, Gianluca Barbadori realiza el montaje de “Hijos del continente”, una historia comprometida con tres elementos fundamentales: identidad, memoria y recuerdos. La narración recorre tanto los episodios de los países, como de aquellos quienes han habitado ese territorio a lo largo de los siglos. Golpes de estado, sumisión a los poderes económicos, invasiones, traiciones, intereses sociales, artistas, periodistas, jueces, personajes públicos, indígenas perseguidos; el analfabetismo y la miseria; la esperanza, la lucha, son hechos que se repiten en todos los países de Latinoamérica, y que con esta obra generarán en el público recuerdos, asociaciones y evocaciones de momentos históricos individuales y colectivos.

“Voces de la memoria” pretende ser la voz de aquellas mujeres sometidas al silencio, que por miedo a una sociedad machista han olvidado el verdadero poder que hay dentro de ellas como madres, hijas, esposas y profesionales. Con la dirección de Eduardo Arturo Guevara, esta puesta en escena, en forma de teatro testimonial, espera que el público tome partido y acción sobre todos los tipos de violencia a los que son sometidas a diario.

Y para cerrar con broche de oro una pieza mordaz, moderna, polémica, que pretende ser reality para seducir al espectador a través de la risa y convertirlo en su cómplice, testigo y juez: “El vientre de la ballena”, escrita y dirigida por Fabio Rubiano, nos habla del abuso en todos los niveles. En tono de comedia negra, con tintes de crónica roja, explora controversialmente temas como el tráfico de órganos, las apariciones de la virgen, los proxenetas, los veredictos judiciales a disposición de los televidentes y el alquiler de vientres; sin duda alguna historias que surgen de la propia realidad actual y que generarán en el público una risa con aliento de crueldad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Share: