“Andrés Uriel murió, pero no se fue”, Álvaro Uribe Vélez

Por: Álvaro Uribe Vélez.–

 “Andrés Uriel murió pero no se fue, su camino será el mismo. Su señora madre, hermanos y sobrinos seguirán con su protección. Quienes fueron sus alumnos se inspirarán en el recuerdo de sus cátedras, los estudiantes encontrarán un motivo de admiración cuando les cuenten sobre la erudición y pedagogía de quién fuera varias veces exaltado como profesor excelencia. Los matemáticos lo imitarán en la manera como alternaba esta disciplina con la historia, la filosofía, las humanidades todas. Los ingenieros lo recordarán con respeto y sus críticos reconocerán su transparencia.

Su obra será vista con agrado porque su tesón la sacó adelante en una Patria que carecía de recursos y de proyectos, con la firmas de ingeniería debilitadas, con déficit de maquinaria y abundancia de litigios, que sabía superar con maestría y el sello de su rectitud. Difícilmente lo olvidarán los interlocutores de sus debates pero siempre lo añorarán los alcaldes de los pequeños municipios.

Era una personalidad bondadosa que nació en un pueblo de Antioquia y amó a toda la Patria, cuyas quebradas y ríos estaban dibujados en su mente. Murió en su felicidad de los días santos. Estará con Gabo iniciando un nuevo diálogo sobre los más de cien años que separan las visitas de los gitanos a Aracataca y la llegada de la Rut.

  Share: