Desarrollo Rural Integrado

Por: Uriel Ortiz Soto (*)

Es muy satisfactorio que las mesas de negociación para el Acuerdo de Paz, tanto del Gobierno como de la Farc, estén en sintonía con el proyecto: Desarrollo Rural Integrado, propuesto varias veces por el Suscrito a través de esta columna.

Lo primero que debe hacer el Gobierno es reestructurar el Banco Agrario, con el fin de rescatarlo de la corrupción y el manejo politiquero en que se encuentra. Pese a las denuncias que hemos hecho con nombres propios, el mutismo continúa siendo cómplice y por orden de su Presidente Alvaro Navas, a los funcionarios implicados  les está prohibido dar explicaciones, esto quedó comprobado con el caso de Banacol, entre otros.

Debemos aceptar que el sector rural de nuestro País, adolece de sinnúmero de problemas represados desde décadas atrás, donde la indolencia del Estado, la corrupción, pero, también los grupos delincuenciales, y organizaciones al margen de la Ley, han sido sus principales protagonistas.

El Sector Rural, se encuentra atravesando la peor crisis de toda su historia, decir lo contrario, sería como tapar el sol con las manos e impedir que las soluciones se concreten en forma adecuada y permanente. No podemos seguir contentando a nuestros Campesinos con paños de agua tibia.

Por eso se requiere con urgencia la formulación del programa: Desarrollo Rural Integrado, donde convergen tanto el recurso humano, frente a los diferentes procesos de desarrollo, como los programas de agroindustrialización y posterior comercialización, Seguir aportando soluciones a medias, que solo sirven para distraer el hambre y la miseria de nuestros campesinos por unos meses, para que después, una vez agotada la temporalidad se regrese a lo mismo, y sea necesario empezar de cero, es la peor estupidez que pueda cometer Gobierno alguno. Los campesinos están lo suficientemente concientizados y saben hacia dónde van.

El Gobierno debe entender que además de poner el Sector Agropecuario en orden, se requiere volverlo productivo no solamente para el Estado mismo, sino también para sus campesinos, que en últimas son sus principales protagonistas. Lamentablemente en épocas de campañas electorales los candidatos de turno se rasgan las vestiduras criticando a sus antecesores por su mal manejo, pero, a nadie se le ha ocurrido presentar un plan modelo: Desarrollo Rural Integrado.

Hace pocos días escuchamos al doctor Enrique Peñaloza candidato de los Verdes, diciendo, que de llegar a la presidencia de la República, constituiría el Ministerio de Bienestar Rural, por bien intencionada que sea esta propuesta, no deja de ser descabellada, el Sector Rural en Colombia, está asfixiado de una serie de entidades inoperantes, que antes por el contrario obstaculizan su normal desarrollo.

Lo más saludable es pensar en dos frentes:

1º- Reordenar el Sector Agrario que conllevaría las siguientes etapas,

a)     Regreso del Campesino al campo: todos sabemos que son más de cinco millones los que se encuentran en las áreas urbanas, reforzando los cinturones de miseria como consecuencia de la poca rentabilidad, la violencia y los desplazamientos forzados.

b)     Vivienda Rural Campesina: esta ha sido una de las banderas mas mentirosas de todos los gobiernos, son muchos los programas que se proyectan en tal sentido, pero finalmente caen en manos de contratistas ladrones que  no cumplen con la  construcción, sin que nada pase.

c)     Servicios Públicos Rurales: son miles las veredas que en los actuales momentos se encuentran en la penumbra y consumiendo aguas estancadas, con grave perjuicio para la salud de sus habitantes. Las redes de electrificación aún continúan sin extenderse, que con urgencia se requieren para el desarrollo de sus actividades agrícolas.

d)     Vías de Penetración: son miles los casos de campesinos, que tienen que dejar perder sus productos, cosechados con tanto sacrificio, puesto que, traerlos a las plazas de mercado, vale más que el producto mismo.

e)     Servicio Social Campesino: se debe buscar a toda costa que el campesino, por el solo hecho de serlo, previa comprobación de su identidad, disfrute de una prebenda mensual, para la salud y educación de su familia.

f)      Seguro Social Campesino: El Campesino por el solo hecho de serlo, debe también tener una afiliación por parte del Estado, para cotizar a un fondo de pensión y así mismo una póliza de seguro funerario para él y su familia.

g)     Fondo de Pensión para el Campesino: llegó la hora para que se cree el Fondo de Pensión para el campesino, el cual deberá ser cotizado en parte por el usuario y en parte por el Gobierno.

2- Ley Marco Agroindustrial: como nos encontramos en los tiempos del TLC, debemos adaptar la producción rural, para ser exportada a los mercados internacionales, con los cuales se han firmado Tratados. Para lograr este objetivo se requiere que a través del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, se implementen programas de agroindustrialización, para lograr este objetivo se requiere:

a-     Levantar el potencial exportador por Departamentos y Municipios, esto quiere decir enumerando los productos sujetos de exportación con sus respectivas fichas técnicas.

b-     Evaluar el Recursos Humano frente a los diferentes procesos de desarrollo, con el fin de encadenarlos con los programas de alianzas estratégicas.

c-     Aplicar el método de identidad campesina, tendiente a fortalecer la mano de obra y tecnificarla de conformidad con las exigencias de los mercados externos.

d-     Crear y fortalecer las Cooperativas Agroindustriales, fomentando los productos de mayor trascendencia en el comercio internacional.

Es un grave error que nuestros gobiernos piensen únicamente en incrementar la producción primaria, sin buscar canales de agroindustrialización y finalmente de comercialización. Tenemos que aceptar que en esta materia estamos en pañales, nuestros pequeños y medianos productores, la mayoría de las veces, no encuentran qué hacer con sus productos, puesto que se han quedado en la etapa primaria, es decir sin ser agroindustrializados.

Por último, se requiere que el Estado se acerque más al Sector Rural, eliminando tanta intermediación a través de las llamadas: federaciones, fundaciones y asociaciones, que lo único que hacen es dilapidar los recursos para pequeños y medianos productores.

“No olvidemos que la Paz vendrá del Campo”

 

[email protected]

[email protected]

 

  Share: