El esfuerzo

Por: Esteban Jaramillo.–

Bogotá, 13 de Abril ­_RAM_ En su libro “la motivación como estrategia”, Diego Simeone hace énfasis en la confianza grupal y la autoestima personal. Dice, que construye sus triunfos desde el corazón, la fe, la gestión y el convencimiento. Su presencia en la semifinal de champions y su liderazgo en la liga española, son pruebas inequívocas de su credo.

En la copa, con estos y otros argumentos, Nacional, en un juego emocional, mereció una destacada valoración colectiva por sus aportes, encontró los espacios soñados y liquido con insospechada autoridad a su rival, demostrando que en el fútbol actual no se gana sin esfuerzo. Fue un magnífico trabajo en un ambiente cargado de escepticismo entre sus seguidores, en el grupo de mayores exigencias y en contravía de los caprichos arbitrales que por poco lo sacan de competencia.

Al Cali, por su parte, se lo llevo la corriente, porque nunca entendió la envergadura del torneo en el que estaba, con irrespeto para aquellas viejas gestas, aquellos bellos equipos, aquellos incomparables dirigentes que le dieron brillo en el pasado. El Cali perdió desde adentro, demostrando una incapacidad reveladora: nunca pudo ganar los partidos con fútbol y con goles, ni pudo escapar a las reyertas intestinas de los directivos.

Santa fe prescindió de la calidad de su bagaje técnico contra rivales modestos, evidenció la insuficiencia de su juego individual, entre ensayos e improvisaciones.

Jugo sin estratega, sin consistencia, sin calidad, envenenado en su interior. De aquel equipo fervoroso y mandón del reciente pasado, que se batía con fiereza contra cualquier rival, poco se vio. Fracturado el vestuario, no encontró valores diferenciales porque esta vez el idioma elegido era verbal y no futbolístico y el protagonismo se regodeo fuera del estadio y no dentro de el.

Como los equipos de Simeone, en los que manda la motivación y la estrategia, Nacional fue al rescate del futbol Colombiano, a nivel de clubes. La motivación, una de esas leyes secretas que tiene el fútbol, que da pie a la actitud: sin ella, imposible ganar.

“prefiero el atrevimiento y la valentía. La desidia y la pasividad no tienen hueco en mi proyecto”, sentencia Simeone” Nacional creyó en sí mismo, en su entrenador, en la idea trabajada. Santa Fe y Cali extraviaron el guión… o no lo tenían.

PD: “hasta en el diccionario, el termino esfuerzo esta primero que el éxito”.

  Share: