Falleció Gabriel García Márquez

Ciudad de México, 17 de Abril ­_RAM_El premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez falleció hoy a sus 87 años, en Ciudad de México, el nacido en Aracataca estuvo en las últimos semanas internado en un centro médico del país debido a una fuerte pulmonía y problemas en sus vías urinarias.

García Márquez ingresó el pasado 31 de mayo a un hospital de la capital mexicana con un cuadro de deshidratación y un proceso infeccioso pulmonar pero nunca estuvo en la sección de urgencias, dijo a periodistas su hijo Gonzalo García Barcha.

Posteriormente el 8 de abril fue dado de alta bajo restricciones médicas debido a su avanzada edad que agravaban su situación, el mismo día la secretaria de Salud, Mercedes Juan López, dijo que tenía reportes de que García Márquez había superado la parte crítica de un cuadro de neumonía.

Según reseña El Universal de México, hace más de una década Márquez libró una batalla contra el cáncer linfático. Doce años después, el cáncer invadió otras partes de su cuerpo. Pulmón, ganglios e hígado están siendo afectados. Ante el diagnóstico, por acuerdo familiar y médico, el autor de Cien años de soledad, radicado en México desde hace más de 50 años, estaba fuera de alcance de un tratamiento oncológico.

Recuerda que el Nobel de Literatura, tras 9 días internado, fue dado de alta del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”, del que Gabo es paciente desde 2010, y señala que “ahora será atendido por médicos de esa institución sólo para mejorar sus condiciones generales, a través de cuidados paliativos”.

La decisión fue tomada con base en su edad, de 87 años, y por los órganos que ha comprometido el cáncer. Además, a este diagnóstico se suma una serie de padecimientos generales del escritor, algunos de ellos también propios de su edad, puntualiza el diario.

En todo este proceso – afirma — el escritor se ha mantenido, en términos generales, tranquilo, con episodios derivados del mal de Alzheimer diagnosticado en 2006.

El Universal subraya que la noticia de que padecía cáncer trascendió a la opinión pública a principios de este siglo y por aquellos años comenzó a circular un texto de presunta despedida, entonces el novelista desmintió su autoría y habló públicamente sobre su padecimiento.

“Hace más de un año fui sometido a un tratamiento de tres meses contra un linfoma, y hoy me sorprendo yo mismo de la enorme lotería que ha sido ese tropiezo en mi vida. Por el temor de no tener tiempo para terminar los tres tomos de mis memorias y dos libros de cuentos que tenía a medias, reduje al mínimo las relaciones con mis amigos, desconecté el teléfono, cancelé los viajes y toda clase de compromisos pendientes y futuros, y me encerré a escribir todos los días sin interrupción desde las ocho de la mañana hasta las dos de la tarde. Durante ese tiempo, ya sin medicinas de ninguna clase, mis relaciones con los médicos se redujeron a controles anuales y a una dieta sencilla para no pasarme de peso. Mientras tanto, regresé al periodismo, volví a mi vicio favorito de la música y me puse al día en mis lecturas atrasadas”.

En la misma entrevista, García Márquez se refiere al poema titulado La marioneta, que le fue atribuido por el diario peruano La República a modo de despedida por su inminente muerte, desmintiendo tal información. Negó ser el autor del poema y aclaró que «el verdadero autor es un joven ventrílocuo mexicano que lo escribió para su muñeco», refiriéndose al ventrílocuo mexicano Johnny Welch.

Años después, se inició el rumor sobre su posible Alzheimer. Conocidos y amigos comenzaron a dar testimonio de los cambios en el escritor, pero personas allegadas a él, como su agente literario, Carmen Balcells, matizaron la información. Hace dos años, en julio de 2012, Jaime García Márquez, hermano del escritor, reveló en una conferencia que se realizó en Cartagena, Colombia, como parte de la Ruta Quetzal BBVA, que “Gabo” padecía “demencia senil” como casi toda su familia.

La declaración fue inmediatamente rechazada por el titular de la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano, Jaime Abello, quien dijo que no había ningún diagnóstico que lo confirmara. A esa negativa se sumaron las de amigos y colegas del escritor.

En los últimos años, las apariciones públicas de García Márquez disminuyeron, las más recientes son la inauguración de un boliche en Santa Fe, en septiembre de 2013, en donde fue fotografiado, días después se le vio en el centro comercial Perisur, en la ciudad de México, en donde se tomó algunas fotografías con admiradores.

La última fue el 6 de marzo, cuando salió un momento de su domicilio para recibir las felicitaciones de cumpleaños de los periodistas y de algunos lectores. Su semblante era tranquilo y de buen humor.

García Márquez nació el en Aracataca, el 6 de marzo de 1927, pero su notoriedad mundial comienza cuando publicó Cien años de soledad en junio de 1967 y en una semana vendió 8.000 copias. De allí en adelante el éxito fue asegurado y la novela vendió una nueva edición cada semana, pasando a vender medio millón de copias en tres años.

Fue traducido a más de veinticuatro idiomas y ganó cuatro premios internacionales. El éxito había llegado por fin y el escritor tenía 40 años cuando el mundo aprendió su nombre. Por la correspondencia de admiradores, los premios, entrevistas, las comparecencias era obvio que su vida había cambiado. En 1969, la novela ganó el Chianchiano Aprecia en Italia y fue denominado el mejor Libro Extranjero en Francia. En 1970, fue publicado en inglés y fue escogido como uno de los mejores doce libros del año en Estados Unidos. Dos años después le fue concedido el Premio Rómulo Gallegos y el Premio Neustadt y en 1971 Mario Vargas Llosa publicó un libro acerca de su vida y obra. Para contradecir toda esta exhibición, García Márquez regresó simplemente a la escritura. Decidido a escribir acerca de un dictador, se trasladó con su familia a Barcelona, España, que pasaba sus últimos años bajo el régimen de Francisco Franco.

Recibió el Premio Nobel de Literatura en 1982, según la laudatoria de la Academia Sueca, «por sus novelas e historias cortas, en las que lo fantástico y lo real son combinados en un tranquilo mundo de imaginación rica, reflejando la vida y los conflictos de un continente.

También fue figura en el periodismo Gabriel García Márquez comenzó su carrera como mientras estudiaba derecho en la universidad. En 1948 y 1949 escribió para el diario El Universal de Cartagena. Desde 1950 hasta 1952, escribió una «caprichosa» columna con el seudónimo de «Septimus» para el periódico local El Heraldo de Barranquilla.

En 2002, García Márquez publicó el libro de memorias Vivir para contarla, el primero de los tres volúmenes de sus memorias.

“Empieza con la vida de mis abuelos maternos y los amores de mi padre y mi madre a principios del siglo, y termina en 1955 cuando publiqué mi primer libro, La hojarasca, hasta viajar a Europa como corresponsal de El Espectador. El segundo volumen seguirá hasta la publicación de Cien años de soledad, más de veinte años después. El tercero tendrá un formato distinto, y sólo serán los recuerdos de mis relaciones personales con seis o siete presidentes de distintos países.18

La novela, Memoria de mis putas tristes, apareció en 2004 y es una historia de amor que sigue el romance de un hombre de noventa años y su pubescente concubina” indicó Márquez.

 

  Share: