Fútbol en paz, convivencia y tolerancia!

Por: José Pérez, hincha azul.—

Medellín.– Como se ha vuelto una costumbre en los últimos años, estuve acompañando a Millos en tierras antioqueñas y pese a la derrota, salgo contento porque una vez más, pude ver en vivo a mi Azul querido. Aquí un pequeño recuento de lo que vi antes, durante y después del partido con lo bueno, lo malo y lo feo.

Antes, a las afueras del estadio, se respiraba un ambiente tranquilo, sin tensiones y preocupaciones. Lo bueno, poder ir a fútbol de esta manera. Incluso, asistí con un amigo, que a pesar de no ser de Millos, es amante del buen fútbol.

Antes, pese a ser uno de los clásicos del fútbol colombiano, poca asistencia de público, llegaron 6372 espectadores (dato oficial, publicado en el tablero electrónico del estadio) de los cuales, unos 1000 eran de Millonarios (distribuidos en varios sectores de la tribuna occidental y la “barra brava” en lateral sur). Lo bueno, que la Alcaldía de Medellín haya levantado la medida del cierre de fronteras para visitantes y que muchos simpatizantes del Equipo, hubieran podido lucir la camiseta embajadora.

Antes de empezar el partido, los jugadores azules se acercaron al banco del Medellín y saludaron efusivamente a Hernán Torres y a Darío Sierra. Lo bueno, el gesto y el agradecimiento hacia dos personas que se “clavaron” en el corazón del hincha azul.

Durante el primer tiempo, un Millos proponiendo y encima de su rival. Lo bueno, el buen comportamiento de la mayoría de jugadores en el terreno de juego y a un Dayro Moreno dinámico y como siempre, generando peligro en el arco rival.

Durante el segundo tiempo, un Medellín que con muy poco, marcó dos goles y ganó el partido. Lo malo, el error de Delgado (aunque se le perdona, por lo grande que ha sido y lo que le ha dado a Millos). Lo bueno de esa falla, es que le sirve para tener más precaución en futuras jugadas y no arriesgar tanto.

Durante el segundo tiempo, ante el relevo de Juan Esteban Ortiz, la afición (tanto de Millos como del Medellín), lo aplaudió. Lo bueno, reconocen la buena labor de un jugador que le ha dado alegrías a ambas parcialidades.

Después del empate de Millos (minuto 77), la Policía, faltando 10 minutos para terminar el partido, sacó del estadio a la “barra brava” visitante. Lo feo, no dejarlos ver el partido completo, venir desde Bogotá y sacarlos, no es justo. Lo lógico es que cuando termine el partido, dejen salir primero a la hinchada foránea, esperar unos 15 minutos y después, dejar salir a los locales.

Después de finalizar el partido, aunque se pierde, queda la tranquilidad que el Equipo ya está clasificado. Lo malo, se perdió el invicto y la posibilidad de llegar a la punta. Lo bueno, el primer gol del brasileño Wesley Lopes Da Silva con Millos.

Después, a la salida del estadio, se vivió el mismo ambiente del principio. Lo bueno, que el fútbol se vivió en paz y que se hayan entremezclado hinchas de ambos equipos. Eso es lo que queremos en todo el país: fútbol en paz, convivencia y tolerancia!

Millonarios, alguna vez, EL MEJOR DEL MUNDO!

PD: En el historial, ambos equipos han jugado 204 partidos, con 83 triunfos para Millos, 56 para Medellín y 65 empates.  Hoy por fin, hubo un ganador, ya que los últimos 5 enfrentamientos habían quedado empatados.

 

  Share: