Guerra por el agua

Epígrafe

  • “Olvidamos que el ciclo del agua y el ciclo de la vida son uno mismo”.Jacques Y. Cousteau

Por: Lorena Rubiano Fajardo.–

Bogotá, 13 de Abril ­_RAM_ Felizmente,  cada día, cada hora que pasa se acentúa más la conciencia de los colombianos y del mundo en el sentido de que hay que defender, al precio que sea, nuestros recursos naturales. El tema de esta semana ha sido la protección a nuestras fuentes acuíferas, las ya moribundas quebradas y riachuelos que tristes van con su precioso producto a ser víctimas de la codicia de multinacionales extranjeras, que vienen por un poco de riqueza, para dejarnos el agua contaminada y mucha pobreza.

Más temprano que tarde, el precioso líquido, el agua, será motivo de nuevos conflictos, cuando ya estemos ciertos de que hemos destruido la mayor parte de estas fuentes.

Según estadísticas mundiales, unos 700 millones de personas en 43 países, no tienen agua y esa cifra superará los tres mil millones, en diez años debido al cambio climático y al incremento de la población del planeta. Ya en algunos países de África el tema del agua es un problema de seguridad nacional, porque en cualquier momento pueden estallar crisis y guerras por la falta de este elemento básico para la supervivencia humana.

Por esta razón, el agua, apoyamos con energía las protestas de los habitantes de Neiva, que se unieron sin distingos políticos para protestar contra una licencia otorgada a la multinacional Alange Energy para la exploración de petróleo en el cauce del río Las Ceibas, desde  el páramo de Miraflores que surte de agua a esta capital y representa uno de los recursos hídricos más grandes del Departamento del Huila. Víctor Hugo Trujillo Peralta, líder social del Huila, denuncia que el Ministerio de Ambiente entregó la licencia a esta compañía para que efectúe un trabajo en 58 mil hectáreas y 19 mil de ellas son zona de protección.

Sobre la cuenca habitan más de 600 familias que deben ser instruidas y apoyadas para hacer un desarrollo sostenible y amigable con el medio ambiente y proteger así la fuente hídrica de más de 350.000 mil personas.

De manera que debemos crear una gran red nacional en defensa de nuestros recursos hídricos para que los habitantes de Cajamarca y Piedras en el Tolima, el páramo de Santurbán en Santander, las tribus wayuu en el río Ranchería en La Guajira, Paz de Ariporo en Casanare y los del lago de Tota, sientan el apoyo nacional en su defensa del agua.

[email protected]

 

  Share: