Nuevas evidencias de corrupción en Banco Agrario

Por: Uriel Ortiz Soto (*)

Pasadas las elecciones parlamentarias, las evidencias de corrupción saltan a la vista: El Banco Agrario, fue el principal promotor financiero de las curules en la Costa Atlántica y del Caribe.

Con razón el Gobierno está en ascuas para dar cumplimiento a lo acordado con los promotores del paro agrario del 2013, las arcas del sector rural que reposan básicamente en el Banco Agrario, están más que saqueadas, por sostener contratos leoninos, acomodados y nóminas paralelas e innecesarias de los politiqueros de turno. La orgía de nombramientos y contratos turbios para respaldar candidatos al Congreso, fue algo escabroso. El 30% de los Senadores elegidos el pasado 9 de Marzo son de la Costa Atlántica y del Caribe.  

Aunque el Presidente del Banco Agrario, Alvaro Navas, en respuesta a nuestra columna del 11 de diciembre, trata de eludir responsabilidades respeto a los casos denunciados, es nuestra obligación moral y periodística a través de esta nueva columna, previas las investigaciones realizadas, entregar a los Colombianos, otra serie de irregularidades que se continúan cometiendo y que han sido denunciadas por funcionarios de la entidad, pero muy especialmente por ex funcionarios  víctimas de abuso de autoridad y acoso laboral de parte de sus superiores.

En nuestro poder reposa la carpeta del ex funcionario William Hernández López Delgado, que no obstante su delicado estado de salud certificada por los médicos, fue despedido y hasta la fecha no le han reconocido indemnización alguna, ni mucho menos sus prestaciones sociales.

El Banco Agrario, no puede seguir en manos de politiqueros, debe ser manejado por un ejecutivo bancario, que realmente conozca cuales son sus funciones específicas, pero, lo más importante, los parámetros de la nueva Ley de Desarrollo Rural Integrado, que hace tránsito en el Congreso de la República, con el fin de satisfacer las exigencias del paro Nacional Agrario de agosto del 2013, y que en virtud a los incumplimientos del Gobierno, muy posiblemente se reactive para finales de abril del 2014.

Las políticas del Sector Rural, dada la implementación de los TLC, con diferentes países del Mundo, donde los pequeños y medianos productores tienen la oportunidad de exportar sus productos, deben ser entendibles desde el punto de vista de un manejo estructural, para que sus gerentes Regionales y Municipales sean los baluartes de estas oportunidades comerciales.

Lamentablemente sobre este tipo de gestión, el Banco Agrario, está totalmente neófito, es decir, aún no empieza a dinamizar un portafolio deservicios de Comercio Exterior para que nuestros campesinos lo entiendan y lo pongan en práctica.

Las denuncias que a continuación nos permitimos hacer están lo suficientemente soportadas. Para cada caso en particular, nos pusimos en contacto con las entidades denunciadas y con las respectivas dependencias del Banco Agrario que en razón a su competencia deben dar respuesta, pero, lamentablemente todo ha sido un mutismo y silencio absoluto:

1º- Prestamos irregulares: en el 2012, se concedió un crédito a Banacol  por más de $56.000.000.000.oo millones de pesos y en el 2013 le aprobaron una adición por $5.600 millones de pesos, por no querer firmar este crédito irregular, sacaron a dos analistas, un profesional senior y un subgerente. Hicimos contacto con el Señor Gerente de Banacol, Victor Enrique Velázquez,  en Medellín, le dejamos razón con su jefe de prensa: Norela Cortés y hasta la fecha no hemos obtenido respuesta.

2º- Existen oficinas en varios municipios del País, en estado tan lamentable y con infraestructura tan deficiente, que muchas veces sus gerentes, tienen que hacer vaca con los funcionarios para solucionar los más elementales problemas: como tapar goteras y compra de elementos esenciales para su funcionamiento. Sería muy importante que el Señor Presidente se pegara una pasadita por la oficina de San José del Guaviare y se informara del estado tan calamitoso en que se encuentra.

3º- Cobro fraudulento de títulos de depósitos judiciales: existe una mafia posiblemente interna en el banco y muy seguramente que con complicidad de delincuentes externos, que cuando avistan un depósito judicial sin cobrar por más de seis meses, buscan la forma de hacerlos efectivos fraudulentamente, como efectivamente se reporta uno por $1.500.000.000.oo de pesos, cobrado entre abril y mayo del 2013.

4º- Acoso Laboral: al señor José de la Cruz Jimenez, que maneja esta aérea, lo denuncian por ser un directivo arbitrario: cuando los funcionarios no cohonestan con actos de corrupción, empieza a acosarlos laboralmente, ridiculizándolos en público, se ha llegado a producir maltratos físicos, y jornadas laborales hasta de doce horas, esto  con el fin de bajarles la moral y poderlos despedir arbitrariamente.

5º- Malos manejos de los: ICR, según documentos en nuestro poder los Incentivos a que tienen derecho los campesinos, debido a los malos manejos administrativos, en infinidad de casos se dejan vencer. Los campesinos beneficiarios son sometidos a las más denigrantes humillaciones para poder acceder a ellos.

6º- Negación para el pago de cesantías: no se justifica que funcionarios que han laborado en la entidad por más de quince y veinte años, finalmente son destituidos y echados a la calle sin el pago de sus cesantías y prestaciones sociales, por estos casos son cientos los procesos que está enfrentando el Banco Agrario. Sin embargo, son muchos en que los fallos judiciales no son atendidos por sus directivos.

7º- Abusos en la Gerencia Regional de Bogotá: existe denuncia contra la Señora Marta Elena Torres, gerente regional, de quién se dice que hace lo que le viene en gana con los usuarios del Banco, que por lo regular son humildes campesinos. Existe un caso puntual donde un usuario del Banco, reunió todos los requisitos de Ley para un préstamo y después de efectuadas todas las diligencias de rigor, con escrituras firmadas a favor del Banco, a esta funcionaria se le dio por no desembolsar el crédito.

8o- Contratación para la adecuación edificio Dirección General: a cargo del señor Federico Zuluaga, se inició con un presupuesto de: $20.000 millones de pesos y después de un año la obra vale el doble y aún no se han iniciado los trabajos.

[email protected]

[email protected]

 

 

 

 

 

 

  Share: