¿Falsificación o “adaptación periodística”?

Por: Eduardo Mackenzie.–

¿Por qué la Fiscalía,  en lugar de reconocer sus errores,  optó por la huída hacia adelante? Ella pretende rechazar la demanda que el candidato presidencial Oscar Iván Zuluaga ha presentado pero no utiliza para ello argumentos jurídicos.

“Una denuncia que presentamos hace 36 horas ha sido descalificada, lo que significa una negación a nuestro derecho a la defensa”, declaró el candidato presidencial por el Centro Democrático.

En lugar de acudir a razonamientos jurídicos, la Fiscalía lanzó un ataque mediático y propagandístico. Dijo: “El video que implica a Zuluaga es original”. Todo en esa actitud de la Fiscalía invita a dudar. Esa frase contra-evidente aparece en el cable redactado por la agencia Associated Press, la cual cita como fuente a la Fiscalía colombiana.  Por su parte, la revista Semana escribió: “Al mediodía de este viernes el Cuerpo Técnico de Investigaciones de la Fiscalía (CTI) certificó que el vídeo en el que aparece el hacker Andrés Sepúlveda junto con el candidato del Centro Democrático, Óscar Iván Zuluaga, es original y no está editado.”

Nada de eso es exacto. El organismo dirigido por Eduardo Montealegre Lynett intenta así descalificar los análisis de varios expertos que demostraron que el video de Semana había sido manipulado. La Fiscalía trata de hacer creer que no hay nada de irregular en el video falseado y lanzado al público por la revista Semana. Lo hace mediante una pirueta: cuenta que  hizo analizar por técnicos del CTI “el video auténtico y original recaudado en las labores investigativas correspondientes”. Y que su conclusión es que ese video “no fue sometido a edición”.

Nuestra conclusión: la tesis de la Fiscalía carece de valor pues el CTI examinó el video que no era. En lugar de estudiar el video ofrecido por Semana, estudio otro documento audiovisual y se pronunció sobre eso. Hay allí como un juego de prestidigitador muy hábil. Preguntamos: ¿En ese otro documento que la Fiscalía dice haber examinado aparece la famosa frase que le pretenden encajar a Oscar Iván Zuluaga? ¿La frase que termina con la palabra “hermano”?

La Fiscalía no dice al respecto nada. Lo único que sugiere es esto: que “los desfases en audio y video que se indican pueden obedecer a la pérdida de datos al momento de descargar el video de la página web de la Revista Semana”. Pero esa disculpa es inconsistente. Pues no se trata de “desfases en audio y video”, ni de “pérdida de datos”. Se trata, por el contrario,  de la inclusión deliberada de frases que no fueron pronunciadas durante la grabación clandestina de ese video. Tampoco sobre ese punto la Fiscalía dice nada.

¿Entonces qué pasó con el video que difundió Semana? La Fiscalía responde, alegremente, dos cosas: 1. Que  ese video “es diferente del que tiene en su poder” la Fiscalía y 2. Que el de Semana “fue adaptado periodísticamente”.

Veamos eso. Según dice la prensa, el video de Semana también fue examinado por el CTI y su conclusión es asombrosa: se trata, dice el CTI,  “de un material original adaptado periodísticamente”. Luego sí hubo, según el CTI, modificación, adulteración del video. El CTI lo reconoce aunque la Fiscalía emplee en su comunicado un vocabulario muy especial, muy disculpador y disimulador, al usar la fórmula de “adaptado periodísticamente”.

Eso nos permite decir que el mismo CTI constató que el video de Semana no es ni “original”, ni “auténtico”, sino que es, por el contrario,  “adaptado”.

Adaptar es sinónimo de acomodar, de alterar. Pues adaptar es, según Santillana, “hacer que una cosa destinada a un fin determinado sirva para otro, o bien que pueda tener varias finalidades”.

El video original mostraba que el presidente Santos quería “dar un golpe” a las Farc para relanzar su caótica candidatura, pero esa frase fue  adulterada, “adaptada”, según el CTI, para que sirviera para lo contrario: para acusar a Oscar Iván Zuluaga de querer organizar “un golpe” contra Santos. Para darle ese giro tuvieron que adulterar frases, jugar con voces, quitar unas palabras y agregar otras. Semana cometió el delito de falsedad en documento privado al proponer ese video como prueba de algo.

Lo más turbio de todo esto es que la Fiscalía, a pesar de lo que dice el CTI, trata de invisibilizar la falsificación cometida por la revista Semana –por la cual esa revista tendrá que responder ante la justicia un día–,  con el argumento de que ésta no falsificó nada sino que se limitó a hacer una “adaptación periodística”.

De esa manera, la Fiscalía General trata de cerrar prematuramente toda investigación judicial por las falsificación cometidas por Semana al difundir un video en el que fue modificada la frase pronunciada por el candidato Oscar Iván Zuluaga para convertirlo, mediante ese acto ilegal de falsificación, en una persona susceptible de ser detenida por la policía, horas antes de la primera vuelta de la elección presidencial.

La Fiscalía lanzó su nueva versión un día después de que Jaime Granados, el abogado del candidato presidencial Oscar Iván Zuluaga, demostrara plenamente que el video en el que aparece su cliente es un montaje y ha sido adulterado por la citada revista. Jaime Granados entablará una demanda penal ante la Fiscalía.

Días antes, varios análisis realizados por  especialistas  constataron que el video que vincula a Óscar Iván Zuluaga con el señor Andrés Sepúlveda contenía adulteraciones evidentes.  Andrés Guzmán, un especialista en cibernética forense, constató eso y explicó que el video en cuestión “es un montaje”.  Guzmán,  gerente de la empresa Adalid Corporation, explicó a Blu Radio que el video analizado “en principio parece genuino”, pero que al someterlo a proceso especializados queda claro que “es un montaje”. Guzmán subrayó que aunque la edición del video “es fantástica, en un análisis preliminar […] logramos determinar que se trata de un video adulterado”. El experto,  que en varias ocasiones trabajó para el jurista Jaime Granados,  encontró  “17 incongruencias de edición” en el video propuesto a la opinión pública por la revista Semana.

Es evidente que la afirmación de la Fiscalía en el sentido de que “el video que implica a [Oscar Iván] Zuluaga es original” está destinada a confundir a los electores y contiene una tácita acusación injusta e indebida contra Oscar Iván Zuluaga. Lanzar tal acusación temeraria –pues no fue seguida de una decisión de policía judicial– dos días antes de la primera vuelta, constituye un intento para impedir que los ciudadanos escojan libremente a su candidato. Es una grave intromisión de la Fiscalía en política y en una campaña electoral decisiva para Colombia.

No es cierto que Oscar Iván Zuluaga esté “implicado” en algo. El no está implicado en nada. Que la Fiscalía y el presidente Juan Manuel Santos quieran verlo “implicado” en algo y detenido como un criminal, y despojado de su condición de candidato presidencial,  es otra cosa. La operación lanzada por la Fiscalía abre muchos interrogantes sobre la serenidad e imparcialidad de ese organismo tan importante de la función pública.

Ver el análisis de la firma Adalid Corporation:

  Share: