Fiesta y dolor

Por: Alberto Díaz.–

Aún parece increíble que estemos por fuera de las finales del torneo colombiano. Regalamos esa oportunidad única y feliz, no encontramos darle la vuelta al empate y permitimos que el rival se desquitara en los cobros desde el punto penal. El técnico Lillo no le colocó un  buen socio a Dayro en la ofensiva. El rival con pocas opciones decidió defenderse (3-5-2 o 4-4-2) con líneas muy corticas y tratando de buscar contragolpes.

Millonarios presionó, se fue encima, buscó alternativas pero se encontró una muralla. Si se le perdona la vida al contrario y no se desequilibra el partido, someterse a la definición de nervios y suerte es algo impensable y que trae riesgos y más dolor.

Fiesta en la tribuna y dolor en el rostro de la hinchada. Solo esperamos que las directivas entiendan que el activo más preciado del club requiere respuestas, decisiones oportunas y con cabeza fría, evaluación de la capacidad técnica y táctica de sus jugadores, renovación o cancelación de contratos de acuerdo al desempeño y traer refuerzos de calidad acorde con la jerarquía del club.

Otálvaro, Robayo y Ganiza no olvidarán la “horrible noche”, pasar de héroes a villanos. El cuerpo técnico español ya tuvo seis meses para conocer el medio y los jugadores, entonces a buscar en la cantera y en el medio local o internacional los jugadores que nos lleven a títulos, lo demás son cuentos de cumbiambera…estamos “mamados” de ver a los rivales acercarse al equipo en la cantidad de títulos ganados. Se acabó por ahora el interés futbolístico local , se viene el Mundial Brasil 2014, afortunadamante.

Albiazul saludo.

  Share: