¡Maldita reelección!

Por: Uriel Ortiz Soto (*)

El lío de los dos millones de dólares producto del narcotráfico denunciados por el ex presidente Uribe, el paro agrario sin solucionar, el paro del magisterio que se inicia hoy miércoles, entre muchos otros problemas, empiezan a aguarle la reelección al Presidente/Candidato.

Según sondeos de última hora el candidato del Centro Democrático, Oscar Iván Zuluaga, le ganaría a Santos en la primera y segunda vuelta, esto sin contar los votos de las posibles alianzas con los Conservadores y muy posiblemente con los del Partido Verde, además de la desbandada de los congresistas “mermelados” que se subirán a última hora al tren de la victoria dándose golpes de pecho por haber traicionado sus ideales políticos.

A menos de quince días de la primera vuelta de las elecciones presidenciales, el País, por culpa de la maldita reelección, está entrando en un grado tal de polarización, que los potenciales votantes se encuentran más que desconcertados, con las acusaciones mutuas, que de las campañas del Presidente/Candidato y del Centro Democrático se vienen haciendo.

Es común encontrar por las calle personas que dicen no saber por quién votar, con grave peligro de imponerse el voto en blanco. Considero desde todo punto de vista, que el candidato reeleccionista es el que más ha venido abusando, que como presidente en ejercicio, coloca en desventaja a los demás candidatos

Lo más grave, es que en nuestro ordenamiento Constitucional y Jurídico, no existen los linderos o jurisdicciones que pongan límites a un Presidente, que envilecido por el deseo de seguir gobernando y creyéndose el enviado del todopoderoso, le da por postularse sin terminar su mandato; razón por la cual, no se sabe cuándo actúa como Presidente y cuándo como candidato.

Lamentablemente estas dos dignidades ejecutadas al mismo tiempo, se prestan para cometer abusos de poder como los que estamos viendo y presenciando en forma descarada y abusiva, especialmente durante hechos ocurridos en las últimas elecciones parlamentarias.

Es lógico que frente a todas estas situaciones a los demás candidatos, se les dificulte entrar en franca lid, con el auto – candidato oficial, que se pavonea por todo el País, abusando de la investidura presidencial, con que lo ungieron casi diez millones de votantes, y de la infraestructura del Estado que nos pertenece a todos.

Saber cuando el Presidente/Candidato, está en misión oficial o en campaña política es bien difícil, puesto, que para cada exceso de poder siempre hay una respuesta con abuso de autoridad, como en el caso de la “mermelada”, que las disfrazaron de inversión social, según apreciaciones del Presidente/Candidato.

Las elecciones Parlamentarias en la Costa Caribe, son una clara demostración del reparto descarado del presupuesto nacional para obras que ni siquiera han sido aprobadas por Planeación Nacional, ni estructuradas con el visto bueno de las comunidades; situación que pone en estado de alerta, que la campaña reeleccionista del Presidente Santos, le costará a los Colombianos, la friolera de cinco billones de pesos.

Pero, qué decir de las nóminas paralelas asignadas a cada uno de los Parlamentarios “mermelados”, que sin ninguna vergüenza le ofrecen sumisión y obediencia al presidente/ candidato, sin darse cuenta que en el inmediato futuro se llevarán la desagradable sorpresa de perder su curul por el delito de doble militancia.

El Presidente/ Candidato, por estar en ambos oficios no le está prestando el debido cuidado a los asunto propios del Estado, puesto que como Gobernante se ha olvidado que el País está agobiado por sinnúmero de problemas que no dan espera y que muy posiblemente en estos días previos a la primera vuelta, se le compliquen más las cosas.

Cuando el doctor Oscar Iván Zuluaga aun no había despegado en las encuetas, en la campaña del presidente Santos hasta se burlaban de él, quienes lo conocemos y somos sus amigos podemos afirmar que se trata de una persona de bien, con formación moral y académica a toda prueba, como lo ha demostrado en los cargos públicos desempeñados: Alcalde de su natal Pensilvania donde fue catalogado como el mejor de Suramérica y posteriormente en calidad de Consejero Presidencial de Alvaro Uribe y finalmente Ministro de Hacienda con muchos logros para la economía de nuestro País. Es un estudioso de los problemas que agobian al País.

Como consecuencia de todo este despelote que se está presentando con la reelección de presidente/candidato, que ya nos tiene hasta la coronilla, es muy importante que la figura reeleccionista sea considerada por el Constituyente Primario, para así evitar tanta polarización con abusos de poder, que para taparlos, se inventan hechos tan protagónicos como los vividos en la semana anterior, con el hacker Sepúlveda que todo parece: tiene mucho de espuma pero nada de jabón.

El próximo Congreso, si es que asume sus funciones con verdadero sentido de responsabilidad, es el llamado en primera instancia para ocuparse de asunto tan delicado, pero sobre todo señalando límites muy concretos entre las funciones que debe asumir un presidente que en pleno ejercicio de su cargo, le da por lanzarse a la reelección.

Los votantes el próximo 25 de mayo, no nos debemos dejar arrastrar por las emociones, debemos votar con pleno conocimiento de causa, sobre todo evaluando muy bien los programas expuestos por los cinco candidatos de la contienda electoral, que a decir verdad, y sin ambages el más pobre de todos es el del presidente/candidato, como lo viene demostrando a través de sus cuatro años de Gobierno: promesas incumplidas por doquier, engaños y mentiras por todas partes, apoyado en un proceso de paz, que si bien es el anhelo de todos, no se vislumbra que sea perdurable, puesto que no existe un programa para hacer frente al postconflicto como lo hemos dicho tantas veces por esta columna.

 

[email protected]

[email protected]

 

 

  Share: