Ajustado triunfo de Argentina frente a Bosnia

Bogotá, 15 de Junio ­_RAM_  En un apretado encuentro, Argentina derrotó a Bosnia Por 2 a 1. Los goles argentinos fueron anotados por Kolasinac en contra y Messi. Cuando todo finalizaba Ibisec anotó para los europeos.

Lionel Messi, el Leo Messi del Barcelona, “reapareció” en Maracaná, el mejor escenario posible y, con un tanto antológico, confirmó al primera victoria de Argentina en el Mundial de Brasil, ante Bosnia, un rival que le allanó el camino con un autogol nada más empezar, pero nunca se dio por vencida.Con el Maracaná convertido en una olla albiceleste, la selección de Alejandro Sabella no dejó buenas sensaciones. Inconexa y con una alarmante falta de chispa en muchos de los jugadores que deben alimentar el sueño del tricampeonato.

Tampoco ayudó el diseño del técnico. En la selección que cuenta con la mejor nómina de atacantes del mundo, Sabella plagó el campo de defensas, con la inclusión del zaguero del Inter Hugo Campagnaro. La idea era abrir las bandas con Pablo Zabaleta y Marcos Rojo, pero no lo consiguió.

Ocho años -menos un día- después, Messi volvió a marcar en un Mundial. Tras muchos meses intentándolo, encontró la jugada que buscaba y recuperó la sonrisa. Lo hizo, además, cuando sus compatriotas trataban de acallar a la parte de la hinchada brasileña presente en Maracaná que le insultaba.

El centro de Lio Messi encontró la cabeza de Marcos Rojo, y en el rebote, Kolasinac en contra de su propio arco anotó el 1-0 parcial. Iban apenas dos minutos cuando la historia se modificó radicalmente.

Pero no todo fue alegría. Pese a la ventaja en el marcador y los cinco defensores, antes de que se cumpla el cuarto de hora Dzeko encontró las espaldas de Ezequiel Garay.

La jugada no terminó en empate por la pronta salida de Romero, quien rechazó ante el intento del delantero de Manchester City. Lejos de que a partir de este sacudón Messi y compañía se despierten fue otra vez Bosnia quien cerca estuvo de anotar. Campagnaro perdió su marca y Lulic, de cabeza, exigió a un Romero que nuevamente respondió bien.

Para el complemento Argentina cambió de nombres y esquema. Habiendo comprobado que la línea de cinco no le dio seguridad y encima le sacó generación de juego al equipo, durante el entretiempo Pachorra Sabella decidió los ingresos de Fernando Gago y Gonzalo Higuaín. Con ellos la táctica pasó a ser 4-3-3. Pintita agarró la pelota en el círculo central permitiendo que Messi se parara en metros finales, y partir de esto la celeste y blanca recuperó un poco de su identidad ofensiva, al tiempo que el rival de turno tuvo que pensar más en la defensa que en el ataque.

Y la levantada se confirmó. Lionel Messi se vistió de héroe, agarró la número cinco tras pase de Higuaín, evitó a dos defensores y la puso junto al palo derecho del arquero para llevar tranquilidad al banco argentino cuando. Después del 2-0 todo hacía suponer que la victoria no correría riesgos, pero sobre el final Zabaleta no cortó un pase en profundida al 9. Fernández perdió ante Ibisec y el delantero decretó el 1-2 ante la ineficaz salida de Romero.

Al fin de cuentas Argentina consiguió el resultado que necesitaba. No le sobró nada. Empezó sufriendo, después se repuso pero igualmente terminó sufriendo.

La reaparición del astro argentino, ausente durante toda la temporada, fue la gran noticia de una gris victoria argentina ante un rival que pagó la novatada.

Si se fue al descanso con ventaja fue porque al rival le pesó el debut. Bosnia-Hercegovina, una novata que carga con el peso de representar a un país joven, entró al campo como un flan.

Impresionada por el escenario y la entidad del rival, introdujo en su meta el primer balón que llegó a su área, una falta botada por Messi que peinó Marcos Rojo y rechazó contra su meta Sead Kolasinac (m.3).

Con el marcador a favor y, sin más plan de juego que aguardar algún destello de sus estrellas, la Albiceleste se fue diluyendo conforme avanzó el primer tiempo. Messi no conectó con Agüero, Di María vagó sin rumbo y a Mascherano y Maxi Rodríguez no dieron ni con el ritmo.

Por eso, no necesitó mucho Bosnia para ir creciendo hasta poner en apuros a Sergio Romero, pleno de reflejos en un remate de cabeza de Senad Lulic (m.40).

De Messi, mientras, no hubo más noticias hasta el minuto 45 cuando, con un regate seco y corto en el interior del área, comenzó a recordar al jugador que añoran en Barcelona y aún esperan recuperar en Argentina.

Que Gonzalo Higuaín y Fernando Gago entrasen en el campo tras el descanso, no fue más que la consecuencia del lógico cambio de planes de Sabella.

Messi buscó el balón más alejado del área y, al final, encontró la jugada que quería. Esa carrera con el balón pegado, al pie, esa pared con Higuaín, para recorrer el borde del área hasta encontrar el hueco por el que ajustar la pelota junto al poste, imposible para cualquier arquero.

La respuesta de Bosnia fue meritoria, porque lejos de bajar los brazos frente a la euforia albiceleste buscó el gol y lo encontró por medio de Vedad Ibisevic (m.85).

Lo intentó, pero no tuvo más recursos y salió satisfecha por plantar cara. Como la afición argentina, que pese al juego del equipo, sabe que Messi vuelve a ser protagonista. Que ha anunciado su regreso.

 

– Ficha técnica:

 

2 – Argentina: Romero; Zabaleta, Campagnaro (Gago, m.46), Federico Fernández, Garay, Marcos Rojo; Maxi Rodríguez (Higuaín, m.46), Mascherano, Di María; Agüero (Lucas Biglia, m.87), Messi.

 

Seleccionador: Alejandro Sabella.

 

1 – Bosnia: Begovic; Mujdza (Ibisevic, m.69), Bicakcic, Spahic, Kolasinac; Besic, Hajrovic (Visca, m.71), Pjanic, Misimovic (Mendujanin, m.74), Lulic; Dzeko.

 

Seleccionador: Safet Susic.

 

Goles: 1-0, m.3: Kolasinac en propia puerta. 2-0, m.65: Messi. 2-1, m.85: Ibisevic.

 

Árbitro: Joel Aguilar (El Salvador). Amonestó al argentino Marcos Rojo y al bosnio Spahic.

 

Incidencias: Partido de la primera jornada del Grupo F disputado en el estadio de Maracaná, ante 74.738 espectadores.

 

 

  Share: